*

X
En un principio la ciudadanía mexicana fue acertadamente encriptada en una tarjeta para ejercer el voto, cuyo objetivo primordial era garantizar que el ciudadano que votara no estuviera envistiendo una identidad falsa ni reproduciendo votos al por mayor

imagesSoñé con un muerto al que conservaban con resinas y bálsamos. Al inicio, la intención era conservar sus rasgos, mantener su expresión cotidiana, tenerlo presente como si participara de la vida por el simple hecho de estar en cuerpo presente. 

Sin voz, sin posibilidad para movilizarse, el cadáver era considerado un vivo más pero sin voluntad propia. Los que si vivían decidían donde acomodarlo: en la cama, en el comedor; a veces les estorbaba y lo acostaban en la tina del baño, otras más lo colocaban entre otros vivos y más disecados para engrosar la agrupación. Su destino era considerado democrático, ya que antes de morir había firmado de propio puño la autorización para ser embalsamado y el acuerdo de su estado post mortem incluía algunas cláusulas en las que contaba con el derecho de elegir quien movería su cuerpo inerte. Ya muerto, daba lo mismo quienes se harían cargo de su contenido de putrefacción.

La identidad puede quedar embalsamada con diferentes materiales y por distintas razones. En un principio la ciudadanía mexicana fue acertadamente encriptada en una tarjeta para ejercer el voto, cuyo objetivo primordial era garantizar que el ciudadano que votara no estuviera envistiendo una identidad falsa ni reproduciendo votos al por mayor. La justificada paranoia que producía la incertidumbre de los procesos electorales después de 1988 generó un fenómeno que superó el registro de ciudadanos dispuestos a votar previo cotejo de su identidad. La credencial de elector se convirtió en la aspiración de quienes carecían de documentos oficiales porque abría la posibilidad de demostrar sin obstáculos la nacionalidad mexicana, el cobro de cheques sin rechazo bancario, el acceso a edificios con control de entrada, el registro de hijos en las escuelas, la recepción de medicamentos en el seguro social, la solicitud de un crédito de vivienda.

La credencial se volvió el comprobante oficial de la ciudadanía mexicana. Y así como en una caricatura, los derechos de participación política se restringieron a votar. A diferencia de lo que la Constitución señala, para ser votado en este país se necesitan mucho más cosas que ser ciudadano: incorporarse a un partido político o conformar uno (a sabiendas de que se tendrán que repartir despensas y acarrear personas para formar asambleas vacías de contenido). Si alguien se anima a ser candidato independiente, pues tendrá que conformar una asociación civil y después juntar el triple de firmas que se le piden a un partido político. 

Por otro lado, si algún mexicano imaginaba participar políticamente a través de la iniciativa ciudadana y redactar una ley para después conseguir las miles de firmas requeridas con la esperanza de que se discuta seriamente y se vote en el Congreso, debe esperar sentado, atrapadito ahí como en la foto infantil de su credencial, porque difícilmente la propuesta será leída, revisada y mucho menos votada por los legisladores.

O si pensaban que podían premiar a algún legislador o presidente municipal por su buen desempeño y reelegirlo, me temo que tendrán que reposar, zambullidos en la tina, a que la cúpula del partido decida si les resulta conveniente o no postularlo para reelección.

Las posibilidades de ejercer la ciudadanía para algo más que no sea votar (por los mismos de siempre o por sus hijos o yernos) están nulificadas.  

Y me temo que los químicos con los que embalsamaron nuestra identidad ciudadana tienen aún más implicaciones.Las buenas intenciones de quienes nos motivaron a sacar la credencial de elector para conformar una lista confiable que impidiera a toda costa el mal uso del voto, han sido rebasadas por los partidos políticos.  

No por tener credencial puedo ejercer mi ciudadanía realmente. En cambio, a los partidos políticos les representa enormes ganancias el hecho de que cada día más ciudadanos saquen su credencial. Por cada credencial nueva se suma 75% de un salario mínimo a la bolsa de los partidos políticos. 

La conformación de un padrón electoral sin duda se impulsó con las mejores intenciones y facilitó la comprobación de la identidad con la misma tarjeta. Pero la realidad es que 60% de los que tienen credencial de elector no asiste a las urnas, y apuesto a que entre el resto de los que sí votamos nos encontramos muchos que no lo hacemos con entusiasmo, sino por elegir al menos peor. 

Es indispensable que solicitemos que la credencial electoral no sea la única referencia de identidad para la realización de trámites oficiales. Es necesario que exijamos que el dinero de los partidos políticos no esté amarrado al número de credenciales de elector que hay en el país. Si queremos que nuestra ciudadanía sea una práctica viva, ágil, con movimiento propio, es urgente que desvinculemos nuestra identidad de la tarjeta electoral.

Nos han hecho creer que la ciudadanía se concentra en el voto; mientras sigamos identificándonos con esa constreñida imagen de nuestras libertades ciudadanas, no seremos mas que un cadáver descompuesto al que se le conduce sin mayor resistencia.

 

Twitter de la autora: https://twitter.com/maiteazuela

La máquina de producir ruinas: Kuczynski y la sátira de la esclavitud moderna (FOTOS)

Por: pijamasurf - 05/27/2014

Imbricados en la imagen, narrativas meméticas de la desigualdad, la desconfianza en la política y la muerte de la ideología se dan lugar en la obra de este artista polaco

264184_502049143157003_1021007295_n-620x

El artista polaco Pawel Kuczynski ha estado trabajando en series de pinturas que conjuntan y provocan figurativamente a partir del imaginario colectivo desde principios del siglo XXI. A primera vista, sus imágenes pueden parecer reacciones inmediatas y viscerales a los problemas del mundo en nuestros días, pero se trata simplemente de un recurso para que el espectador cuestione su realidad cotidiana, desde las redes sociales a la política electoral.

Pawel, de 36 años de edad, afirma: "No soy muy partidario de las pantallas; prefiero el papel, las acuarelas, los lápices de colores, me gusta el olor a pintura…"; pero, pese a esa postura de desconfianza frente a la especialización técnica, aún cree que "la ilustración es un idioma y para nosotros, los ilustradores, esta es una etapa muy buena."

Las desigualdades sociales se han globalizado, y el espectáculo de la miseria sigue produciendo sujetos amordazados que buscan redefinirse y encontrar su sitio en la renovada maquinaria de producir esclavitud. En esa disyuntiva (entre ser esclavo a secas o adornar la jaula con pájaros de oro), Kuczynski vuelve imagen el catálogo de todo lo que está mal en el mundo, en piezas de una intricada maquinaria simbólica que seguramente no te dejarán indiferente.

1305-620x

994-934x

1088-934x

1669-620x

1861-934x

2270-620x

2271-620x

2844-620x

2939-620x

3204-934x

4159-934x

5125-934x

380712_400888633273055_1393352173_n-620x

 

12103-620x

11135-934x

382868_551265744902009_1653145551_n-934x

393121_400888443273074_63734520_n-934x

407995_381920358503216_906334611_n-934x

420228_381920771836508_1780516691_n-934x

931311_628817480480168_149949169_n-934x

564694_789379447757303_1240845407_n-620x

528869_416044941757424_473843323_n-620x

432185_381920568503195_147642264_n-934x

1782105_778429402185641_418958319_n-934x

aewgewga-620x

paul15-934x

satirical-art-pawel-kuczynski-6-620x