*

X
El brillante inventor serbio creyó recibir una comunicación extraterrestre al final del siglo 19.

teslacoil

Son muchas las invenciones de Nikola Tesla que la historia oficial atribuye a otras personas o desdeña, entre ellas la radio y posiblemente la primera máquina para buscar inteligencia extraterrestre. Tesla, el genio serbio que dio al mundo la corriente alterna y logró robar la chispa eléctrica del cielo, murió sin el reconocimiento de los libros de historia, en la pobreza, sólo con sus palomas y sus papeles en el New York Hotel. Existe cierta polémica sobre el caso, pero aparentemente al morir el FBI requisó sus documentos entre los que se delineaban numerosas invenciones, posible tecnología secreta, incluyendo una versión de su famoso transmisor inalámbrico que podía dirigir ondas de radio focalizadas a puntos distantes del sistema solar.

Si bien la genialidad de Tesla es indiscutible, algunas personas cuestionan si en ocasiones su inventiva no llegaba a la megalomanía o al delirio. El interés de Tesla por desarrollar cosas como un rayo de la muerte o una máquina de energía libre gratuita utilizando la energía cósmica aunado al lenguaje cargado de misticismo que solía utilizar, más la posible incautación de sus archivos por parte del FBI, ha hecho que se generen innumerables teorías de conspiración sobre la tecnología desarrollada por Tesla, hasta el punto de que se habla de su participación en proyecyos clasificados como el Experimento Filadelfia o el Proyecto Montauk, supuestamente relacionados con tecnología para hacer invisible la materia o viajar en el tiempo (los cuales parecen ser hoaxes). Lo que si es verdad es que Tesla estuvo interesado a lo largo de su vida en desarrollar tecnología para contactar inteligencias extraterrestres y creyó en por lo menos una ocasión haber detectado una señal extraterrestre.

Desde 1896 Tesla creyó que una versión de su famoso transmisor amplificador inalámbrico podía servir para contactar seres inteligentes en Marte. En el verano de 1899, trabajando en su laboratorio de Colorado Springs, Tesla creyó observar una serie de códigos numéricos en señales cósmicas de radio, las cuales interpretó como una señal de inteligencia proveniente de Marte o de Venus "La sensación creciente de que he sido el primero en escuchar el saludo de un planeta a otro".

Un año después cuando la Cruz Roja le pidió que hiciera una predicción sobre cuál sería el más grande descubrimiento del hombre en el siglo XX, Tesla escribió: 

He observado acciones eléctricas, que parecen inexplicables. Vagas e inciertas como fueron, me dieron una profunda convicción y una preciencia, de que no falta mucho para que los humanos en este planeta, unidos, tornen sus ojos al firmamento, con sentimientos de amor y reverencia, entusiasmados por las felices noticias: "¡Humanidad! Tenemos un mensaje de otro mundo, desconocido y remoto. Se lee: uno... dos... tres...

Tesa no fue el único en creer escuchar señales extraterrestres. Marconi, quien la historia ha preferido como el inventor de la radio, pese a que Tesla lo patentó un par de años antes, también creyó haber sintonizado señales marcianas --algo que pronto fue desestimado como una simple interferencia. El caso de Tesla fue más complejo y algunos creen que pudo haber recogido tormentas eléctricas producidas por la magnetósfera de Júpiter.

En un texto que apareció en el New York Times en 1937, Tesla anunció que había perfeccionado "un nuevo y compacto aparato por el cual considerables cantidades de energía pueden ser dispradas a través del espacio interestelar a cualquier distancia sin la menor dispersión".

Esto podría ser parte de lo que la leyenda ha llamado el "Teslascopio", principalmente debido a la divulgación de Arthur Matthews, protegido de Tesla, que sostenía haber sido visitado por seres venusinos, lo cual para muchas personas puede deslegitimar su credibilidad. Matthews incluso dibujó un diagrama de este aparato y lo discutió con el científico Andrija Puharich, famoso por su interés en la parapsicología y en el tema de extraterrestres vinculado al Council of Nine. 

Al final es difícil determinar el alcance de la tecnología desarrollada por Tesla. Algunos creen que sus invenciones han sido utilizadas por el gobierno --incluyendo posiblemente como prototipo de HAARP-- otros creen que muchas de sus proyectos al final de su vida eran irrealizables, sueños cósmicos afincados en el éter o en un poder mesmérico de la electricidad. De cualquier forma la historia de Tesla es fascinante y merece investigarse con mayor profundidad.

¿Has experimentado un orgasmo del tercer tipo? Aquí algunas formas de conseguirlo

AlterCultura

Por: pijamasurf - 05/03/2014

Una bomba sexual podría estar cerca si logras compenetrarte con tu pareja o utilizar la tecnología correcta para manipular tus centros de placer

En búsqueda de la activación fulgurante del "obstinado botón eréctil escondido entre repliegues chorreantes" (Octavio Paz sobre el clítoris en El Mono Gramático)...

En cuanto a los orgasmos y al placer femenino, la experiencia le lleva la delantera a la ciencia. Se sabe que existen multiorgasmos y que evidentemente hay de orgasmos a orgasmos. Pero, según algunas tradiciones místicas que han experimentado con el erotismo, los orgasmos pueden categorizarse bajo diferentes niveles y cualidades específicas, escalando en gozo y satisfacción.

Según la nueva tribu Chuluaqui-Quodoushka, que combina el tantra, el new age y la tradición nativo americana en lo que llama la "medicina dulce", existen hasta cuatro niveles de orgasmos, variando según su intensidad y capacidad de congregar la energía erótica del universo (lo que el psiquiatra Wilhelm Reich llamaba "la energía orgónica"). El nivel orgásmico 4 parece ser el nivel del samadhi de fusión con el universo, propio del bodhisattva o de la iluminación, en el que la cópula es igual a la cosmogénesis. El 3, sin embargo, parece ser más accesible y supone sólo la unión total, en completa honestidad y ternura, de una pareja, elevados por la técnica del éxtasis y la devoción de sus cuerpos a los mundos superiores.

La sexología moderna, aunque no basándose exactamente en el mismo método, reconoce también un orgasmo triple que podríamos relacionar al orgasmo del tercer tipo del new age --y es que el orgasmo en su analogía de la creación es también una experiencia cósmica y, al igual que el encuentro cercano con un ser extraplanetario, un orgasmo del tercer tipo provee una experiencia desorbitante. Un orgasmo del tercer tipo es cuando cierras los ojos y ves auroras boreales y los vuelves abrir y las auroras ya se derrriten en tu cuarto y tu cuerpo brilla. Practicar principios del tantra, como la karezza (esa caricia infinita como preámbulo), los mantras y técnicas de respiración es una forma de engrosar la energía orgásmica.

Según la sexóloga Ava Cadell, el trigasmo "es un cóctel sensorial que abarca las tres zonas o formas de estimulación". Este fenómeno natural --telúrico y cósmico-- es el resultado de estimular correctamente y al mismo tiempo las tres poderosas zonas de placer femenino, el punto G, el clítoris y el ano (el trimurti).

Por otro lado, ya sea como una herramienta de marketing o como verdadera innovación, Anne Summer, compañía británica de lencería y juguetes sexuales, ha lanzado un vibrador que promete propulsar a las mujeres a la tercera esfera celeste. El vibrador, que supuestamente ha sido probado exhaustivamente con la ayuda de expertos ginecólogos, cuenta con un "estimulador" del punto G hecho de silicona con múltiples zonas y dos brazos externos diseñados para estimular el clitoris interno. Llamado Ultimate G, este aparato supuestamente es una garantía para llevar a las mujeres a tener "orgasmos del tercer tipo". 

Más allá de estas clasificaciones y del inevitable marketing que conllevan, lo cierto es que el mundo del placer es infinito, especialmente el placer femenino (que, según el profeta transexual Tiresias, es ampliamante superior al masculino). Nos aguarda un bosque chorreante que lleva a un jardín en el mar con estrellas y cometas encendiendo la nave del cuerpo. Un dulce calor sin final.