*

X

Borges sobre la estupidez del futbol y la manipulación del nacionalismo

AlterCultura

Por: pijamasurf - 06/22/2014

¿A que se refería Borges cuando dijo que "el futbol era estúpido" y era el deporte más popular porque "la estupideza es popular"?

 Picture 484

¿En realidad importa el resultado que tenga tu selección nacional en el Mundial? ¿En realidad ganas cuando ganan, en realidad “Todos somos la Selección”? Por más proyección metafísica de identidad que hagamos, las personas que juegan en la cancha de juego no son las personas que ven el partido en el estadio o por televisión. Podemos invocar una conexión a distancia --la famosa "vibra", un entrelazamiento cuántico, telepatía o vudu-- pero, por supuesto, este ya no es el terreno del deporte y la política (y, generalmente, es sólo una estrategia de marketing). Y aun si invocamos un principio de resonancia, siguiendo lo que Borges decía de los lectores de Shakespeare --que, al leer fervientemente, sus líneas se convertían en el mismo bardo, en ese mismo instante que se repite con una misma cualidad en el tiempo--, entonces, esto sería cierto con cualquier jugador, no obstante el país y con cualquier actividad, siguiendo un vínculo de simpatía.

¿Acaso, más bien, no es este --la parafernalia de la Copa del Mundo y el fanatismo deportivo en general-- uno de los más vulgares y crasos ejemplos de propaganda, enajenación y creación de identidades superfluas en función del consumismo... El viejo pan y circo?

El futbol es uno de los más grandes negocios que existen, tan redondo como el balón. Participan organismos como la FIFA, comités organizadores, federaciones locales, televisoras, agencias de marketing y de promoción de los jugadores, apostadores, equipos y jugadores (que, aunque disfrutan brevemente del endiosamiento de la imagen son, a fin de cuentas, sólo instrumentos para la diseminación de una propaganda aspiracional, similar a lo que ocurre con los modelos de artículos de consumo: en México incluso son vendidos a equipos en un "draft" que se apoda "mercado de piernas", sin que los jugadores puedan decidir si quieren ir o no a tal equipo). 

*         *          *

Coinciden en Borges una indiferencia y un desinterés por la política y el futbol. Lo que animaba su curiosidad eran las ideas, la arquitectura de mundos mentales, ese gran río de murmullos que cruza el tiempo que es la literatura. En su ars poetica el escritor no tenía por qué tener un compromiso con una cierta inclinación política –no tenía por qué definirse como una persona de izquierda o derecha, etc., o dedicarse a escribir panfletos; su deber era consigo mismo y con el arte, con la literatura misma, que no es, por supuesto, una rama de la moral (lo que importa es si un escritor escribe bien, no si es buena persona; si es capaz de ver lo que los demás no ven, no si piensa de manera correcta). Borges fue muy criticado por no pronunciarse en contra de la dictadura argentina y en contra de numerosos gobiernos o actos antidemocráticos, inhumanos o injustos según el dictamen generalizado de la comunidad internacional –ese metajuicio de lo políticamente correcto para el intelectual. Cuando tuvo que describir su postura política dijo que era conservador, pero siempre desde la distancia de su agnosticismo, nunca desde el fanatismo.

Cuando uno quiere criticar la enajenación del futbol, Borges aparece como una buena opción para legitimar el discurso. Aunque algunas personas puedan considerarlo poco viril, poco inclinado a las pasiones del cuerpo y, por lo tanto, incapaz de comprender la atracción por los deportes --ese instinto marcial sublimado o domesticado--, también es cierto que hay poco de esta energía vital en el acto mayormente pasivo de ver un partido de futbol. Asimismo, salvo el caso de algunos exquisitos manieristas exentos de resultadismo, el espectador de futbol no es un observador objetivo o individuado, como el narrador omnipresente de una obra, sino que es un observador arrastrado por la emoción multitudinaria que quiere de alguna manera intervenir y proyectarse al campo de juego --olvidar su presente--, a la vez que se ve afectado por el resultado de un juego que no ha jugado y sobre el cual no tiene ningún efecto. Y como tal, exhibe un dejo de frustración y de pueril transferencia. Borges decía que "el futbol es popular porque la estupidez es popular". Es estúpido sufrir por algo en lo cual no tenemos participación ni influencia --por más que creamos noble o elevado concebir sentimientos abstractos de identificación y, así, concebirnos como encarnaciones de nuestro país o de nuestro equipo y, por lo tanto, estar sujeto a lo que les ocurre. Quizás el rasgo más claro de la estupidez de nuestra sociedad es verse inmiscuido en el trance colectivo de los medios masivos de comunicación, en las telenovelas, en el futbol, en el marketing que preda sobre nuestros deseos aspiracionales y nuestras inseguridades y responder a sus llamados yendo a la tienda, comprando los productos o sintonizando el televisor en respuestas zombie-pavlovianas o, usando el término de McLuhan, narcótico-narcisistas.

borges1

En una nota publicada en el diario La Razón sobre la Copa del Mundo en Argentina en el '78, Borges conversa sobre futbol con Roberto Alfiano (quien luego publicó un libro sobre Borges en el que se incluye este diálogo):

- ¿Fue alguna vez a ver un partido de fútbol Borges? 

- Sí, fui una vez y fue suficiente, me bastó para siempre. Fuimos con Enrique Amorim. Jugaban Uruguay y Argentina. Bueno, entramos a la cancha, Amorim tampoco se interesaba por el fútbol y como yo tampoco tenía la menor idea, nos sentamos; empezó el partido y nosotros hablamos de otra cosa, seguramente de literatura. Luego pensábamos que se había terminado, nos levantamos y nos fuimos. Cuando estábamos saliendo alguien me dijo que no, que no había terminado todo el partido, sino el primer tiempo, pero nosotros igual nos fuimos. Ya en la calle yo le dije a Amorim: “Bueno, le voy a hacer una confidencia. Yo esperaba que ganara Uruguay –Amorim era uruguayo-- para quedar bien con usted, para que usted se sintiera feliz”. Y Amorim me dijo: “Bueno, yo esperaba que ganara Argentina para quedar, también, bien con usted”. De manera que nunca nos enteramos del resultado de aquello, y los dos nos revelamos como excelentes caballeros. La amistad y el respeto que ambos nos profesábamos estaba por encima de esa pobre circunstancia que era un partido de fútbol. 

Un poco de la elegancia inglesa que tanto admiraba (y por lo cual se le resentía en su país), que, en una especie de ingenuidad, esconde mordacidad e ironía. En esa misma conversación, Borges responde luego a Alfiano que el futbol es popular porque la estupidez es popular:

- Yo no entiendo cómo se hizo tan popular el fútbol. Un deporte innoble, agresivo, desagradable y meramente comercial. Además es un juego convencional, meramente convencional, que interesa menos como deporte que como generador de fanatismo. Lo único que interesa es el resultado final; yo creo que nadie disfruta con el juego en sí, que también es estéticamente horrible, horrible y zonzo. Son creo que 11 jugadores que corren detrás de una pelota para tratar de meterla en un arco. Algo absurdo, pueril, y esa calamidad, esta estupidez, apasiona a la gente. A mí me parece ridículo. 

Al parecer, Borges no era sensible a la estética del futbol, y en esto sin duda podemos diferir. Pero, a fin de cuentas, son pocos los que ven futbol como un ejercicio de contemplación estética... como quien contempla una escena bucólica o como un flaneur atraído por ciertos ángulos e inflexiones urbanas. El aficionado prototípico busca el desfogue del triunfo, el alarido de pertenencia con un equipo de calidad que ha repasado a otro o con una nación que se piensa superior cuando triunfa y se puede comparar con otros países (o, en el caso de algunos franceses, probablemente inspirados por el racismo que genera una selección multiétnica cuando su país pierde y puede culpar a un sector). (Esta tabla de afectos y aversiones por países en la Copa del Mundo es muy ilustrativa). En algunos casos se contenta porque su equipo juega bien o da pelea a un equipo históricamente superior, pero no por el placer que le produce el futbol desempeñado en un aspecto puro, sino porque realza su identidad (tener un equipo que la crítica elogia) o le da confianza para el futuro: cuando, entonces sí, pueda ganarle a los grandes.

Picture 486

Se dice que el futbol une a la gente. Y, si bien es una buena excusa para socializar y distender, en realidad lo que une en el trance de un torneo o en la estela que deja un título son los sentimientos dispersos de nacionalismo, de euforia chocarrera y de autoafirmación. Si bien es cierto que existen países donde muchos individuos tienen poca seguridad en sí mismos, es ridículo pensar que el futbol sea un revulsivo que lleve a las personas a psicológicamente afirmar su individualidad y desprenderse de sus complejos --esto es algo que se hace justamente individuándose y desmarcándose de las improntas y los paradigmas colectivos. Otra cosa es que el triunfo en el deporte genere, como ocurre en la naturaleza con la habituación, más triunfo en el futuro; esto es natural, pero se limita solamente al deporte y logra cambiar la mentalidad solamente de los jugadores que participan. Si bien puede provocar una tregua momentánea entre personas de diferentes etnias, lenguas o posturas políticas dentro de un país, el efecto no es de ninguna forma duradero; es como la tregua breve que hacen dos personas cuando se emborrachan.

futbol11Buena parte de lo que chocaba a Borges del futbol tenía que ver con el nacionalismo que observaba como consecuencia de este deporte en Argentina, quizás el país con la hinchada más pasional y violenta del mundo (después de que sus enemigos, los ingleses, erradicaran a los hooligans). Tanto el nacionalismo como el futbol le merecían el mismo calificativo. "El nacionalismo sólo permite afirmaciones y toda doctrina que descarte la duda, la negación, es una forma de fanatismo y estupidez", escribió Borges, quien incluso participó en 1984 en un foro en Tokio en el que se discutió el nacionalismo, señalando que éste tenía el peligro de dividir a las personas. ¿Acaso no ocurre eso mismo con el futbol, que divide más de lo que une? Al menos, nos divide en personas definidas por un país: somos mexicanos, chilenos, alemanes, iraníes, estadounidenses, con una carga histórica y una percepción política particular, con numerosos clichés, antes que personas del planeta Tierra e individuos únicos. Borges creía en abolir las fronteras, lo cual en ningún sentido significa homogeneizar al mundo o erradicar las diferencias, sino permitir el intercambio sin etiquetas. Seguramente esto sería política y económicamente desastroso, especialmente para algunos países chicos, etc., pero la afirmación no tenía este sentido, sino que su espíritu era el de eliminar el nacionalismo y todos sus efectos colaterales.

En fin; con esto no quiero amargar el placer de ver un buen partido de futbol, especialmente si es un hábito esporádico. Principalmente, el interés es hacer consciente el acto de ver un partido de futbol y, en general, de participar en todo entorno mediático o colectivo, y ser capaz de discernir hasta qué punto, al hacerlo, perdemos nuestra inteligencia crítica y llegamos a enajenarnos. Un poco de autorreflexión --sobre lo que pasa dentro de nosotros cuando hacemos algo o recibimos un programa-- nos hace hasta cierto punto inmunes y permite disfrutar de un partido de futbol sin sufrir si el resultado no es el que queríamos. El futbol es, sin duda, un gran espectáculo, y tiene algo más de místico y estético de lo que Borges fue capaz de ver. Borges, que amaba las representaciones cabalísticas, las metáforas del universo y la divinidad, quizás no entrevió en el juego de futbol una imagen del universo, de su secreto orden; tampoco atisbó una poesía física o reconoció el impulso evolutivo de luchar y competir (una desvaída transmigración de los dioses griegos, que impulsaban a los héroes a batirse). Pero todos los juegos tienen esta veta, hay un sentido lúdico profundamente arraigado a la existencia --que sublima lo absurdo-- y el futbol es una manifestación, aunque quizás un poco contaminada, de esta misma esencia. Borges prefería el otro juego, el juego cósmico "de la indivisa divinidad que opera en nosotros" y sueña el mundo, que quizás no tenga ganador y sea infinito.

 

Te podría interesar:
Investigadores de la Universidad de Washington podrían haber ubicado el 'switch' que enciende nuestra autoconciencia; algo así como la frontera entre la nada y la realidad

Screen Shot 2014-07-06 at 7.25.51 PM

La conciencia es uno de los conceptos o fenómenos más complejos de definir. Y es que sólo la conciencia puede hablar de sí misma; su auto-referencialidad es ubicua y, por lo tanto, su sustancia es esencialmente elusiva –o en todo caso, ourobórica, lo cual termina confundiendo su aproximación racional.

En todo caso, y a pesar de lo vaga que es esta pista, sabemos que la conciencia es eso que nos permite darnos cuenta de que existimos frente a ese cúmulo de información que, traducida en estímulos interpretables, conforma nuestra realidad. Algo así como la frontera entre la nada y "el algo".  

Pero dejando a un lado las metáforas y concentrándonos en un plano neuronal –el cual, por cierto, ha padecido las mismas dificultades para terminar de entender y explicar la conciencia–, recién ocurrió un avance significativo en este campo. El antecedente de este suceso data de hace una década, cuando los neurocientíficos Francis Crick y Christof Koch propusieron que la conciencia requiere de una especie de director de orquesta ubicado en un punto específico de nuestro funcionamiento cerebral, algo que organice e hilvane las percepciones externas e internas y termine dando vida a la narrativa autoconsciente.

De acuerdo con la teoría de Crick y Koch este actor decisivo en el existir de la conciencia se ubica en un punto denominado claustro o claustrum, que corresponde a una especie de fina capa, hiperdelgada, que habita en la profundidad del órgano cerebral. Su función, se cree, es fundamental en la autoconciencia. Por ejemplo, si yo escucho la primera sinfonía de Brahms, debe existir algo que orqueste la información sonora que llega a mi oído en relación con el mapa cultural de referencias alrededor de la música clásica y del compositor alemán, sin dejar de considerar las particularidades anímicas que me abrazan en ese instante, todo lo cual resulta en la generación de la experiencia precisa: el estar escuchando, 'experienciando', esta determinada pieza.  

Hace unos días fue publicado un estudio encabezado por Mohamad Koubeissi, de la Universidad George Washington, que describe cómo los investigadores fueron capaces de activar y desactivar la conciencia de una persona, en este caso una mujer epiléptica, al estimular su claustro con impulsos eléctricos de alta frecuencia. Tratando de descubrir la zona de origen de sus ataques de epilepsia, mediante electrodos, accidentalmente estimularon un punto junto al claustro, algo que nunca se había llevado a cabo, y notaron que ella perdía la conciencia súbitamente. Al detener el estímulo, la mujer se recobraba de forma instantánea sin recordar nada de lo que sucedió durante la estimulación. Este mismo proceso fue repetido en varias ocasiones arrojando el mismo resultado.

Screen Shot 2014-07-06 at 7.36.19 PMDe acuerdo con Koubeissi, lo anterior refuerza la hipótesis de Crick en el sentido de que el claustro tiene un papel fundamental en la construcción de una experiencia consciente:

Yo lo compararía a un automóvil. Un auto en el camino cuenta con múltiples partes que facilitan su movimiento –la gasolina, la transmisión, el motor–, pero sólo hay un punto en el que puedes insertar y girar la llave, permitiendo que todo funcione en conjunto. Así que, mientras que la conciencia es un proceso complicado, generado a partir de múltiples estructuras y redes, tal vez hemos encontrado la llave a la conciencia.  

A pesar de que el hallazgo no ha sido replicado y que sólo ocurrió con una persona, la neurociencia parece mostrarse altamente estimulada por él. Incluso el propio Koch se ha mostrado emocionado: "A fin de cuentas, si sabemos como se crea la conciencia y qué zonas del cerebro se involucran en este proceso, entonces podemos comprender quién la tiene y quién no. ¿Tienen conciencia los robots? ¿los fetos? ¿los perros, los gatos o las lombrices? Este estudio es increíblemente intrigante, pero es sólo un ladrillo del edificio de conciencia que estamos tratando de construir", afirmó el investigador del Allen Institute for Brain Science.

Más allá de lo que resulté de este estudio, observar el proceso, por cierto milenario, en el que la conciencia intenta autodefinirse y ubicarse, trascendiendo la abstracción o la analogía, es en sí una de las coreografías 'existenciales' más hermosas a las que tenemos acceso –algo así como un espejo acechándose a si mismo. Así que la próxima vez que te sumergas en la primera sinfonía de Brahms, tal vez sería bueno jugar con la idea de que hay más de una orquesta organizando tu experiencia, y que la realidad, la tuya, es la más sublime sinfonía.   

 Twitter del autor: @ParadoxeParadis