*

X

Todo indica que el Monstruo de Florencia, un brutal asesino serial de mujeres, está de regreso

Por: pijamasurf - 05/08/2014

Por darle nombre a una circunstancia brutal, los detectives bautizan a sus presas bajo nombres como "el Monstruo de Florencia", un escurridizo fantasma que luego de años de silencio ha vuelto a atacar.

serial_killer4587

La lógica y los motores psicológicos de los psicópatas y asesinos seriales son una obsesión constante en nuestros días: tal vez creemos que descifrando sus torcidos actos podremos saber algo nuevo del carácter humano; sin embargo, para los forenses, cada repetición y cada patrón (es decir, cada marca de "estilo" o particularidad que serializa, propiamente, una racha de crímenes violentos) es una pista costosa que deben disputarle al tiempo.

Tal vez eso pensaron los investigadores que encontraron el cuerpo crucificado de Andrea Cristina Zamir, quien se suma a la lista de prostitutas asesinadas de forma brutal desde 1968. Los crímenes se sucedieron con más frecuencia entre el 68 y 1985, cuando la policía encontró a prostitutas y clientes en asesinatos dobles, con disparos a quemarropa y huellas de salvajes torturas. Una de las víctimas incluso fue apuñalada 97 veces alrededor de los pechos y el área púbica; lo anterior inspiró la película El silencio de los inocentes.

Pero lo verdaderamente aterrador del Monstruo de Florencia, según las autoridades, es que parece asesinar a sus víctimas justo antes de llegar al clímax.

Los asesinatos se han cometido en un área poco transitada que históricamente ha servido de escape para pequeñas aventuras sexuales; un área de prostitución que, a causa de los crímenes, es cada vez menos frecuentada. Los pobladores afirman escuchar gritos en ocasiones (provenientes del interior de autos estacionados en las cercanías), que podrían confundirse con los gritos aterradores de una mujer torturada. 

La saña de estos actos, según Paolo Canessa, magistrado encargado del caso, lleva a suponer que el perpetrador desea castigar a las prostitutas más que simplemente matarlas. De ahí que los cuerpos sean encontrados en forma de crucifixión. "Esta vez no se trata de un asesino serial", afirma Canessa, "es sólo un maniaco serial."

Al menos otras diez mujeres han sido halladas en el mismo lugar, en las mismas circunstancias, durante los últimos diez años.

Sociedad Topless para la Apreciación del Pulp Fiction: mujeres que leen desnudas para desafiar al miedo y la ignorancia

Por: pijamasurf - 05/08/2014

¿Por qué una mujer no puede estar en un parque, leyendo un libro, con su cuerpo casi desnudo en un día caluroso como lo hace un hombre? Un club de lectura en Nueva York desafía estos prejuicios a través de uno de los géneros literarios más subestimados de la historia.

pulp2“Pulp fiction” es el nombre que recibió cierto tipo de literatura por el medio en el que aparecían: revistas baratas porque se imprimían en papel hecho de pulpa de madera, una de las materias primas que menos costo implicaban a una publicación. Este tipo de revistas comenzaron a popularizarse a finales del siglo XIX en Estados Unidos y conocieron un auge importante sobre todo a partir de la década de 1940, cuando inesperadamente se convirtieron en semillero de grandes escritores como Dashiell Hammett, Raymond Chandler, Ray Bradbury, Philip K. Dick y otros.

Como se ve, las “pulp magazines” fueron el vehículo predilecto de géneros muy específicos: el policiaco en primer lugar, la ficción rosa de romances simplones, la ciencia ficción después, el western, la literatura fantástica, temas todos que por mucho tiempo vivieron en la paradoja de ser populares (en buena medida gracias a estas publicaciones) pero, a cambio, merecer poco valor y aprecio en los círculos elevados de la literatura, ahí donde el canon los excluía y los marginaba, considerándolos asunto de poca monta.

Sin embargo, escritores como los que mencionamos demostraron que la buena literatura puede surgir donde sea, entre las páginas de un tomo encuadernado en piel o en una revista modesta que se vende en el kiosco de la esquina. Por eso, como dice el narrador del Quijote en uno de los primeros capítulos, es tan importante llevar la afición de leer incluso a “los papeles rotos de las calles”, pues es posible que aun ahí se encuentre inesperadamente el placer que generosa y gratuitamente da la lectura.

En Nueva York existe un club que ha combinado la inclinación por la pulp fiction con una actitud inquietante por subversiva: leer en desnudez, parcial o total, en soledad o en compañía, en privado o en un lugar público. Leer y, con esta y otras acciones, desafiar al mundo.

pulp

La Outdoor Co-ed Topless Pulp Fiction Appreciation Society (o Sociedad Topless para la Apreciación de la Pulp Fiction al Aire Libre, si se nos permite conservar un par de términos en inglés) reúne a personas que aman “los buenos libros y los días soleados y disfrutan de ambos tan hechos unos como la ley lo permita”.

Alison Flood, colaboradora en The Guardian, entrevistó a A Andrews por correo electrónico para conocer los propósitos de esta agrupación. La mujer, de inicio, cuenta que todo inició cuando ella y una amiga se preguntaron por qué una mujer en Nueva York no podía andar por la calle con el pecho desnudo como hacen los hombres en un día soleado, por qué existen varios tipos de penalizaciones al respecto (algunas legalmente establecidas y otras tácitas) solo para ellas. Se dieron cuenta que las causas eran de otro orden y decidieron entonces fundar una asociación que combatiera la ignorancia y el miedo al respecto del cuerpo femenino. La idea de hacerlo en torno a la lectura es porque ellas mismas aman los libros y aman reunirse con otras personas que aman los libros.

Al final, tanto el topless de estas mujeres como el tipo de literatura elegido como punto en común parecen ser similares en al menos un aspecto. A diferencias de las lecturas obligatorias, de los autores que se leen por prestigio, los títulos que consideramos edificantes o provechosos, la pulp fiction es ese tipo de lectura que se realiza por el solo placer de hacerlo, por el gusto que reporta, por el entretenimiento con que ocupa nuestro tiempo. La desnudez, por otra parte, es una expresión de comodidad, la demostración de que también estamos bien sin ropa, que estamos bien con nuestro cuerpo y que este, al final, es solo eso, un cuerpo que es nuestro, como el de esa otra persona que está sentada a mi lado, con el suyo, tan imperfecto como el mío, tan perfecto como el mío. En ambos casos, quizá ,se trata de reivindicar al placer y traerlo de los márgenes sociales, morales e incluso legales donde se encuentra, disfrutar la satisfacción por sí misma, la posibilidad del hedonismo en este momento: reconocer que el placer está ahí, al alcance de quien haga lo necesario para obtenerlo. 

También en Pijama Surf: El placer de la lectura llevado al orgasmo: mujeres leen mientras son estimuladas