*

X

Los cocteles más célebres del cine y la literatura (INFOGRÁFICO)

Por: pijamasurf - 06/02/2014

¿Quieres beber lo que bebía Rocky Balboa o Alex de “Naranja mecánica”? Mira este infográfico y asómbrate (y aprende a mezclar)

gats

Muchos libros y películas son indisociables de los tragos que circulan por su trama. Del martini de James Bond al bourbon de Don Drapper en Mad Men, con cierta frecuencia un coctel es parte imprescindible de un personaje, algo -como su sombrero y su bigote- sin lo cual no podríamos reconocerlos. El coctel es una seña de identidad; un rasgo que, en cierta forma, condensa la esencia y lo auténtico del ser.

El infográfico que ahora compartimos retoma algunos de esos ejemplos paradigmáticos que aparecen en películas y novelas emblemáticas que forman parte de nuestro imaginario colectivo al cual, sin embargo, quizá no habíamos concedido tal especificidad.

Y es que, si bien podemos ver a actores como Humprey Bogart o Charlie Chaplin sosteniendo un vaso, o imaginar a personajes de Faulkner o Hemingway bebiendo mientras se debaten en una situación cuya fatalidad es evidente para el lector pero que ellos son incapaces de percibir, tiene cierto encanto saber qué bebían realmente.

Ahí están el mint julep de Daisy Buchanan (de El Gran Gatsby), el “Tequila Zombie” que aparece en Vicio Propio, del gran Thomas Pynchon, e incluso el chianti de Hannibal Lecter o el “Pan Galactic Gargle Blaster” de The Hitchhiker’s Guide to the Galaxy.

infoEl diagrama es didáctico y, más que eso, nos otorga un atisbo al arte de la coctelería, ese micromundo que emerge del aparente azar de la combinación para expresar la singularidad de una persona, como es el caso del Signature Drink Traditional, de Cuervo Tradicional Plata.

Te podría interesar:

Modelo prueba 2C-I (droga de diseño) frente a las cámaras

Por: pijamasurf - 06/02/2014

La 2C-I es una de las últimas creaciones de Sasha Shulgin, con poderosos efecto psocodélicos y entactógenos. Parece divertida y reveladora pero, como ocurre con toda droga, su consumo exige tomar ciertas precauciones.

2c-iPor supuesto, se necesita una modelo para probar drogas de diseñador. En este video, una modelo y presentadora de la televisión holandesa prueba un poco de 2C-I, una de las creaciones del recién fallecido Sasha Shulgin, la cual es vendida legalmente en Dinamarca desde que otra de las creaciones de Shulgin, el 2C-B (una mezcla de éxtasis y ácido), fue prohibida.

La 2C-I, o 2,5-dimetoxi-4-iodofenetilamina, es una fenetilamina psicodélica descrita por Shulgin en su libro de 1991 PiHKAL: A Chemical Love Story. Se usa recreacionalmente por su efecto psicodélico y entactógeno. Normalmente es vendida en forma de polvo blanco que en ocasiones puede ser comprimido en forma de tableta. Puede ser usada también como estimulante nootrópico (para aumentar la memoria y la cognición), en dosis entre uno y ocho miligramos. 

El efecto del 2C-I en esta chica parece realmente divertido. Puede, a la distancia, mover letras impresas en la pared, puede observar las cosas durante horas, todo se mueve y la hace reír, se siente feliz. Puede ser un gran viaje si te dejas llevar por tus pensamientos positivos, pero bastante desastroso si la droga se agarra de algún pensamiento oscuro que esté atravesando tu cabeza. Ella vive la experiencia como en capítulos, cada uno con un tema distinto.

El 2C-I parece una droga realmente interesante, pero es importante controlar la dosis, pues unos pocos miligramos pueden ser la diferencia entre seguir haciendo contacto con tierra o irse al espacio.