*

X

Implante cerebral hace que un hombre se vuelva fan de Johnny Cash

Por: pijamasurf - 05/23/2014

Extrañamente, un hombre ha desarrollado un gusto incontrolable por la música de Johnny Cash después de que le implantaran un dispositivo de estimulación cerebral

cash-head2

En un trabajo publicado en Frontiers in Behavioral Neuroscience, Mariska Mantione y sus colegas describen el caso de “Mr. B”, un hombre de 58 años que sufría un severo trastorno obsesivo compulsivo desde los 13 años. Después de intentar aliviar la angustia de Mr. B con numerosos medicamentos y psicoterapia, se recurrió al último recurso: lo sometieron a estimulación cerebral profunda, colocando electrodos en su núcleo accumbens.

El tratamiento funcionó tan bien que la angustia desapareció por completo y Mr. B sintió que su espíritu había sido finalmente liberado después de un largo encierro. Se sentía confiado, calmado y tan diferente que parecía ser una versión nueva de sí mismo. Pero no sólo desaparecieron sus síntomas, sino que se produjeron cambios en su gusto musical.

Antes llegó a apreciar a los Rolling Stones, aunque no era realmente un gran melómano. Sin embargo, medio año después de la cirugía, todo el mundo empezó a enterarse de que Mr. B era ahora fan de Johnny Cash. Había estado escuchando la radio cuando de pronto sonó “Ring of Fire” y sintió que algo se movía dentro de él. Inmediatamente buscó más canciones de Cash; necesitaba escuchar de nuevo esa voz cruda y grave.  

Una vez que la voz de Cash entró por sus oídos, no pudo dejar de escucharlo; pensaba en esas canciones día y noche. Compró todos sus álbumes y DVDs; Cash lo transportaba a un paraíso particular que de pronto se había abierto entre la maleza de sus obsesiones. No había necesidad de escuchar nada más; ninguna otra música le importaba.

Lo más increíble es que, cuando al implante colocado en su cerebro se le agota la batería, Mr. B parece retornar a sus gustos musicales anteriores, olvidándose casi por completo de Mr. Cash. Pero, ¿qué quiere decir esto? Podemos argumentar que la estimulación del núcleo accumbens hizo a Mr. B más receptivo a la música (de hecho, el accumbens está involucrado en el placer y la motivación) pero, ¿dónde queda Johnny Cash en todo esto?

La mente es un laberinto; apenas crees haber descifrado su lógica, vuelves a perderte. Pero así como puedes recorrer obsesivamente una y otra vez los mismos caminos, un día encuentras una puerta que te lleva al bar en donde Johnny Cash sigue tocando.

Te podría interesar:

Así se vería tu cuerpo a los 100 años de edad (FOTOS)

Por: pijamasurf - 05/23/2014

Los cuerpos de estos centenarios evocan paisajes naturales, ríos de piedras o troncos de bosques milenarios. El paso del cuerpo a través del tiempo de la vida queda enmarcado en estas impresionantes fotografías de Anastasia Pottinger

3030583-slide-crossedarms1m

Cuando discutimos sobre la cultura Botox o sobre las campañas de publicidad con "cuerpos normales", olvidamos o dejamos fuera de la ecuación el factor de la edad a largo plazo; la publicidad y el circuito discursivo hipersexualizado en donde aparecen estas discusiones pocas veces se dirigen a una franja mínima de población que ha sobrepasado la expectativa promedio de vida en el mundo; hombres y mujeres mayores de 100 años viven día a día la realidad de un cuerpo en un estado que tal vez pocos de nosotros lograremos experimentar.

La fotógrafa Anastasia Pottinger está creando la serie Centenarians para documentar estéticamente el proceso de los cuerpos que han entrado en la tercera cifra del tiempo, y que han visto más calendarios que nadie en su paso por la Tierra. Las imágenes son poderosas porque evocan algo primordial: la textura de la piel parece un mapa antiguo o close-ups de troncos de árboles, de piedras y de ríos; la piel de los centenarios es la misma piel de Gea, participando de un ritmo vital que pocas veces aparece en los humanos.

La serie comenzó cuando una mujer de 101 años decidió posar voluntariamente para Pottinger bajo una condición: que no se le identificara en ninguna de las fotografías. "Ella estaba dispuesta a hacer cualquier cosa que le pidiese", aseguró la fotógrafa, por lo que entre las dos consiguieron "un ejercicio de documentar su forma de manera hermosa". El proyecto sigue creciendo y más centenarios se dejan fotografiar por Pottinger en imágenes como estas:

3030583-slide-backl

 

 

3030583-slide-backf

 

 

3030583-slide-crossedarms2m

 

 

3030583-slide-withpearlsf1

 

3030583-slide-elbowm

 

3030583-slide-feetm

 

3030583-slide-hairc

 

3030583-slide-handsl

 

3030583-slide-onbenchf1

 

3030583-slide-lipsc

 

3030583-slide-skinm

 

3030583-slide-mouthl1

 

3030583-slide-whattimecreates1

 

  3030583-slide-neckm