*

X
El segundo largometraje de Diego Luna que cuenta la vida del líder social, mexicano inmigrante en Estados Unidos, que luchó por los derechos de los campesinos.

CesarChavez

Una de mis más finas amistades me invitó a una cena con John Malkovich, Rosario Dawson y Diego Luna, en uno de los restaurantes del hotel en el que se hospedaban. Por los correos para prensa de Icunacury Acosta sabía que Cesar Chavez estaba a punto de salir, pero jamás imaginé compartir la mesa con Malkovich. Habló Pablo Cruz, uno de los productores de la cinta, y después Luna, haciendo hincapié en la importancia del estreno en México por sobre los demás. (Hace un par de meses hubo una función en la Casa Blanca presentada por Obama, aunque no pudo quedarse a verla.)

Éramos alrededor de veinte, no todos relacionados directamente con la película, como yo que no tenía nada que ver. La mayoría venían por parte de Canana, la compañía productora, y Videocine, la distribuidora. Como suele pasar con semejantes luminarias uno acaba viéndolos de lejos, captando alguna frase y evitando la mirada para no molestar. Ceder el anonimato es un sacrificio que no se puede recuperar, y tanto la actuación como la música lo requieren como moneda de cambio en el camino al éxito. Es una manera de venderle el alma al diablo: "Se cumplirán tus deseos pero todo el mundo te reconocerá cuando te vea, siempre". Se empeña la vida privada en aras de la vida pública. Por eso, ante una figura pública, lo respetuoso es no incomodar con palabras inútiles o fotografías.

Acabé en conversación con el tío de Chayo Dawson, tratándolo de convencer que en las cuarenta y ocho horas de su estancia en el Distrito Federal al menos fuera al centro histórico a ver el Templo Mayor a un lado del Zócalo, entrar a Bellas Artes y comer en la Ópera, el clásico circuito mínimo para el turista. Estoy seguro que no me hizo caso, y que no salió de Polanco. A veces uno le habla al viento.           

Al día siguiente vi la película.           

El tema puede ser un blanco fácil. Dramatizar la vida de un luchador social que ganó sus batallas parecería una tarea relativamente sencilla. Gandhi de Richard Attenborough, The Lady de Luc Besson o la más reciente Mandela: Long Walk to Freedom de Justin Chadwick son ejemplos claros. Un personaje de esa envergadura merece pasar a la historia, y el cine es una gran herramienta para promocionar a una figura que por distintos motivos no ha tenido tanto eco. Ese es el caso de Chavez.           

Es una sorpresa: la fluidez dramática del guión; las actuaciones de los principales, de los secundarios y hasta de las terceras partes que tienen poco diálogo; la luz y la cámara en mano; y la música, tan sutil y efectiva como el resto de los elementos. Cesar Chavez es una gran película. El tema es tan actual como hace décadas. Si bien los problemas de nuestro tiempo no son exactamente esos, han cambiado sólo de matiz. La médula es la misma. La tortuosa vida del emigrante trabajador es avasalladora.           

La figura del líder social está desacreditada. Lo que sucedió alrededor del mundo en la década del sesenta es impensable hoy. Tomar las calles y usar métodos pacíficos pero poco ortodoxos para que las cosas cambien no está bien visto. La indiferencia da pie a la desidia, la programación televisiva adormece la consciencia mientras el mundo es devorado por unos cuantos. Es dentro de este mar de apatía que Cesar Chavez cobra más sentido que el evidente. No se trata nada más de recordar a aquel hombre, sino de vernos en el espejo de la historia. Es cuestión de despertar.

Como lado-B, la función especial de Zoot Suit de Luis Valdez en la Cineteca Nacional es perfecta. Es una vía auténtica a la cultura chicana, tanto en espíritu como en tiempo, con Edward James Olmos como El pachuco. Es parte del Primer Festival de Cine Documental Chicano/Latino de la Filmoteca de la UNAM.           

Al final de la cena me despedí orgulloso de poder decir "Nice to meet you, John", y después de ver a lo que había venido me dio más gusto. Su personaje es el antagonista de la trama, y aunque tiene poco tiempo de pantalla es uno de los productores ejecutivos.           

Ojalá sea un éxito. 

Twitter del autor: @jpriveroll

Te podría interesar:

Sexo, Scarlett Johansson y extraterrestres

Por: pijamasurf - 05/07/2014

Scar Jo es una sexy extraterrestre en la nueva película Under the Skin.

scarjo

Dos cosas unen al sexo y a los extraterrestres, ambos están cargados de fantasía y son manifestaciones de la otredad.  Aunque pensar en tener sexo con un ser extraterrestre pueda parecer disparatado, esta idea o deseo es parte de la psique colectiva y podríamos llamar un arquetipo moderno, que es sólo una transpolación de los dioses de la mitología que bajaban del Olimpo para copular con mujeres y hombres. Encontranos con un extraterrestre, es una versión radical de la fantasía platónica de encontrar la radiación del amor: una alma que de todo el universo parece elegirnos o estar destinada a mostrarnos nuestra propia divinidad en su conjunción. Una visión del amor que se construye en la carencia, igual que el mito moderno de los extraterrestres se construye en muchos casos en una carencia: los extraterrestres que vienen a salvarnos.

Análogamente, las celebridades que vemos y deseamos todos los días en las pantallas y en la películas, que reemplazan nuestros sueños, cumplen también un rol arquetípico en nuestra psique, aquel de los grandes héroes, o semidioses que sirven como modelos  y símbolos de nuestra existencia y nos seducen hacia una realidad paradigmática. Escribe Robero Calasso sobre las estrella de nuestra era:

Habría que decidirnos un día a entender que las stars son astros, al igual que Andrómeda y las Pléyades y muchas otras figuras de la mitología clásica. Sólo si se reconoce este cómun origen astral y fantasmal, se podrá llegar a comprender cuáles son las diferencias –y las distancias también ellas estelares– entre Sunset Boulevard y el Olimpo.

La película Under the Skin tiene un storyline irresistible para alguien propenso a estos ensueños fantasiosos. Scarlet Johansson, una de las actrices más atractivas del firmamento hollywoodense, es una sexy extraterrestre que ha llegado a la tierra a seducir, matar y  cultivar hombres (lo de matar y ser cultivados por una raza extraterrrestre quizás no era parte de la fantasía). En una de las primeras escenas de la película de Sci-Fi de Jonathan Glazer, se muestra a Scar Jo desvistiéndose, pero no sé está quitando su ropa, se está quitando la ropa interior de otra Scarlett Johannson --un clon o huesped de su cuerpo-- quien aparece muerta en un espacio cósmico abstracto. La película, como toda gran película de ciencia ficción, tiene un aura misteriosa y siniestra. Lo que sucede en la trama, en el planeta, parece estar resonando en otra parte, en el cosmos.

La película parece decirnos que lo que predomina en el universo es la vida alimentándose de la vida. Y nosotros no estamos en la cima de la pirámide alimenticia. Este es otro tema que aparece en la mitología moderna relacionado a los extraterrestres: ¿somos el alimento de los dioses? ¿Existen seres, cuales vampiros, que se alimentan de nosotros de formas inesperadas? Jugando con la fantasía y el deseo para hacernos pensar y entrar en un vértigo cósmico.

También en Pijama Surf: 11 razones por las cuales tu novia podría ser una extraterrestre