*

X

Capos de favela en Río de Janeiro celebran el gol de su equipo con disparos de metralleta (VIDEO)

Por: pijamasurf - 05/17/2014

A pocas semanas de que inicie la Copa Mundial de Futbol en Brasil, se viraliza este video en el que capos de una favela disparan decenas de veces al aire para celebrar un gol de su equipo local

 

Como sabemos bien, la Copa Mundial de la FIFA de este 2014 tendrá lugar en Brasil, país en donde la enorme popularidad del futbol se expresa de formas que quizá a otros nos parecerían inimaginables.

Por ejemplo, disparando al aire con una metralleta de grueso calibre, como hizo un par de capos que celebraron así el gol de un equipo local en Río de Janeiro.

El video que consigna el hecho se ha viralizado en las últimas horas, en parte porque la televisora brasileña Globo lo difundió en sus noticieros. A partir de la grabación se sabe que uno de los equipos que jugaba era el VA Clube, el cual disputaba una de las semifinales de la Vila Aliança Cup, torneo amateur de las favelas de Río de Janeiro.

Cuando Anderson Nascimento anotó un gol, comenzó la fiesta de las balas. Los capos accionaros sus metralletas y la gente a su alrededor sólo se alejó un poco, formando un cerco espontáneo en donde la celebración pudiera desarrollarse con tranquilidad. Parece ser que uno de los primeros en disparar con su AK fue Frankie Ferreira, conocido narcotraficante local y además dueño del VA Clube.

Y quizá, después de todo, el video es otra muestra de una de las contradicciones fundamentales de la realidad global: mientras un puñado de personas organizan un torneo que implica millones de dólares de ganancias para, también, un puñado de personas, en ese mismo país, en las mismas latitudes y apenas con algunos kilómetros de distancia, cientos o miles de personas disfrutan del mismo deporte pero sumidos en la miseria de la violencia y la vida precaria.

Te podría interesar:

Fotos aéreas muestran la abismal brecha entre ricos y pobres en México

Por: PijamaSurf Mexico - 05/17/2014

Una inusual campaña publicitaria capta el burdo sincretismo de colonias lujosas y barrios paupérrimos; escenas divididas, en los peores casos, por una sencilla barda

colonias 3¿La desigualdad es inherente al ser humano? Hay personas más capaces que otras, más felices que otras, más sanas que otras, incluso en una misma familia, y quizá esa diversidad es justo una alienación de nuestra esencia. Pero además de las discrepancias orgánicas, el sistema capitalista privilegia la acumulación en una lógica de "dinero llama dinero", y facilita que las personas menos favorecidas se estanquen en un loop de falta de oportunidades. ¿Quién otorgaría un buen crédito a una persona con pocos recursos? ¿Cómo puede una persona sin educación concebir el emprender un negocio con altas probabilidades de éxito?

En países como México, con una desigualdad desproporcionada, 1% de los mexicanos concentra 43% de la riqueza, y las ciudades albergan barrios paupérrimos pero también lujosas colonias que contrastan groseramente con los principios de equidad. La expresión más obscena de este fenómeno se recrea cuando estas divergencias se dan, surrealmente, a solo unos pasos entre sí.

Anteriormente Tim de Chant, para su blog Per Square Mile, fotografió los barrios más ricos y pobres del mundo con la ayuda de Google Earth. En la campaña publicitaria “Borrar las diferencias”, similar al proyecto de de Chant, el mexicano Oscar Ruíz atrae la conciencia sobre la cerril desigualdad en México, plasmando un paisaje en donde grandes extensiones de barrios lujosos conviven, en ocasiones separados sólo por una irónica barda, con colonias en donde los habitantes viven en condiciones de flagrante marginalidad. Por cierto, aparentemente la campaña fue comisionada por Banamex (banco propiedad de CityGroup), lo cual no dejaría de resultar un tanto irónico. 

En las colonias acaudaladas la vegetación se erige como compañera; los céspedes cuidados y las grandes casas contrastan con los espacios grises de las zonas empobrecidas, plagadas de material en construcción: el gris es el sello de estos sitios misérrimos que se elevan como un grito de auxilio que, del otro lado, entre las comodidades, nadie escucha. Es otro mundo, uno blindado y alejado a millones de kilómetros de conciencia.

colonias 1

 

colonias 2

 

colonias 3