*

X

Toda suerte de delirios y déjà vu son producto de una defectuosa "prueba de realidad"

Por: pijamasurf - 06/24/2014

Una importante investigación en torno a la "prueba de realidad" nos explica por qué algunas personas tienen delirios de que su familia es una impostora o que su casa es un lugar que nunca antes han visto

ee

 

Aparentemente, existen más delirios de los que comúnmente conocemos. Existe, por ejemplo, el delirio llamado Capgras, que es la ilusión de los dobles. Después de un daño severo en el cerebro, una persona puede regresar a su vida normal creyendo que su familia es una impostora. Ello está detonado por una falta de “familiaridad” en los rostros que ve. El delirio Capgras es cuando otras personas se ven familiares, pero se sienten como extraños.

Otro delirio muy parecido es el Fregoli, que se distingue por detonar lo contrario del déjà vu; un jamais vu: la sensación de desconocimiento absoluto evocado por un lugar familiar. Pero este tipo de sentimientos no se convierten en delirios para las personas cuya "prueba de realidad" (reality testing) está intacta.

“Un ejemplo de una prueba de realidad normal es la persona que sufre de un dolor de cabeza, inmediatamente piensa que tiene un tumor cerebral, y luego lo descarta y sigue con su vida”, anota el profesor Philip Gerrans de la Universidad de Adelaide. Su investigación sugiere que las razones por las cuales algunas personas no pueden librarse de sus delirios, no obstante que se les explique mil veces que no son reales, es porque su prueba de realidad es defectuosa. Y esas personas pueden llegar a ser peligrosas para sí mismas y para los demás.

Su cerebro, de acuerdo a la explicación de Gerrans, funciona como lo hacen los sueños: los principales sistemas cognitivos del cerebro no distinguen la realidad, y sus tests carecen de “objetividad” (por ello, un sueño puede ser tan real como la vigilia).

En su artículo, el profesor propone un mejor entendimiento del sistema de prueba de realidad para poder curar a las personas que sufren de este tipo de delirios surreales. “Intentar tratar a alguien que experimenta este tipo de delirios al decirle la verdad no necesariamente ayudará, así que necesitamos desarrollar nuevas estrategias para asistirlos”. Ultimadamente, el objetivo de su trabajo es ayudar a explicar la naturaleza de la prueba de realidad, para poder ayudar a personas a encontrar el hilo de Adriana hacía la realidad objetiva y que sus delirios dejen de ser adversarios de su propio entendimiento de la realidad.  

Te podría interesar:

¿Hacemos un trío? De cuando tu fantasía se vuelve una pesadilla

Por: pijamasurf - 06/24/2014

El ménage à trois es una fantasía muy común entre hombres y mujeres, pero pocas veces consideramos las consecuencias emocionales con las que tendremos que lidiar al día siguiente o unas horas después. Esta reflexión no es un freno, sino un cinturón de seguridad por si decides apretar el acelerador a fondo

Man and Two Women in Bed Together

Si algo nos ha enseñado el porno es que, cuando se trata de sexo, mientras más participantes hay más diversión. Pero en la realidad las cosas no son como en el porno. Los tríos (o ménage à trois, como nos gusta decirles en nuestra pésima pronunciación francesa) no son sólo una fantasía sexual de mujeres y hombres por igual sino la fuente de rencillas, celos y disputas al día siguiente.

Pensemos un momento lo siguiente: en una película porno, dos actrices y un actor (o dos actores y una actriz, no hay por qué discriminar), profesionales del sexo, se engarzan en una coreografía espectacular gracias a un director que les dice qué hacer, dónde poner atención, etc. Cuando terminan, les pagan y se van muy satisfechos. Pero en la vida real, los tríos dejan secuelas y complicaciones. Cuando llega la hora de encender las luces y recoger la ropa del suelo, la fantasía puede convertirse en una pesadilla.

Según los hombres, la trama de la fantasía del trío implica tener a dos hermosas mujeres a su entera disponibilidad. Pero, ¿qué pasaría si en medio de todo ese jaleo las chicas deciden simplemente prescindir del chico y explorar su propia sexualidad? ¿O qué pasa si tu pareja accede al trío pensando en darte una sorpresa, pero al verte prestándole atención a otra mujer se estresa y se vuelve incapaz de continuar?

No es que no estemos a favor de la experimentación sexual, pero hay un mundo de diferencia entre comprar un juguete sexual y compartirlo con una pareja a quien conoces y respetas, e invitar a un tercero que puede convertirse en motivo de discordia. Los tríos pueden funcionar y pueden ser muy satisfactorios pero, si lo pensamos por un momento, la primera vez que tienes sexo con alguien siempre hay pequeñas incomodidades: el buen sexo es cuestión de buena comunicación y de conocerse mutuamente.

Además, seguir el guión de una coreografía que has visto incontables veces en el porno no te salvará de tener que priorizar: después de todo, seas hombre o mujer, sólo tienes una boca y dos manos. En el porno, el director puede dar indicaciones sobre dónde colocar qué partes del cuerpo, pero en la realidad es pura intuición... Uno de los participantes puede estar satisfecho a los 20 minutos, por ejemplo, mientras otros pueden querer seguir hasta el amanecer; y aunque la idea se plantee de manera madura y consensuada (siempre consensuada), uno no sabe lo que sentirá durante un threesome sino hasta que se encuentre inmerso en uno.

El terapeuta Jaime Cohen dice que:

un threesome puede hacer que algunos se cuestionen a sí mismos acerca de su habilidad para satisfacer a su pareja, especialmente cuando ven que alguien más la complace en mayor medida. Muchas veces estos son los 'qué pasaría sí...' que no se abordan cuando las parejas sienten que todos los detalles han sido tomados en cuenta. Así que cuando ocurren, provocan terremotos emocionales. Entonces comienzan a sentirse frustrados o enojados, y terminas en una circunstancia que debería hacer sido íntima y disfrutable pero termina siendo un tumulto emocional.

Explorar nuestra sexualidad no es solamente algo divertido que hacer para pasar el tiempo o una alternativa a los videojuegos, la masturbación, el sexo en pareja, los libros u otras formas de estimulación. Se trata de una oportunidad para conocer nuestras propias reacciones y emociones en contextos a los que no nos enfrentamos cotidianamente. Si sientes que un threesome es lo tuyo, no te prives del enorme placer que puede provocar pero, al entregarte a la situación, considera que las consecuencias también pueden ser inesperadas. A menos que estés trabajando en la industria del porno; si es así, ¡bravo!