*

X

Los hombres sí lloran, o por qué es tan doloroso recibir un golpe en los testículos

Por: pijamasurf - 05/15/2014

Un traumatismo escrotal es una manera elegante de llamar a uno de los dolores más intensos que un hombre puede experimentar (y que sin duda experimentará tarde o temprano) en la vida. Un médico nos explica paso a paso el proceso inflamatorio que sigue a esta experiencia.

kick_to_balls

Testículos: bolas, huevos, pelotas, escroto, un saco de carne colgando entre las piernas de cada hombre del mundo, dejadas fuera del cuerpo por capricho de la evolución para que el esperma esté a una temperatura adecuada para la fecundación, pero dejándolas a la intemperie, sin cartílagos ni huesos que puedan protegerlos de los golpes del destino. No se trata de un argumento falocéntrico sino anatómico: los golpes en los testículos duelen, pero, ¿se trata del máximo dolor que puede experimentar un ser humano? Para nada.

El doctor Muhammad Mirza ha explicado paso a paso el proceso doloroso que sufre un par de testículos cuando son golpeados por un pie, un bate de beisbol o algún tipo de cuerpo viajando rápidamente justo hacia nuestra entrepierna.

El impacto

En el momento en que los testículos reciben el terrible golpe (y suele haberlos en la vida más terribles unos que otros) una señal es enviada a 265 millas por hora al cerebro, el cual alerta la espina dorsal y envía de regreso la señal de dolor al escroto y abdomen. Los testículos comienzan a segregar un neurotransmisor llamado Sustancia P, la cual está asociada con el dolor y el proceso inflamatorio. En menos de un segundo, el cuerpo se contrae en una intensa sensación de dolor.

 Náusea

La diferencia particular entre un golpe en los testículos y cualquier otro tipo de golpe que pudiera sufrir el cuerpo masculino reside en que los testículos comparten los mismos receptores de dolor que el estómago, por lo que un golpe ahí abajo suele provocar que el hombre en cuestión se abrace el vientre y asuma una desvalida posición fetal.

kick-in-the-balls

No es coincidencia que los monjes shaolín se sometan a una ardua disciplina para tener bolas de acero.

 

Esta posición fetal, sin embargo, es parte del proceso. Durante los siguientes minutos el cerebro secreta endorfinas para aliviar un poco el dolor, con el efecto secundario de que los niveles de oxígeno se reducen en el cerebro, provocando jaquecas y náusea.

Además del estómago, un golpe en las bolas también afecta a los oídos, que se manifiesta en forma de un súbito mareo que fortalece la necesidad de hacerse ovillo para recuperar el equilibrio (y tal vez la dignidad). A continuación, el cuerpo puede decidir vomitar o no a causa de las náuseas y el mareo.

Recuperarse de un golpe en las bolas

Durante los 15 minutos posteriores al golpe (y dependiendo de la agresividad del impacto) el pulso sanguíneo se incrementa al igual que la temperatura corporal; en otras palabras, sudamos y nos quedamos sin aliento. Los testículos lastimados se hinchan y la piel del escroto no soporta el menor roce. El doctor Mirza afirma que este proceso activa el ganglio simpatético, que controla las glándulas salivales, lo que puede ocasionar salivación extrema y llanto. Mucho llanto.

Finalmente, es necesario decir que el dolor de bolas no es ni por mucho el dolor más extremo que puede experimentar un ser humano (aunque sí uno de los más indeseables). Los dolores de parto, una nariz rota y sobre todo los cálculos en los riñones siguen siendo los dolores más agudos que pueden experimentarse. Sin embargo, dada su extrema fragilidad, los testículos son una de las áreas más sensibles del cuerpo. Y estamos seguros de que no hace falta un estudio de caso para demostrarlo.

Te podría interesar:

La guía para la vida de George Carlin en 7 pasos

Por: pijamasurf - 05/15/2014

En su aniversario luctuoso número 77, reunimos algunas citas de Carlin tomadas de sus libros y sus actos en vivo para que su entrañable voz vuelva a hacer lo suyo.

0f9072181b7645de09a860a8e03

Esta semana George Carlin cumpliría brillantes 77 años si estuviera vivo. Si no sabes quién es te has perdido de uno de los comediantes más astutos de Norteamérica, quien cumplió la función de cuestionar a la sociedad y a la política de su país, y al mismo tiempo despertar con pequeños golpes verbales la consciencia de quien lo escuchó. Mucho de su humor parecía provenir de esa región del cerebro que las personas más comunes necesitan drogas para activar. En muchas maneras, el comediante tiene la habilidad de ser el filósofo de nuestra era, un teorético cuyas palabras pueden moldear el pensamiento público. Carlin fue uno de los más incisivos y sabios.  

En conmemoración a su figura salvaje (y a su memorable voz), reunimos algunas citas que siguen siendo efectivas al día de hoy y que pueden ser una (irreverente) guía para la vida diaria. Su amor por el lenguaje y por las palabras prohibidas para decir lo estúpidos que realmente somos sobrevive por toda la Red.  Aquí puedes ver algunos de sus actos

1. Esto es todo lo que debes saber acerca de los hombres y las mujeres: las mujeres están locas, los hombres son estúpidos. Y la razón principal por la que las mujeres están locas es porque los hombres son estúpidos.

2. Las mujeres crean vida, los hombres terminan con ella. La guerra, el crimen y la violencia son principalmente franquicias de hombres. Mierda de hombres. Es el chiste supremo de la naturaleza. Profundos en la matriz, los hombres comienzan como algo bueno, y terminan como algo de mierda. No todos los hombres. Solo los suficientes. Solo los suficientes para arruinarlo todo.

3. Nunca me lavo las manos después de usar un baño público. A menos que me ensucie de algo. De otra manera, creo que estoy tan limpio como cuando entré. Además, el lavabo casi siempre está más sucio que yo. Estoy convencido de que muchos de los hombres que veo lavándose fanáticamente no hacen lo mismo en casa. Los americanos están obsesionados con las apariencias y tienen una fijación insana por la limpieza. Relájense, chicos, es solo su pene. Si está tan sucio que después de manejarlo tienen que lavarse las manos, podrían de una vez tallarse el pene mientras lo hacen. ¿No les gustaría ver a un hombre tratando de secar sus genitales en una de esas máquinas de aire forzado que están montadas a cuatro pies del piso?

4. Si tomas a cinco hombres blancos y los pones con cinco hombres negros, y los dejas pasar tiempo juntos por alrededor de un mes, al final del mes notarás que los hombres blancos están hablando y caminando como lo hacen los negros. Nunca verás a hombres negros diciendo “!Ay caramba!, ganamos el gran juego hoy, ¡sí señor!” Pero verás a hombres pelirrojos llamados Duffy diciendo “¿Qué pasa?”

5. Las personas que dicen que no les importa lo que piense la gente están usualmente desesperados por que la gente piense que no les importa lo que piense la gente.

6. La religión ha convencido a la gente de que hay un hombre invisible viviendo en el cielo, quien observa todo lo que haces cada minuto del día. Y el hombre invisible tiene una lista de diez cosas específicas que no quiere que hagas. Y si haces cualquiera de ellas te mandará a un lugar especial, donde vivirás para siempre con fuego y humo y tortura y angustia, y sufrirás y te quemarás y gritarás hasta el final de los tiempos. Pero él te ama. Él te ama y necesita el dinero.

7. Aquellos que bailan son considerados locos por aquellos que no escuchan la música.