*

X

Reencarnar es siempre ser uno mismo: conversación con Ian Stevenson

Por: pijamasurf - 06/26/2014

La reencarnación es un fenómeno difícil de probar, excepto cuando se cuenta con el tesón de Ian Stevenson, quien ha dedicado su vida y su carrera a documentar casos en los que una duda razonable sirve de contrapeso al escepticismo
samsara1

La rueda del Samsara, literalmente "el vagabundeo del sufrimiento"

Aún no nos es posible saber si hay vida después de la muerte, pero según el doctor Ian Stevenson, autor de Old Souls: The Scientific Evidence for Past Lives (de quien hemos hablado en otras ocasiones en Pijama Surf) sí que hay vida después de la vida. Y es que Stevenson, de 80 años de edad, a pesar de ser director del Departamento de Estudios de la Personalidad de la Universidad de Virginia, aún genera mucha controversia dentro de la comunidad psiquiátrica debido a su rigor científico.

La investigación del doctor Stevenson lo ha llevado a viajar a Líbano, la India y muchos otros países para analizar más de 3 mil casos de supuestas reencarnaciones, como la de Suzanne, una mujer de 25 años de Beirut; a los dos años, Suzanne recordaba el nombre de 13 mujeres de su antigua familia, e incluso partes de la elegía dictada en su funeral. Lo que hace de Stevenson un caso interesante no es que tome por ciertos los testimonios de los "reencarnados", sino que busque evidencias de sus vidas pasadas --y de sus familiares vivos-- en el presente.

El interés de Stevenson en la ciencia de la reencarnación (o resonancia mórfica) no parte de atribuciones metafísicas ni del miedo a la muerte, sino de una teoría alternativa a los problemas de personalidad. La genética y los factores ambientales conforman quiénes somos pero, según Stevenson, "son las vidas pasadas las que podrían aportar un tercer factor que podría llenar algunos huecos en lo que sabemos."

Un caso sumamente interesante es el de una pareja de gemelos en Sri Lanka. Los gemelos no se parecían demasiado, y uno de ellos hablaba acerca de una vida previa como insurgente en una revolución, además de recordar haber sido asesinado por la policía en abril de 1971. Su familia no le creyó. Sin embargo, el otro gemelo también recordaba su vida pasada: recordaba, por ejemplo, haber vivido en un lugar llamado Balapitiya y viajado en tren para ir a la escuela en un pueblo llamado Ambalangoda. A pesar del escepticismo de su familia, el segundo gemelo hizo comparaciones entre la familia, se refirió a una tía suya por su nombre e incluso recordó lo que le gustaba comer. Stevenson cuenta que cuando las dos familias se conocieron, el chico señaló unas marcas en la pared que resultaron ser el nombre de un hijo muerto; el niño afirmaba que las hizo cuando el cemento estaba aún húmedo, pero nadie de la familia (de su vida pasada) lo había notado hasta entonces.

wheel-3 animalsEn entrevista con Tom Schroder, editor del Washington Post, Stevenson es confrontado con la pregunta de por qué su investigación se realiza en culturas que histórica y culturalmente creen en la reencarnación, como los hindús. Para Stevenson, el fenómeno de recordar vidas pasadas se da sobre todo en la infancia, y los prejuicios culturales son tan fuertes en la India como en Estados Unidos. Incluso en la India, donde las religiones mayoritarias reivindican las vidas pasadas como un dogma de fe, un niño que diera pruebas fehacientes de haber reencarnado podría ser tildado de snob: por ejemplo, "él podría decir 'Yo era, soy, un Brahamán, no comeré tu comida contaminada. Mi comida debe ser cocinada por un Brahamán'", en caso de que el niño perteneciera a la casta dominante del país en otra vida.

En otras ocasiones, especialmente las niñas, se preguntan quiénes estarán alimentando a sus hijos. Todas estas memorias suelen ser desestimadas por los padres, quienes tildan a los niños de mentirosos sin considerar otras posibilidades. Y es que investigar la reencarnación con métodos científicos tampoco ha sido fácil para Stevenson, quien afirma que los padres de "niños reencarnados" suelen sentirse especiales e inflan las historias, sepultando definitivamente toda posibilidad de credibilidad. Todos lo hemos visto: cuando alguien habla sobre su "vida pasada" no se recuerda como un campesino en China o como miembro de una tribu africana; todos los reencarnados quieren ser Alejandro Magno, Napoleón o Cleopatra.

Sin embargo, durante sus años de investigación, Stevenson ha llegado a algunas conclusiones estadísticas interesantes. Por ejemplo, que los niños reencarnados comienzan a hablar a muy temprana edad. Olvidan los detalles de otras vidas entre los 5 y los 8 años de edad, además de que los incidentes relatados suelen involucrar muertes violentas

Pero una posible evidencia de las vidas pasadas podría hallarse en las marcas de nacimiento. Para Stevenson: "las marcas de nacimiento ordinarias que cualquiera tiene son áreas de pigmentación incrementada. Usualmente son planas. Las marcas de nacimiento que son de particular interés para nosotros en estos casos pueden tener algo de pigmentación incrementada pero usualmente parecen cicatrices, elevadas o presionadas y mucho más grandes en promedio que las marcas ordinarias."

Según Stevenson, en su investigación presenta más de 40 casos en los que estas marcas de nacimiento se corresponden con reportes de heridas fatales.

¿Pero qué espera probar Stevenson con esta investigación? Su respuesta, más allá de los resultados, del escepticismo y de la dificultad del tema, sin duda es muy interesante. Comprobar científicamente la posibilidad de la reencarnación:

podría disminuir la culpa por parte de los padres. No tendrían que tener la carga de que cualquier cosa que vaya mal con un niño sea su culpa, ya fuera por los genes o por malos cuidados durante la infancia del niño. La gente tendría que hacerse responsable de su propio destino... No espero ninguna transformación moral. En mi primer viaje a la India conocí a un swami, un respetado monje hindú. Le dije que venía a buscar qué evidencia existía en India sobre la reencarnación. Permaneció en silencio por mucho, mucho tiempo. Luego dijo: 'Nosotros aquí en la India vemos como un hecho el que la gente reencarne pero, verás, en realidad no hay diferencia, porque tenemos tantos granujas y villanos en la India como ustedes en Occidente.

Te podría interesar:

6 genios que defienden los beneficios de fumar cannabis

Por: pijamasurf - 06/26/2014

Esta es sólo una lista de seis de los muchos defensores de la marihuana que seguro conoces. Han generado importantes carreras y algunos incluso grandes fortunas, todo con un porro en la mano
[caption id="attachment_79509" align="aligncenter" width="500"]shana barry Shana Barry[/caption]

Cierto prejuicio popular, embanderado por los prohibicionistas, dice que la marihuana te vuelve flojo y estúpido. Sin embargo, basta esta sencilla lista de seis famosos nerds para mostrarte que la marihuana en sí misma no te hace ser de una forma u otra pero, si tienes una mente lo suficientemente abierta y ávida de conocimiento, puede ayudarte a ver la realidad de una forma genial y diferente:

Carl Sagan

Si todos los nerds formaran una nación, probablemente Carl Sagan sería su presidente. Con doctorados en astrofísica y astronomía, Sagan siempre fue la persona más confiable para guiarnos por los caminos del universo y de la física en su increíble serie Cosmos.

Sin embargo, Sagan no le adjudica su gran genialidad solamente a su cerebro, sino que da crédito a la marihuana por muchos de los despertares que lo llevaron a un conocimiento cada vez más profundo del universo. En un ensayo de 1969, firmando bajo el pseudónimo de Mr. X, Sagan se lanzó a la defensa de la legalización de la cannabis, “una droga que ayuda a producir serenidad y autoconocimiento, la sensibilidad y camaradería tan desesperadamente necesitadas en este cada vez más peligroso mundo”.

Seth MacFarlane

El creador de “Padre de Familia”, con todas sus inesperadas vueltas de tuerca, es un viejo conocido de la marihuana, a pesar de haber declarado que ya no la usa. Es parte de la lista que hizo el Marijuana Policy Project de los 50 usuarios de marihuana más influyentes de 2013.

Y sí, todo en el cosmos está conectado: MacFarlane es el productor ejecutivo del remake de Cosmos.

Neil deGrasse Tyson

Ok, es cierto que “Mr. Da Grass” nunca ha declarado ser consumidor de marihuana e incluso ha hablado publicamente contra las sustancias que alteran la conciencia, pero parece muy plausible que entre estas sustancias no esté considerando a la cannabis.

Este rockstar de la astrofísica es el nuevo anfitrión de… sí, adivinaron: Cosmos, el remake de la clásica serie de Sagan. En un episodio reciente de la serie, parece salirse del guion al mencionar sin relación aparente que Robert Hooke (el descubridor de la célula) experimentaba con marihuana y creía que no había razón para temerle.

Seth Green

Sí, Seth Green es el hijo renegado del Dr. Evil en Austin Powers, pero también es el mítico creador de Robot Chicken, la famosa serie de Cartoon Network que es la delicia de todo aquel que se acaba de fumar un porro. Nunca ha declarado oficialmente que consuma marihuana, pero cada que da una entrevista sus respuestas están llenas de humo entre líneas.

Bill Gates

Este es un hombre que tiene en su cuenta de banco más dinero del que tienen muchas naciones en sus arcas. Nadie negaría que este hombre es un genio (aunque sea un genio malévolo). Se rumora que esta genialidad tuvo algún tipo de ayuda de la marihuana, la cual Gates habría fumado en la universidad  y, posteriormente, defendido en su estado natal de Washington (lo cual no es un secreto).  

Steve Jobs

El ex-CEO de Apple fumaba regularmente marihuana en los setenta, o al menos eso indica una entrevista conducida por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos y después obtenida por Wired. “La mejor forma de describir los efectos de la marihuana y del hachís es que me hacen sentir relajado y creativo”, declara Jobs.

Si estás viendo esto en un iPhone, un iPad, una Macbook o cualquier dispositivo de Apple, estás frente a una creación de un amante de la cannabis.