*

X

¿A cuántos países puedes entrar sólo con tu pasaporte?¿Cuáles países son los más discriminados?

Política

Por: pijamasurf - 06/22/2014

Para las leyes de inmigración, no todas las personas son iguales; muchas cargan lastres políticos de países considerados indeseables

Picture 485

 

Ver imagen interactiva más grande

El planeta Tierra, con todos sus países y su diversidad, es un constante estímulo para aquel a quien le gusta viajar y conocer otras culturas. Sin embargo, no es fácil para todos acceder a esta riqueza promisoria de la otredad y de lo exótico. Algunas personas tienen que hacer largos tramites, esperar y pagar para ingresar a otros países, y cuando lo logran (muchos son rechazados sólo por haber nacido en un país poco congraciado con otro) son cuestionados, cateados y vigilados.

El poder del pasaporte y el número de acceso libre que tiene cada una de las nacionalidades es un emblema de la situación geopolítica del mundo. Vemos que países escandinavos, junto con países colonizadores como Reino Unido y Estados Unidos, tienen la mayor cantidad de accesos, seguidos por los países del oeste de Europa. Una clara imagen de que Occidente ha conquiestado sociopolíticamente el mundo y ejerce su pleitesía.

Vemos el efecto del narcotráfico y la inmigración masiva en México (117 países y en Colombia, 63); los efectos de la guerra contra el terror de la cual han sido víctima las relaciones de países árabes como Pakistán, Afganistán e Irak, que están en los últimos lugares de la lista. El otro factor considerable parece ser la pobreza: países centroamericanos y africanos son marginados por su falta de recursos --y acaso, por no ser muy atractivos para los países occidentales en ese movimiento hacia el Norte que caracteriza a la inmigración.

Lo que resulta deplorable es que personas que no tienen nada que ver con la política de un país (el suyo o el que promueve la imagen de que ciertos países son peligrosos e indeseables) tengan que cargar con este estigma y no puedan rondar por el mundo libremente. Esto se acentúa cuando pensamos en las leyes laborales: un escandinavo o un británico no tendrá los mismos problemas para encontrar un trabajo en otro país que un guatemalteco o un nigeriano.

Curiosamente, en 1955, Orson Welles anticipaba el estado de vigilancia policial global. Para el genial director, todo empezó con el requerimiento de pasaportes. Hoy tenemos PRISM y la máquina de vigilancia global electrónica.

“El burócrata o el policía es como un chantajista: nunca le puedes pagar lo suficiente; si le llenas una forma, tendrás que llenarle 10… y preguntan ¿por qué causarles problemas? pero, ¿por qué deberían ellos de causarnos problemas?”, había dicho Welles con enorme lucidez. No sólo es represivo y contra la libertad; es una molestia poco elegante.

 

Te podría interesar:

4 argumentos fallidos con los que la Casa Blanca intenta explicar por qué la marihuana debe ser ilegal

Política

Por: pijamasurf - 06/22/2014

El gobierno de Estados Unidos intenta explicar por qué la marihuana debería permanecer siendo ilegal pero fracasa crasamente, nota el New York Times

download11

El New York Times se encuentra lanzando una cruzada en pro de la legalización de la marihuana, en lo que es una clara señal de que se vienen buenos tiempos para los fumadores de marihuana en Estados Unidos. El diario más importante de este país, que claramente apoyó la candidatura de Barack Obama, incluso se ha opuesto al mensaje de la Casa Blanca y ha publicado una serie de artículos en los que defiende su postura y sustenta su posición con estudios científicos que demuestran que la marihuana tiene diversos usos medicinales y comparativamente pocos riesgos.

La última manifestación de esta campaña mediática tiene que ver con la respuesta de la Casa Blanca al editorial del Times, la cual, según el diario neoyorkino, simplemente fracasó en argumentar por qué la marihuana debe continuar siendo ilegal. El gobierno de E. U. señaló que la razón por la cual esta planta debe de ser prohibida es debido "a los problemas de salud pública asociados al incremento del uso de marihuana".

El NY Times apunta que esta respuesta es hipócrita si se considera que los chefs de la Casa Blanca hacen cerveza para el presidente --la receta Ale to the Chief puede consultarse en el sitio oficial--, cuando la marihuana supone menos riesgos a la sociedad que el alcohol. (Hipócrita, también, cuando Clinton y Obama han aceptado haber fumado marihuana de manera recreacional, inocuamente).  

A continuación, 4 puntos que rebate el Times sobre la respuesta de la Casa Blanca:

1. El gobierno de E. U. sostiene que la marihuana afecta el cerebro en desarrollo citando un estudio de investigadores australianos.

El NY Times responde: "El estudio ha sico criticado por investigadores noruegos que argumentan que los factores socioeconómicos explican la aparente perdida de IQ y el verdadero efecto de la marihuana es cercano a cero. Y recuerden que nadie responsable está pidiendo que la legalización haga disponible la marihuana a adolescentes".

2. El gobierno de E. U. sostiene que el uso de marihuana lleva a calificaciones más bajas, citando estudios donde se "asocia" el uso de cannabis con menores calificaciones.

El NY Times responde: "De hecho, el sondeo citado por la Casa Blanca advierte: 'Las asociaciones no prueban causalidad. Se necesitan mayores investigaciones para determinar si las bajas calificaciones llevan al alcohol u otras drogas, el alcohol y otras drogas llevan a bajas calificaciones, o algunos otros factores llevan a ambos de estos problemas'".

3.  El gobierno de E. U. sostiene que la marihuana es adictiva.

El NY Times responde: "Este tercer apartado exagera enormemente el tipo de dependencia que experimentan los usuarios de marihuana... Algunos expertos creen que no es más adictiva que el café".

4.  El gobierno de E. U. sostiene que conducir bajo la influencia de la marihuana genera más accidentes de tránsito.

El NY Times responde:

Algunos estudios sugieren que conductores bajo la influencia de la marihuana en realidad sobrestiman el impedimento para conducir y lo hacen de manera más cuidadosa, mientras que conductores bajo la influencia del alcohol tienen menos precauciones. Algunos estudios implican a la marihuana como un factor en accidentes de vehículos motorizados, pero otros no. La combinación de cannabis y alcohol es ciertamente más peligrosa que cada una de estas sustancias por separado.

Así las cosas, queda claro que los puntos de la Casa Blanca son poco contundentes y palidecen ante la evidencia a favor del uso responsable de la marihuana y la información consciente en torno a sus efectos y posibles usos medicinales. El Times recomienda:

dar pasos para regular que la marihuana no sea utilizada por adolescentes. No pedimos que se permita a las personas conducir bajo la influencia de la marihuana: conducir bajo la influencia de cualquier droga, incluyendo la marihuana, es ilegal y debe de mantenerse así. No estamos tampoco urgiendo a los adultos a empezar a fumar marihuana. Simplemente estamos pidiendo al gobierno federal que abra camino para que los estados puedan decidir qué políticas funcionan mejor para sus propios ciudadanos.