*

X

Un artista y activista chileno quema pagarés por 500 mil dólares para liberar a estudiantes de su deuda

Por: pijamasurf - 05/19/2014

El costo de la educación universitaria en nuestra época es tan elevado que lleva a la bancarrota a universidades y estudiantes por igual, aunque hay quienes no pierden su ganancia, situación que evidenció el activista chileno Francisco Tapia Salinas ("Papas Fritas") con este acto

tapiaEn nuestro tiempo la educación es ya una más de las mercancías del sistema, el cual ha sabido trasladar el valor social que usualmente se le otorga a un valor económico: mientras socialmente la educación sea considerada valiosa, también será costosa, y el sistema aprovechará este vínculo entre una y otra condición.

Por eso, en nuestra época, la educación universitaria ha alcanzado cuotas increíbles y prácticamente impagables. Jóvenes se endeudan casi de por vida para pagar su formación académica. Y si bien esto ya es lamentable, todavía peor es que los beneficiarios de este mecanismo no son ni los estudiantes ni las universidades, sino casi siempre los bancos y otras instituciones financieras que, fieles a su espíritu, están ahí para obtener una ganancia de la necesidad ajena.

Para evidenciar esta situación, un activista y artista chileno de nombre Francisco Tapia Salinas (conocido también por su alias: “Papas Fritas”) realizó un acto que oscila entre la ilegalidad y la justicia, entre aquello que las leyes castigan pero que, por otro lado, obedece a un sentido elemental de dar a cada cual lo que le corresponde.

La maniobra de “Papas Fritas” fue sencilla: ante la difícil situación de cientos de estudiantes de la Universidad del Mar, quienes tenían deudas que sumadas se aproximaban a los 500 millones de dólares, simplemente quemó los pagarés, letras de cambio, contratos y todos los documentos que consignaban dichas deudas. "Ya no tienen que pagar más, compañeros, nada más. No tengan miedo las familias de que sus casas vayan a ser sacadas", dijo en un video en donde dio cuenta de su acción.

El artista tardó casi 10 meses en recolectar todos los papeles alusivos a la deuda. Sin embargo, al tenerlos, no los destruyó de inmediato. Antes los leyó para descubrir que algunos estudiantes estaban atados a un crédito universitario por décadas, hasta el año 2030 en algunos casos. Después, convencido de proceder con justicia, fue quemando poco a poco estos documentos que, por otro lado, determinaron la bancarrota de la universidad y su cierre consiguiente por orden del gobierno de Sebastián Piñera. Chile, recordemos, es uno de los países de América Latina que, desde tiempos del dictador Augusto Pinochet, ha tenido gobiernos notablemente entusiastas por el neoliberalismo.

Así remató “Papas Fritas” su intervención:

Si todos tuviéramos la capacidad de seguir haciendo cosas por amor, por solidaridad, nos vamos a encontrar de nuevo, pero tenemos que perder el miedo, el miedo a lo criminal (...) Los abrazo eternamente, y con mucha fuerza y con mucho amor. Esto es un poquito que pude darles desde mi corazón a ustedes porque lo sentí, porque yo soy igual que ustedes, porque me tocó vivir también una mierda de vida.

Te podría interesar:

Surrealismo biomecánico: la genial obra de H. R. Giger (1940-2014)

Por: pijamasurf - 05/19/2014

Un repaso de las facetas de un artista recientemente fallecido que ayudó a moldear el imaginario de la cultura de masas a través de trabajos como Alien

El extraordinario artista suizo Hans Rudolf Giger falleció el lunes pasado a causa de una caída, a los 74 años. Su trabajo ha sido llamado "surrealista" por algunos críticos, aunque a su vasta obra se le asocia más bien el término "biomecánico", por la constante conjunción de máquinas orgánicas en híbridos que fundaron toda una pestaña en el archivo del terror.

La influencia de H. R. Giger en el cine tuvo su punto más alto en Alien, de 1979, dirigida por Ridley Scott, cinta que obtuvo el Oscar a los mejores efectos especiales, pero no terminó ahí: el artista trabajó también en Species, Poltergeist II y trabajó en el arte conceptual de Dune, película que iba a dirigir Jodorowsky y contaría con un elenco verdaderamente surrealista, donde se contaba el mismísimo Salvador Dalí. Su influencia puede verse también de manera más reciente en Prometheus, de Ridley Scott. Giger fue el creador de la estética que fusionó la tecnología y el horror cósmico.

Pero el trabajo de Giger abarcó también el concepto para videos musicales e incluso de decoración, sin dejar pasar el diseño industrial. Aquí, un pequeño repaso de su trayectoria, a manera de homenaje a uno de los grandes artífices del imaginario de finales del siglo XX.