*

X

Reportan importante hallazgo arqueológico: un nuevo ciclo del calendario maya

Por: PijamaSurf Mexico - 06/23/2014

Multiplicando números sagrados se encontró un nuevo ciclo impreso en antiguos tablones que, poco a poco, adquieren más significados

calendarioLos mayas tenían cálculos muy precisos sobre el tiempo. Los ciclos eran su forma de entender la cosmogonía divina expresada en el mundo de los hombres. Cada temporalidad estaba definida por una especie de era, con cualidades específicas y finalidades precisas. El calendario maya comprendía el año civil (haab; muy parecido al occidental, con 365 días), el calendario sagrado tzolkin o bucxok y el de cuenta larga, que se interpretó, erróneamente, como un tipo de fin del mundo.

El calendario maya inició en el año 3,114 A. C. En su calendario largo, los ciclos estaban asociados a deidades que ejercían una influencia en el destino de los hombres. Un grupo de científicos de la Universidad Autónoma de México (UNAM) ha encontrado un nuevo ciclo calendárico de 63 días en esta cultura. Guillermo Bernal Romero, del Centro de Estudios Mayas del Instituto de Investigaciones Filológicas, comprobó que el periodo estuvo asociado con el ritual de taladrado de fuego (joch’ k’ahk’), es decir, de la generación de un fuego ritual dedicado al dios zarigüeya o tlacuache.

El descubrimiento es el resultado de multiplicar otros ciclos que ya se conocían, de siete, nueve y 819 días. Es el producto de la multiplicación de los dos primeros números (9 x 7= 63) y de multiplicar esta última cifra por 13 (63 x 13= 819). Los anteriores números eran sagrados para los mayas y tenían un significado profundo en su cosmogonía; por ejemplo, el supramundo o "región celeste" tenía 13 niveles, el terrestre tenía siete estratos y el inframundo tenía nueve niveles.

El descubrimiento se hizo gracias a un tablero encontrado en 1993 en Palenque. Los pedazos de estuco han sido estudiados en distintos periodos, pero en el último año ha sido desplegado en camas de arena. Una especie de gran rompecabezas que va armándose lentamente.

Te podría interesar:

Toda suerte de delirios y déjà vu son producto de una defectuosa "prueba de realidad"

Por: pijamasurf - 06/23/2014

Una importante investigación en torno a la "prueba de realidad" nos explica por qué algunas personas tienen delirios de que su familia es una impostora o que su casa es un lugar que nunca antes han visto

ee

 

Aparentemente, existen más delirios de los que comúnmente conocemos. Existe, por ejemplo, el delirio llamado Capgras, que es la ilusión de los dobles. Después de un daño severo en el cerebro, una persona puede regresar a su vida normal creyendo que su familia es una impostora. Ello está detonado por una falta de “familiaridad” en los rostros que ve. El delirio Capgras es cuando otras personas se ven familiares, pero se sienten como extraños.

Otro delirio muy parecido es el Fregoli, que se distingue por detonar lo contrario del déjà vu; un jamais vu: la sensación de desconocimiento absoluto evocado por un lugar familiar. Pero este tipo de sentimientos no se convierten en delirios para las personas cuya "prueba de realidad" (reality testing) está intacta.

“Un ejemplo de una prueba de realidad normal es la persona que sufre de un dolor de cabeza, inmediatamente piensa que tiene un tumor cerebral, y luego lo descarta y sigue con su vida”, anota el profesor Philip Gerrans de la Universidad de Adelaide. Su investigación sugiere que las razones por las cuales algunas personas no pueden librarse de sus delirios, no obstante que se les explique mil veces que no son reales, es porque su prueba de realidad es defectuosa. Y esas personas pueden llegar a ser peligrosas para sí mismas y para los demás.

Su cerebro, de acuerdo a la explicación de Gerrans, funciona como lo hacen los sueños: los principales sistemas cognitivos del cerebro no distinguen la realidad, y sus tests carecen de “objetividad” (por ello, un sueño puede ser tan real como la vigilia).

En su artículo, el profesor propone un mejor entendimiento del sistema de prueba de realidad para poder curar a las personas que sufren de este tipo de delirios surreales. “Intentar tratar a alguien que experimenta este tipo de delirios al decirle la verdad no necesariamente ayudará, así que necesitamos desarrollar nuevas estrategias para asistirlos”. Ultimadamente, el objetivo de su trabajo es ayudar a explicar la naturaleza de la prueba de realidad, para poder ayudar a personas a encontrar el hilo de Adriana hacía la realidad objetiva y que sus delirios dejen de ser adversarios de su propio entendimiento de la realidad.