*

X

Artista embotella nuestras emociones para hacer cócteles vitales

Arte

Por: pijamasurf - 06/04/2014

En su pieza "Bottled Emotions", la norteamericana Taylor Kinsler empaqueta las emociones más cotidianas y nos las entrega junto con un "manual" para hacer cocteles para distintas situaciones de la vida

o-BOTTLED-EMOTIONS-570

En tiempos como estos, ¿qué significa estar “emocionalmente disponible”? La mayoría de nosotros estamos disminuidos de un lado o de otro, y esto se acentúa cuando los grandes eventos de la vida ocurren (muertes, rompimientos, bodas, cambios). La artista estadounidense Taylor Kinsler explora la repuesta desde un punto de vista hiper-pop y desde un formato que todos conocemos bien: el embotellamiento.

Mientras “embotellar las emociones” es, seguramente, lo peor que le podemos hacer al espíritu, Kinsler juega con la idea de mezclar una pieza de arte conceptual con el empaquetado. “Me interesó la idea de empaquetar algo intangible, y las emociones eran un interés… Comencé a pensar en cómo la gente siempre está emocionalmente drenada”, comenta para el Huffington Post.

Para su pieza, la artista embotelló emociones como amor, miedo, confusión, enojo, excitación y envidia, empatando cada una con un color. El proyecto también incluye un “libro tónico”, una suerte de manual de cocteles para estar "emocionalmente disponible" en distintos momentos de la vida (momentos, por lo demás, bastante gringos): Black Friday, Tráfico de centro comercial, Suéter cursi, Fruitcake de la abuela.

Para lograr los colores y las texturas, Kinsler uso pintura, detergente de lavandería, tinta y diamantina. “Yo diría que la mayoría de los ingredientes fueron escogidos de acuerdo al color y luego añadí ingredientes como semillas de soya a la envidia; semillas de envidia".

slide_351190_3786538_free slide_351190_3786535_free slide_351190_3786536_free slide_351190_3786537_free

Te podría interesar:

Una hipnótica escultura que se derrite perpetuamente (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 06/04/2014

Un extraño e hipnótico objeto digital que parece estar derritiéndose perpetuamente, obra de Takeshi Murata

Como si fuera una paleta de mercurio en la eternidad, esta animación escultórica de Takeshi Murata nos hace deleitarnos con la ilusión del movimiento. Murata es famoso por sus piezas digitales que manipulan imágenes para obtener un abanico de colores y formas geométricas hipnóticas.

Recientemente, Murata ha presentado su obra Melter 3-D, una animación física que se encuentra en perpetuo movimiento, como una bola de golf que tuviera en la superficie las olas del mar. La escultura es un zoótropo, es decir, un aparato que produce la ilusión de movimiento a partir de una sucesión de imágenes estáticas. El objeto crea un efecto kinético con la ayuda de luces estroboscópicas y aparenta derretirse. El resultado final es fabuloso: un objeto que parece ser interdimensional burlando las leyes de la física; una especie de poderosa y sutil tecnología orgánica.

La obra se encuentra en exposición en el espacio de Ratio 3 en San Francisco.

  

murata