*

X

Música para flotar en el Océano: Sobrenadar, álbum Tres

Arte

Por: Jaen Madrid - 06/14/2014

Las escenas fantásticas que produce el sonido de Paula García y Javier Medialdea bajo el nombre Sobrenadar son infinitas y admirables

Sobrenadar-02

Sobrenadar; flotar, emerger, ondular. Sostenerse sobre las olas de agua traslúcida, sentir la brisa fresca del viento en la marea justo en la punta de la nariz. Te recomiendo que para escuchar este disco te encuentres en un estado de completa calma; aléjate del ruido exterior, suspéndete y olvida que existes. Las escenas fantásticas que produce el sonido de Paula García y Javier Medialdea bajo el nombre Sobrenadar son infinitas y admirables, pues este proyecto argentino que ahora da a luz a su primer material en formato físico creció en la cuna de Bandcamp, el refugio de todos los artistas emergentes de nuestro tiempo, una plataforma que ha revelado un sinfín de subgéneros musicales nuevos, producto de las grandes transformaciones globales y el híbrido de culturas en los últimos años.

Los sonidos que brillan bajo el Mar del Plata salen a flote como gotas de agua que resplandecen con la luz del sol. La idea luminosa surgió cuando Paula se instaló en Buenos Aires en 2006 para estudiar producción musical, sembrando las semillas de  fantasía que la llevaron a extender sus raíces musicales hasta Javier, también productor argentino. El proyecto remonta a un par de EPs y LPs en formato digital que estuvieron disponibles al público (aunque un tanto escondidos) como descarga gratuita. Un soberbio trabajo producido por Paula de manera independiente, del cual destaca su último álbum 1859, que obtuvo la atención inmediata de varios medios internacionales como el diario The Guardian (UK) en su sección “Best music from across the MAP”. Con la posibilidad de imprimir el disco en formato físico, Paula y Javier han compilado este año sus discos anteriores bajo el título Tres, una gran oportunidad que surgió desde el sello Casa del Puente Discos, que además les ha abierto las puertas a festivales como SXSW. 

Sobrenadar- 01

A juzgar, claro, por el sonido, Sobrenadar no es una banda que deba olvidarse en algunos años. Su armonía es onírica, suave y bastante apropiada para practicar la meditación. Imaginar las influencias que el dúo puede tener es toda una aventura para explorar, y quiero decir que no deben ser específicamente musicales. Podríamos imaginar, dentro de sus sueños, un mar paradisíaco reflejado en el cielo rosado del atardecer o quizás de la mañana (escucha Sur l'Ocean); podríamos pintar las profundidades más oscuras del Mar del Plata en Buenos Aires y observar hermosas especies de luz parecer estrellas simulando un cielo eterno (escucha Pleyares) y, quizás, fantasear con algunas sonoridades de la naturaleza que nos recuerden la belleza espiritual de la vida, la energía y el tiempo (Inicio y Descanso). Los ecos de la voz gospel de Paula sobre las nubes nítidas del denominado bedroompop hacen recordar la misma delicadeza que encontró Cocteau Twins o quizás Air en el mar de la serenidad, allá arriba en el cielo profundo: la cima del mar. 

Tanto para músicos como para melómanos, adquirir el disco en formato físico resulta gratificante. No olvidemos reconocer el esfuerzo de bandas como esta, de las que no sólo es de admirar su difícil trascendencia frente a un puñado de bandas en Bandcamp y otras plataformas; también debe reconocerse su manera de crecer con una producción independiente bastante sofisticada. 

Twitter de Jaen Madrid: @barbedwirekisss

A pesar de no gozar del éxito o la crítica de otros textos de Joyce, la influencia de Finnegans Wake sobre la cultura moderna ha sido inmensa y va mucho más allá de la literatura

364px-James_Joyce_by_Alex_Ehrenzweig,_1915_restored

James Joyce tardó 17 años en escribir Finnegans Wake: su intención era crear una obra tal que si el universo fuese destruido y sólo quedara la novela, esta podría ser el origen de una réplica exacta, el origen de un universo nuevo idéntico al anterior. Finnegan's Wake es, entonces, una copia en miniatura, un holograma de la totalidad del universo y una semilla de la cual puede crecer un mundo. Densa, repleta de juegos de palabras y extremadamente compleja, al día de hoy continúan las discusiones sobre aspectos básicos de su narrativa, como si contiene o no personajes definidos o simplemente arquetipos mutantes que fluyen como ríos y se convierten en montañas. Pero, a pesar de no gozar del éxito o la crítica de otros textos de Joyce, su influencia sobre la cultura moderna ha sido inmensa y va mucho más allá de la literatura. Estos son algunos ejemplos.

Joseph Campbell

Se suele creer erróneamente que el mitólogo Joseph Campbell desarrolló el concepto del monolito en El héroe de las mil caras simplemente tomando el término de Finnegans Wake, pero en realidad, Campbell, gran fanático de la novela, comenzó a trabajar en su concepto del mito del héroe en The skeleton key, una guía para leer Finnegans Wake que publicó dos años antes de su principal obra. Su guía sigue siendo uno de los textos más importantes que han sido escritos sobre la novela de Joyce y es allí, analizando y estudiando el texto, que tomó las ideas que le llevaron a realizar sus aportes al estudio mitológico.

Star Wars

En este caso la influencia no es directa, pero no por eso deja de ser tanto cierta como curiosa. George Lucas admiraba a Joseph Campbell y la teoría del mito del héroe al punto que el mitólogo fue asesor del director de cine en la creación de la historia de Star Wars: la trilogía original sigue al pie de la letra las distintas etapas del viaje del héroe. En consecuencia, sin el monolito y Finnegans Wake, no existiría Luke Skywalker tal como lo conocemos.

Carl Gustav Jung

Jung tenia una relación personal (no muy buena) con Joyce y lo admiraba profundamente como escritor, aunque creía también que estaba al borde de la esquizofrenia. El psicólogo consideraba que Finnegans Wake era o bien una muestra de enfermedad mental, o de un grado tal de salud mental inconcebible en el siglo XX. Jung desarrolló el concepto de sincronicidad varios años después de leer la novela, cuando no sólo está repleta de sincronicidades, sino que éstas son uno de sus temas principales.

WordPress

El nombre de la popular plataforma de blogging open source fue creado por Christine Selleck, pero tomado de Finnegans Wake, donde aparece por primera vez.

Fisica cuántica

La novela está llena de referencias a la matemática y a la física cuántica, a menudo en medio de chistes o juegos de palabras incomprensibles hasta la vigésima tercera lectura. Cuando en 1964 Murray Gell-Mann desarrollaba el sistema físico de partículas subatómicas, decidió llamar a una de las partículas elementales quarks --pero no se acordaba por qué. Recién a los tres días recordó que había leído el término en Finnegans Wake: "Three quarks for Muster Mark".

Los Beatles

Según un mito moderno, parte de la letra de "I am the Walrus", del disco Magical Mistery Tour, está tomada de Finnegans Wake: la letra de la canción dice en repetidas ocasiones "Goo goo g'joob" y Joyce escribió "Goo goo goosth", lo cual bien podría tratarse de una imitación del grito de una morsa. Sea o no verdad el mito, Lennon se convirtió en un gran fanático de Joyce al leer Finnegans Wake después de que le dijeran, en varias ocasiones, que sus letras eran "joyceanas". Dejando de lado el "Goo goo g'joob", la letra surrealista de la canción, repleta de palabras inventadas por Lennon, tiene un innegable aire 'a lo Wake'.

Marshall McLuhan

Las teorías revloucionarias de McLuhan sobre los medios y la aldea global fueron influenciadas fuertemente por Finnegans Wake, al punto en que el libro War and Peace in the Global Village está construido directamente sobre la novela; ocurre que McLuhan es otro inmenso fanático de la obra de Joyce.

John Cage

El compositor de música avantgarde es otro gran admirador de Finnegans Wake. En 1979, compuso para Klaus Schöning la obra Roaratorio, an Irish circus on Finnegans Wake como una traducción musical de la obra literaria (Cage también ha incluido fragmentos de Wake en dos de sus canciones, "The Wonderful Widow of Eighteen Springs", de 1942 y "Nowth upon Nacht", de 1984). En una carta dirigida a Cage en 1950, Pierre Boulez le agradece el regalo de una copia de Finnegans Wake y le confiesa que es, para él, "algo así como un tótem". La música contemporánea es una de las áreas en la que más visible es la influencia del escritor irlandés. Algunos de los autores que han compuesto piezas musicales sobre su obra son Luciano Berio, Elliot Carter, Toru Takemitsu y David del Tredici.

Tangerine Dream

El grupo alemán de Krautrock, pionero de la música electrónica y del que fue parte brevemente el genio Klaus Schultse grabó, hace dos años, un disco para la serie Sonic Poems de Eastgate cuyo objetivo es poner música a obras literarias. El de Tangerine Dream, el tercero de la serie, es sobre Finnegans Wake.

Cultura psicodélica

Robert Anton Wilson, un gran estudioso de Joyce --fue miembro de varios grupos de estudio de la obra del escritor--, dedicó muchos artículos a lo largo de su vida a Finnegans Wake, libro que consideraba profético. Llegó a decir que es "la mejor novela jamás escrita, el mejor poema jamás escrito" y aseguraba que todo lo que él hacía era "influenciado por Joyce". Por su parte, Timothy Leary dijo que su obra, principalmente Wake, lo ayudó a prepararse para sus "exploraciones del espacio interior". Y Terence McKenna, quien llegó a dar una conferencia llamada "Surfing Finnegans Wake", consideraba que la novela era "la obra cumbre del arte del siglo XX" y utiliza, en The archaic recital, una expresión de Finnegans Wake ("merry go raum") para describir la experiencia que produce el DMT.

Twitter del autor: @ferostabio