*

X
Si educar es formar, la escuela debe de formarnos sexualmente
Coition_of_a_Hemisected_Man_and_Woman

Leonardo da Vinci, Coition of a hemisected man and woman

Me vuelve a parecer sintomático y significativo el uso que se le da a la palabra educación cuando se la asocia a lo sexual. ¿De qué hablamos cuando hablamos de educación sexual?

Parece evidente que, en referencia a lo sexual, la educación se piensa básicamente como información. Educación sexual suele querer decir, para casi todo el mundo, información sexual. Es una iniciativa que se aceleró en los tiempos del VIH y está muy ligada al lado profiláctico de lo sexual. También guarda relación –aunque no tan directa-- con el embarazo precoz y, antes, con las enfermedades venéreas. La información sexual que nos protege de los riesgos que el sexo supone.

Y así se ha ido imponiendo.

No soy un experto ni un estudioso de los temas VIH, enfermedades venéreas y embarazo precoz, pero tengo entendido que hay alguna relación directa entre información y control. Tal vez.

Pero mi problema es otro. Eso de que educación sea tan “naturalmente” un sinónimo de información. Estamos ante un gran peligro (tan grave como los referidos antes, me parece): que los sistemas educativos en general sean remitidos y reducidos a sistemas informativos. Y en este caso de lo sexual, la asociación es directa y no la veo muy cuestionada. Es decir, que entendamos la escuela como un centro informativo.

También me inquieta –debo reconocer-- que lo sexual en la escuela sea remitido y reducido a profilaxis. No es ingenuo ni neutral. La escuela se vuelve a lo sexual para dominarlo, para domesticarlo, como suele hacer con todo lo demás (con lo digital, para citar otro ejemplo.). O por lo menos, para pretender dominarlo. Una sexualidad educada es una sexualidad dominada, aplastada por su profilaxis. La escuela no enfrenta lo sexual como una práctica humana básica y constitutiva, apoyada en la trama de valores que organizan y dan sentido a las personas o los grupos sociales. No digo que deba exaltarla, sino simplemente que la acompañe. Pero no lo hace. Entra cercándola. No nos habla del placer, de las posiciones relativas entre los enamorados, del amor en general, del goce, del extravío vital. Insiste con preservativos, sangres, ciclos menstruales, prostitución, homosexualidades, edades, maduraciones, zonas erógenas autorizadas y esas cosas. Entra al sexo por su lado menos carismático, como lo hace con la lectura. Pondera estereotipadamente y pune en lugar de acompañar y respetar. No deja ser.

Si la educación sexual se planteara desde una redefinición de la palabra educación, otra sería la historia. Educación como un proceso formativo, constitutivo. Educándome, me constituyo en quien soy. Soy más yo mismo. Me formo. Y la educación sexual sería abordada como la constitución sexual de los alumnos o, más aún, como la constitución de los niños; su formación, también a partir de lo sexual. Lo sexual me constituye.

Y entonces lo sexual se vuelve una instancia estructural de formación de las personas. En lo sexual se juegan los valores y las competencias fundamentales de la vida social. Las culturas se manifiestan en lo sexual y se ponen en juego en lo sexual. Lo sexual como una práctica social básica de la vida humana. Lo sexual en su más amplio sentido.

Y que todo eso entre en la escuela. Con todita su complejidad, su diversidad, su amplitud y su transversalidad. El componente sexual de esa comunidad es parte de esa comunidad. Es un condensador social. Y que la escuela lo aloje, lo dinamice, le abra espacios y, sobre todo, lo respete. Como la dimensión digital de nuestros niños.

No busquemos escuelas que nos devuelvan niños sexualmente educados. No se trata de eso. Exijamos escuelas que eduquen a nuestros niños también mediante su vida sexual. Que los formen en su sexualidad y para su sexualidad plena. Que los abran al mundo vital de la vida sexual humana. Que los acompañen, uno por uno, en su recorrido propio. Que los reconozcan como sujetos sexuales.

Es curioso, pero pensándolo mientras escribo me viene el recuerdo de que, así como con lo sexual la escuela usa la palabra educación, educación sexual, con lo cívico o lo ético la escuela opta por la palabra formación, formación cívica, formación cívica y ética, formación ciudadana… Es curioso. Creo que esto también se explica por aquella consuetudinaria “pacatería” que caracteriza a la escuela, que intuyó que si hablaba de formación sexual se habría metido en problemas de los que no hubiera conseguido salir ilesa.

Cambiemos –quiero decir-- la ubicua lámina del aparato reproductor femenino y la infografía del condón y sus mecanismos por imágenes de los besos, los abrazos, los cuerpos, los deseos, las vergüenzas, las caricias, lo erótico en general. Saquemos lo sexual de la clase de biología, ¡por amor de Dios! Reconozcamos que lo sexual ya está presente en la escuela y que si se lo trabaja bien, jalará los procesos porque es significativo aunque no queramos, por presencia o por ausencia.

Si educar es formar, la escuela debe de formarnos sexualmente. Ayudarnos a ser plenos en aquello. En rigor, la expresión más adecuada sería así: no se trata de formarnos sexualmente sino de, sexuales como somos, formarnos. (Siento, muchas veces, que las frecuentes sexólogas de la TV y la radio dan mucho mejor con la posición y el tono que estoy proponiendo que la escuela). Ayudarnos, que es un poco guiarnos y otro poco, dejarnos ser. Ir sacando a lo sexual de su nicho y volviéndolo –como es-- un eje transversal de la constitución subjetiva de los niños; una problemática que regresa todo el rato, a propósito de casi todo, y le da sentido a muchas de las cosas a las que hoy la escuela no consigue dar sentido. Toda una oportunidad.

Twitter del autor: @dobertipablo

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

 

Un estudio revela que la gente prefiere darse electroshocks que estar sola y pensar

Sociedad

Por: pijamasurf - 06/21/2014

"Cualquier cosa menos pasar tiempo pensando"; eso es lo que concluye la mayoría de la gente involucrada en este experimento, al grado de preferir darse electroshocks a sí misma para evitar el tedio

2011-11-09_17-28-50_4100050739

La habilidad de sentarse y pensar es exclusivamente humana. Gracias a ella podemos recordar cosas o hacer una narrativa congruente de nuestra vida, sin mencionar que gracias a ella existen la literatura y el arte. Sin embargo, parece ser lo más temido entre el promedio de la gente. De acuerdo con estos estudios, muchas personas incluso prefieren darse electroshocks que quedarse solos en un cuarto sin nada que hacer mas que pensar. De allí la adicción a los teléfonos inteligentes, la televisión y hasta la lectura. Y de allí, por supuesto, la dificultad que occidente parece tener para practicar la meditación.

En 11 estudios encontramos que los participantes no disfrutaron pasar de 6 a 15 minutos solos en un cuarto sin nada que hacer más que pensar, que disfrutaron mucho más las actividades mundanas externas, y que muchos prefirieron administrarse electroshocks en lugar de ser dejados solos con sus pensamientos. La mayoría de la gente parece preferir estar haciendo algo en vez de nada, incluso si ese algo es negativo.

Los autores, basados en la Universidad de Harvard, usaron una estructura muy simple para la mayor parte de sus experimentos: poner a personas en un cuarto vacío algunos minutos y pedirles que no hagan nada. Luego, cuando acabe el tiempo, preguntarles si lo disfrutaron. Más de la mitad de ellos no lo hicieron.

Para realmente medir qué tanto la gente odia estar sola con sus ideas, los investigadores preguntaron a los participantes si pagarían para evitar un electroshock. La mayoría dijo que lo haría. Pero después de 15 minutos solos en un cuarto, 2/3 de los participantes hombres acabaron por darse electroshocks para evitar el tedio de su propia compañía; 1/4 de las mujeres involucradas también prefirió la electricidad.

Los estudios revelaron que aquellos con personalidades más creativas o más proclives a soñar despiertos aguantaron mucho mejor su tiempo solos. Pero más allá de ello, los autores solo sugieren que el cerebro es una cosa difícil de manejar, y la mayoría de la gente prefiere evitarse la molestia.

Blaise Pascal decía que “todo el mal humano viene de una simple causa: la inhabilidad del hombre de sentarse quieto en un cuarto”; quizá todo se reduzca a eso. ¿A qué le tememos tanto que preferimos electroshocks?