*

X

Pueblos originarios de Brasil se manifiestan contra el Mundial de Futbol (FOTOS)

Sociedad

Por: pijamasurf - 05/28/2014

El día de ayer, en Brasilia, miles de personas salieron a protestar en contra del Mundial de Futbol de la FIFA, que se inaugurará en un par de semanas

A mediados del año pasado, Brasil vivió protestas que tuvieron como pretexto inicial el alza a la tarifa del transporte público. Entonces el país estaba inmerso en los preparativos de la Copa Mundial de la FIFA, de los cuales el aumento formaba parte. La sociedad brasileña, sin embargo, no lo aceptó tan fácil y mansamente, y de inmediato resaltó la contradicción entre el enorme gasto dedicado a la construcción de estadios e infraestructura pensada específicamente para el torneo y, por otro lado, la situación precaria o insuficiente de servicios públicos elementales como salud o educación.

Ahora, a pocas semanas de la inauguración del Mundial, las manifestaciones han resurgido, con cierta preocupación para los grandes intereses involucrados pues no es posible saber si, conforme la fecha de inicio se acerque, las protestas se volverán más intensas.

Por lo pronto, el día de ayer las calles de Brasilia fueron escenario de una manifestación multitudinaria y diversa, aunque también de la represión de la policía militar. Del suceso, resalta la variedad de los sectores populares convocados por la protesta: trabajadores, usuarios de transporte público, niños y representantes de más 100 pueblos originarios de Brasil, muchos de ellos agrupados en las organizaciones Comitê Popular da Copa, Movimento dos Trabalhadores Sem Teto y Articulação dos Povos Indígenas (APIB). Se calcula que el número total de manifestantes rondó las 3 mil personas.

“En vez de que el gobierno obedezca la Constitución Federal y termine con las demarcaciones de todos los territorios indígenas, prioriza e invierte miles de millones de reales en un evento que dura solamente un mes y además perjudica al pueblo. Al final, ¿para quién trabaja el gobierno brasileño?”, declaró Lindomar Terena, de la APIB.

Y, si bien la manifestación era pacífica, en cuanto las personas arribaron a las inmediaciones del estadio de Brasilia, en donde se exhibe el trofeo oficial, el gobierno tenía ya dispuestos cuatro batallones de la policía militar para impedir que continuaran. Sin mediar palabra entre protestantes y autoridades, éstas ordenaron que la caballería se lanzara contra aquellos y al momento siguiente ya había bombas de gas lacrimógeno explotando en el lugar, según informa el sitio Mídia NINJA.

Por cierto, cabe resaltar tanto la calidad de las imágenes de Mídia NINJA como su sentido político pues, a diferencia de otros medios más alienados con los poderes que se beneficiarán del Mundial, muestran a los manifestantes como lo que son: seres humanos en desacuerdo con las decisiones injustas del gobierno que dice representarlos.

Por lo pronto, la situación está en calma, pero no parece probable que se mantenga así en los próximos días.

Te podría interesar:

Este verano, Suecia experimentará con la jornada laboral de seis horas

Sociedad

Por: pijamasurf - 05/28/2014

Burócratas de la ciudad sueca de Gotemburgo serán divididos en dos grupos para probar los efectos de la reducción de la jornada de trabajo a tan solo 6 horas diarias.

six¿Por qué si la tecnología y la técnica en general se han desarrollado tanto en las últimas décadas, la jornada laboral continúa siendo de ocho horas reglamentarias y, en no pocos casos, incluso más que eso? La pregunta no es sencilla y tampoco ingenua. Desde cierta perspectiva, ello atenta contra los fundamentos del sistema de producción en el que vivimos y la necesidad que éste tiene del trabajo humano.

Con todo, también desde hace tiempo existen propuestas para reducir la jornada sin modificar radicalmente el sistema. En Pijama Surf hemos recordado varias veces el planteamiento que Bertrand Russell hizo en su Elogio de la ociosidad, en donde expuso la posibilidad de que las máquinas sustituyeran al ser humano en las labores productivas para que éste pudiera, en cambio, entregarse a actividades que cultivaran su espíritu. El economista John Maynard Keynes, cuyas ideas han sido marginadas por los expertos de la escuela neoliberal, consideró que para el año 2030 se trabajaría en promedio 15 horas a la semana. Asimismo, nuestro colaborador Christian Bronstein y Eric Winer publicaron el inquietante ensayo Por qué no deberíamos trabajar más de seis horas, en donde elaboran sobre las ventajas y las posibilidades reales de esa duración para el trabajo cotidiano.

Ahora, en Suecia, esta idea está a punto de convertirse en realidad. Próximamente, burócratas de la ciudad de Gotemburgo serán las primeras personas en probar los efectos de una jornada laboral de tan solo seis horas. El experimento se llevará a cabo a partir del próximo 1 de julio con dos grupos de empleados gubernamentales de dicha ciudad; mientras que uno continuará laborando en el horario habitual de ocho horas, el otro cambiará a seis horas diarias de trabajo. Por el momento, la comparación entre uno y otro se evaluará sobre todo en términos de productividad, bajo la hipótesis de que reducir el tiempo de trabajo incrementa la concentración y, por lo tanto, la eficiencia laboral.

Se trata, sin duda, de una prueba de la que es necesario estar al tanto y conocer los resultados que arroje.