*

X
Una majestuosa imagen muestra a una ballena jorobada saliendo del mar para alimentase utilizando la técnica de la "red de burbujas" y evocando la protesis facial de Darth Vader

La revista National Geographic publicó hoy en su excelente feed de Instagram esta imagen de una ballena jorobada alimentándose en la Isla Gil en Canadá. Podemos ver a este majestuoso cetáceo salir del agua implementando la técnica de alimetación de "red de burbujas", que consiste en disparar burbujas para rodear cardúmenes de peces y hacer que emerjan a la superficie en un espacio confinado, donde son presa fácil. De esta manera, las ballenas pueden embocarse miles de peces en una sola tentativa. Este fascinante truco para atrapar peces requiere, además, del esfuerzo colectivo de las ballenas jorobadas.

 

La imagen muestra justamente a una ballena jorobada cosechando su treta y engulliendo peces a la vez que muestra su prodigiosa boca y surca por el cielo. En esta ocasión, la textura y el color de la ballena nos recuerdan vagamente a la figura de Darth Vader, el eminente "señor de la oscuridad" identificado con un casco-máscara negro. A otros usuarios de las redes sociales, el épico surgimiento de la ballena les recuerda más una prodigiosa prominencia genital. Lo cierto es que la imagen es rica en pareidolia.

La imagen fue tomada por Thomas Peschak en las aguas alrededor del Great Bear Rainforest en Canadá, donde se encuentra cubriendo la fauna local para National Geographic. En este bosque marino también se encuentra el Cetacea Lab, uno de los laboratorios más importantes de estudio de cetáceos.

Te podría interesar:

Un superorganismo que es una ola en el cielo (sobre el vuelo coordinado de las parvadas de estorninos)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 06/21/2014

El fascinante vuelo fractal de los estorninos se esparce como una ola de inteligencia colectiva

Uno de los fenómenos más impresionantes de la naturaleza es el vuelo coordinado de los estorninos, llamado "sort sol" (o sol negro), en el que miles de aves vuelan como si se tratara de una sola ave, dibujando a veces en el cielo la figura de un único pájaro negro. 

Desde tiempo atrás, científicos han creído que este vuelo al unísono se diseminaba como un gas, explicando así cómo es que las aves sabían cuándo cambiar de dirección, pero una reciente investigación encabezada por Asja Jelic, de la Universidad de Roma, sugiere que el vuelo es más bien parecido a una ola que se desdobla.

Los científicos descubrieron que siempre son unos pocos pájaros los que volando cerca inician el cambio, aunque no siempre son los mismos --no hay un líder. La decisión de giro se propaga de ave a ave como una ola, a una velocidad que depende de qué tan paralelos están los senderos de las aves.

La investigación es parte de una meta-investigación sobre como la información fluye a través de grupos, y podría utilizarse en robótica y sistemas financieros.

Otra investigación relacionada, reportada hace un par de años por la la BBC, mostró que las colonias de aves (en el caso estudiado, gaviotas) aprenden a saber cuándo es seguro dormirse, creando olas de sueño que atraviesan las colonias.