*

X

Un perro detecta el cáncer de pecho de su dueña

Salud

Por: pijamasurf - 06/30/2014

Un perro de asistencia alertó a su dueña acerca de un tumor maligno que tenía en el pecho izquierdo y gracias a ello le salvó la vida

experience: Emilie Clark with dog MiaLos animales tienen mucho más que enseñarnos de lo que les permitimos. Pueden ver lo que ignoramos, como las explosiones de luz ultravioleta en los cables eléctricos o  la línea del campo electromagnético de la Tierra. No es sorprendente, entonces, que también puedan detectar el cáncer.

La veterinaria Emilie Clark relata la impresionante historia de su perra Mia que, entre otras cosas, detectó un cáncer en su pecho izquierdo. Mia es un perro de asistencia; es decir, un perro entrenado para alertar a su dueña de ciertas cosas. Debido a que Clark sufre de taquicardia ventricular y sordera parcial, Mia la alerta cuando su ritmo cardiaco aumenta (y le lleva sus medicinas), cuando suena el teléfono o cuando llaman a la puerta.

“Una noche de noviembre de 2011, estaba en mi computadora cuando Mia saltó a mi regazo y olfateó la parte de arriba de mi pecho izquierdo. Cerró los ojos y lamió furiosamente. Ello me asustó porque es lo que hace cuando tengo una herida o una cortada”, cuenta Clark.

La determinación de Mia de que había algo mal en su pecho convenció a la dueña a ir al hospital al día siguiente a que le revisaran el pecho. Con todo y que los doctores le comentaron a Clark que era casi imposible que tuviera cáncer de pecho porque sólo tenía 24 años, Clark  ordenó una mamografía.

Los resultados fueron positivos y los doctores le diagnosticaron cáncer grado 2a. Dos días después entró a cirugía y le quitaron el tumor, seguido ello de un intenso tratamiento de radioterapia.

“Ninguno de los oncólogos que conocí durante mi experiencia fue escéptico acerca del papel de Mia en diagnosticar mi cáncer; lo había escuchado antes”, apunta Clark. De hecho, hay una organización caritativa llamada Medical Detection Dogs que entrena a los perros a oler el cáncer y está respaldada por Cancer Research UK.

Los perros de asistencia pueden proporcionar una especie de escaneo para cánceres que actualmente son difíciles de detectar por distintas razones. Quizá más países del mundo deban implementar este sistema canino en sus servicios médicos públicos.

Te podría interesar:

Comer materia fecal podría curarte de múltiples enfermedades

Salud

Por: pijamasurf - 06/30/2014

Los trasplantes fecales podrían ser uno de los probióticos más efectivos

fecal-transplant-3Antes habíamos visto cómo comer un poco de tierra puede considerarse bueno para la salud; ahora consideremos por qué comer heces fecales podría ser una importante herramienta para sanar diversos padecimientos. En los dos casos la clave tiene que ver con las bacterias y demás microorganismos que pueden encontrarse en las heces fecales y en la tierra, los cuales son vitales para mantener el balance del microbioma humano (el ecosistema que formamos junto a nuestra flora intestinal).

El New York Times reportó sobre un caso extremo en el que un paciente no respondía a antibióticos luego de contraer una infección de Clostridium difficile que lo había dejado ya en un estado en el que tenía que utilizar una silla de ruedas por la constante diarrea que padecía. Su médico, el Dr. Khoruts de la Universidad de Minnesota, recurrió in extremis a un trasplante, en este caso, de su esposo. Para poder darle la bacteria sana de su esposo, el Dr. Khoruts mezlcó una solución salina con el excremento del hombre. Increíblemente, la diarrea desapareció en un día y no regresó. Al analizar los microbios de esta mujer, el Dr. Khoruts descubrió que las bacterias de su esposo habían colonizado su intestino, precipitando la cura de su enfermedad.

Este procedimiento es conocido como bacterioterapia o trasplante fecal y ha cobrado cierta popularidad en los últimos años como un medio efectivo para restaurar la flora intestinal --muchas veces dañada por el uso de antibióticos. 

El Dr. Paul Jaminet señala que esta terapia bacterial puede hacerse también simplemente comiendo las heces fecales de una persona sana o insertándolas en el recto --aunque siempre es recomendable tener supervisión calificada. Recomienda tomar mucha agua después de comer las heces fecales, para que las bacterias laven el estómago y rompan la barrera de ácido. 

Los trasplantes fecales podrían ser los mejores probióticos disponibles, ya que suele ser difícil encontrar exactamente la cepa de bacterias necesaria y la mayoría sólo se basan en lactatos. Algunos doctores recomiendan probióticos basados en la tierra (soil-based) o incluso los que se pueden obtener de alimentos fermentados como el kimchi, la col agria, los búlgaros o, en México, el pulque.

La importancia de los probióticos en la dieta no debe subestimarse, ya que mantener un equilibrio en nuestra flora intestinal es vital para tratar diversos padecimientos como la enfermedad de Crohn, la disbiosis, el síndrome de intestino irritable, Candida e incluso diversas enfermedades mentales, como sugiere el trabajo de la Dra. Natasha Campbell

El ser humano tiene 10 veces más células bacterianas que propiamente humanas y la gran mayoría de neurotransmisores son producidos en el intestino, a la vez que nuestro microbioma forma nuestro sistema inmune adquirido. Es importante recordar y saber que cuando nos alimentamos también estamos alimentando a este delicado ecosistema con el cual formamos un superorganismo.

Así que recuerda, con un aire de poesía escatológica: comer caca te puede hacer más fuerte. Y si tienes un amigo muy sano, quizás sea el momento de pedirle un regalo cuando vaya al baño. Lazos coprofílicos que sanan.