*

X

Confirmado: Facebook construirá el Metaverso, una plataforma de realidad virtual corporativa

Por: Javier Raya - 05/16/2014

La compra de Oculus por parte de Facebook no fue un movimiento arriesgado e impulsivo desde el punto de vista empresarial: se trata de un paso decisivo hacia un mundo que está en construcción hoy, pero cuya masificación será tardada: un mundo donde lo físico y lo "virtual" no estarán desconectados.

Oculus-metaverse-1

Hace poco, Facebook adquirió por $2 mil millones de dólares la prometedora compañía Oculus VR, hardware financiado via Kickstarter que dejó literalmente con los ojos abiertos a propios y extraños en diversas conferencias de tecnología. Olvidando el chasco de visores como el Nintendo VR, Oculus prometía un dispositivo de inmersión total cuyos efectos potenciales auguraban toda una nueva era del Internet --uno donde la realidad 1.0, por decirlo así, se volviera tan plástica y flexible como el 2.0.

Pero el bello sueño de una comunidad virtual producida por usuarios (como /b/) quedó sepultado la noche de ayer cuando Brendan Iribe, CEO de Oculus, anunció que Facebook construirá el primer Second Life de dos mil millones de pavos: con ustedes, Metaverse.

En una definición suscinta, el Metaverse es un término acuñado en la novela de ciencia ficción de 1992 Snow Crash de Neal Stephenson; se trata de la suma de "meta" (del griego más allá de-) y "universe", y designa el espacio de convergencia de una realidad física y un espacio virtual. También puede definirse como la suma de 1) mundo virtual, 2) realidad aumentada y 3) Internet.

Iribe anunció en la conferencia de anoche que Metaverse "será un MMO" (un videojuego multijugador masivo como World of Warcraft de Blizzard) "donde queremos poner a mil millones de personas en realidad virtual." El propósito no es descabellado dadas las condiciones en que Facebook adquirió Oculus: mientras Oculus utiliza el dinero para desarrollar un hardware increíble, Facebook tiene muchos más usuarios que cualquier MMO de Blizzard, lo que significa también mucho mayor potencial de negocios.

El Metaverso toma como referencias la realidad física (1.0) y la realidad virtual (2.0) para crear una metáfora del mundo real. Mundos así no son nuevos para la ciencia ficción (que, recordémoslo, es el ADN del ciberespacio, palabreja que conoció un primer auge en la novela Neuromancer de William Gibson), y tal vez un temprano ejemplo de lo que será esta arquitectura fotorrealista con avatars de usuarios hiperidealizados pueda verse en The Congress.

oculus

Servicios como Airbnb en el terreno inmobiliario, Foursquare en estilo de vida y Tinder en citas serán vistas como pruebas beta para hacer converger ambas realidades; pero lo que implica el desarrollo de Oculus por Facebook es que entrar a ese mundo de conectividad perpetua es que cualquier servicio estará filtrado por la compañía matriz, que en una visión sumamente paranoica (acorde al clima corporativo que vivimos) creará una especie de Internet alterno, incluyendo o excluyendo a la competencia.

Lo que nos lleva al siguiente punto: ¿qué sería Metaverse sin Google? La compañía de Mark Zuckerberg encara lo que algunos llaman una "lucha ciberpunk" contra Google por el monopolio del hardware de realidad aumentada. Los más escépticos incluso creen que la "impulsiva" compra de Oculus (una compañía en crecimiento y de reciente creación) fue una estrategia para evitar que Google se apoderara del dispositivo, que podría entrar en competencia directa con su Google Glass.

Según Mark Wilson de Co.Design, el reto de Facebook será construir la experiencia Metaverse de manera que, como la versión actual del servicio, sea absolutamente atractiva para nuevos y viejos usuarios; pero Wilson olvida que Facebook ya comienza a operar como una especie de identificación oficial para navegar en Internet: más que administrar nuestros recuerdos, para editorializarlos y recordar a futuro lo que siempre quisimos ser (en suma, para construir un yo-público-ideal), Facebook está erigiéndose en una especie de llave maestra a la que nos hemos acostumbrado y que nos permite entrar rápidamente a diversos sitios sin necesidad de contraseñas suplementarias; un puritano censor que eventualmente funcionará como una televisora mexicana, cuya función primordial, más que conectar a la gente, será conectar al anunciante con el comprador. Facebook no está incursionando temerariamente en el desarrollo de hardware: está comprando a precio de ganga el Internet verdaderamente portátil, un paraíso corporativo que siempre recordaremos como la maravillosa promesa de lo que nunca será. 

No está de más recordar una efeméride web: el 31 de mayo próximo celebraremos el día mundial de dejar Facebook.

Pero si la ciencia ficción hizo posible el desarrollo y el fracaso de ciertos procesos tecnológicos, ¿por qué no creer que también podría darnos la clave para subvertir y reprogramar los procesos ideológicos? Daemon de Daniel Suarez sería un buen comienzo.

Twitter del autor: @javier_raya

Te podría interesar:

¿Cuánto costó la selfie de Peña Nieto con Kevin Spacey?

Por: PijamaSurf Mexico - 05/16/2014

El gasto público de nuevo a la polémica: al parecer el gobierno de Enrique Peña Nieto pagó al actor Kevin Spacey, protagonista de House of Cards, por el encuentro aparentemente fortuito que tuvieron recientemente en Cancún.

spac

Hace unos días, en el marco del Tianguis Turístico que se celebró en la paradisiaca ciudad caribeña de Cancún, una de las “noticias” más relevantes fue el encuentro aparentemente casual entre Enrique Peña Nieto y Kevin Spacey, actor que regresó a la popularidad y los titulares gracias a la serie House of Cards.

Como es sabido, esta emisión de corte político recurre a la ficción para exhibir los laberintos del poder que se construyen al interior de la Casa Blanca, con Spacey como una especie de “puppet master”, un titiritero que intenta manejar cuantos hilos necesite para mantenerse en el centro de la maquinaria. Por todo este contexto, la aparición del actor junto con el presidente de México se tomó a la ligera (en varios sentidos de la expresión): ambos hicieron un breve comentario en sus respectivas cuentas de Twitter, Spacey compartió una selfie con Peña Nieto y este a su vez bromeó escribiendo “A los fans @HouseofCards, lo siento, no puedo dar detalles de la 3a Temporada”.

El evidente tono amistoso del encuentro tenía su razón porque se consideraba que este había sido casual, una coincidencia entre el actor y el mandatario que devino en una charla de celebridades (así lo manejaron, por ejemplo, dos de los periódicos más importantes de México, El Universal y La Jornada)

El presidente de un país y el actor de moda (estadounidense, pero conocido internacionalmente) acoplados con la naturalidad de dos personas populares, dos hombres que pueden reunirse y “caerse bien” solo porque su fama los precede y hasta cierto punto “habla” por ellos. Basta verse en el lobby de un hotel para saludarse y, como dictan las formas, intercambiar elogios.

¿Pero esto fue así de fortuito? Según afirma Dolia Estevez en Forbes, no. Todo lo contrario. El encuentro fue acordado de antemano y no por mera amistad, sino como un asunto de negocios. En pocas palabras, el encuentro “casual” tuvo un costo.

A partir de la información publicada por el periodista Salvador García Soto, quien aseguró que Spacey recibió 8 millones de dólares por los minutos pasados junto a Peña Nieto y lo que se derivó de esto, Estevez preguntó a Rodolfo López Negrete Coppel, director general del Consejo de Promoción Turística de México, sobre la veracidad de los datos.

López Negrete negó la cifra, pero no que el actor haya en efecto recibido un pago por su encuentro con Peña Nieto. El director general agregó que el presupuesto del Consejo de Promoción Turística de México es de aproximadamente 3.5 millones de dólares, que algunos de los gastos del organismo se “autofinancian” con publicidad y que la actividad de Spacey estaba inmersa en ese contexto.

El actor por su parte no respondió a las preguntas que la periodista le dirigió a través de sus cuentas de Twitter y Facebook.

¿Cuáles son las preguntas importantes en este asunto? Por supuesto, aquella cuya respuesta es el pago que recibió Kevin Spacey por ser el “invitado especial” al Tianguis Turístico de Cancún y, de paso, dar una valoración positiva (superficial pero positiva, de apoyo) sobre la administración de Enrique Peña Nieto. En segundo lugar, por qué un gobierno supone que una maniobra mediática de este tipo es suficiente para inclinar la opinión pública a su favor.