*

X

Revelan que la NSA espía miles de llamadas de celulares en México

Por: PijamaSurf Mexico - 05/21/2014

La revista The Independent pormenoriza documentos que confirman que Estados Unidos espía masivamente las llamadas telefónicas de millones de personas de otras nacionalidades

espionajeHasta hace poco, el virtual afán de Estados Unidos para mantener una vigilancia global era presumible. Pero fue hasta que Edward Snowden, ex colaborador de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional), reveló con documentación concreta las estrategias de espionaje de este país  en el mundo entero, que la polémica se detonó.

En México, la reacción ante el espionaje estadounidense ha sido fuertemente criticada por su tibieza. Mientras se supo que el gobierno estadounidense espiaba a personal político del país, el enfrentamiento diplomático fue casi nulo, a no ser por unas cuantas blandas declaraciones. La revista The Intercept ahora revela documentos filtrados por Snowden, donde se delata que la NSA espía la información transmitida vía celular en México y otros países, y lo hace secretamente desde las Bahamas (sin permiso de ese gobierno).

Estre programa  de espionaje se llama Mystic y según los periodistas que analizaron los documentos filtrados, Glenn Greenwald, Laura Poitras y Ryan Devereaux, la operación en México es patrocinada por la CIA. Los comunicadores aclararon que desconocen si se ejecuta con el consentimiento de los gobiernos y las empresas de telecomunicaciones. Los países en donde encontraron que se aplica son Filipinas, Kenia y las Bahamas.

El programa extraía datos personales de las llamadas de unas 250 millones de personas fuera de su país. Según las declaraciones de Finn Selander, ex agente especial de la DEA, que vertió en The Intercept, la agencia no sólo se dedica a combatir narcotraficantes, sino que “realmente es una de las operaciones de espionaje más grandes que existen.

En 2013, The Washington Post había publicado información sobre la existencia del programa, pero no había revelado la lista de los países en donde operaba. Aun con las publicaciones de The Intercept, falta el nombre de un último país que se ha ocultado, porque podría generar disturbios, aunque se espera que en un lapso corto se revele.

El hecho de que Estados Unidos espíe de forma masiva a la población implica un control exacerbado sobre la vida privada de las personas que recuerda a las más extremas películas de estados controladores estilo Alphaville de Godard. Las sospechas confirmadas sobre el espionaje son quizá la punta del iceberg de una inminente lucha por conservar la privacidad y librarnos de los argumento sobre seguridad nacional, que soslayan los más íntimos derechos.

Artículo completo The independent.

Te podría interesar:

Santería: imágenes de una religión propiamente cubana no apta para idiosincracias sensibles (FOTOS)

Por: pijamasurf - 05/21/2014

La Santería está experimentado un renovado entusiasmo en Cuba

La Santería está experimentado un renovado entusiasmo en Cuba, su lugar natal y en donde, desde la llegada de Raúl Castro a la presidencia del país, la libertad de culto religioso se lleva a cabo como expresión cultural plenamente cubana, luego de siglos de proscripción.

Esta religión tiene sus orígenes en las prácticas comunitarias de los esclavos del pueblo Yoruba que llegaron a Cuba durante el siglo XVIII provenientes de África. Si no es una religión del tipo "occidental", asociada a prácticas de lectura y escritura, es porque se trata de una religión de esclavos, de oprimidos, cuyas prácticas debían mantenerse lejos del escrutinio de los extraños y de los amos, lo que permitió que sus códigos y ceremonias permanecieran vivas gracias a un hermetismo de la oralidad.

En la Santería se trabaja con los Orishas, deidades naturales cuya épica, a diferencia del panteón griego, se escribe a través de la ejecución de las ceremonias; Chango, Olodumare, Ogun o Babalu Aye forman parte de una religión natural que, para los practicantes de la Santería, tiene pleno envolvimiento con el mundo particular de los adeptos y puede influir en él.

Esta serie fotográfica de Phil Clarke Hill retrata la manera en la que el pueblo cubano está relacionándose y acogiendo nuevamente una tradición que años de ideología, la religión del Estado, opacaron detrás de promesas utópicas.