*

X

Al parecer, los primeros humanos vivían en una perpetua orgía

Por: pijamasurf - 05/01/2014

A pesar de lo que podamos creer, las relaciones monógamas sólo surgieron con la agricultura. Antes de eso no existía tal cosa como la idea de exclusividad sexual.

Nos han inculcado la idea de que, desde que el hombre es hombre, hombres y mujeres siempre han buscado unirse en relaciones monógamas (a pesar de algunas claras excepciones), pero, ¿acaso esto es cierto?

Christopher Ryan y Cacilda Jethá creen que la relación en que el hombre da sustento a la mujer a cambio de su fidelidad reproductiva surgió con la agricultura (y la propiedad privada), hace unos 10,000 años, pero el ser humano como lo conocemos tiene una historia de unos 200,000 años.  Entonces, ¿cómo era la vida sexual del hombre antes de la agricultura? En la etapa de caza y recolección privaba un igualitarismo feroz, se exigía que todo fuera compartido, y Ryan y Jethá sostienen que esto incluye a las parejas. 

¿Qué clase de simios somos? Somos más cercanos evolutivamente al chimpancé y al bonobo que el elefante africano y el elefante asiático entre sí. Ningún primate tiene una vida sexual parecida a la de los simios, las chimpancés y las bonobos se aparean de una a cuatro veces por hora hasta con una docena de machos por día cuando están en sus días fértiles. Un ser humano promedio tendrá sexo unas 1000 veces en su vida, bastante más que un gorila o un oranguntán, que sólo disfrutarán de estos placeres unas 10 o 20 veces.

La mujeres musou, del suroeste de China, no tienen mayores tabúes sexuales, sostienen relaciones con cientos de hombres sin que eso represente ningún conflicto social. Varias tribus en al amazonas creen que un niño nace por acumulación de semen, así que las mujeres copulan con diferentes hombres para poder sumar todas sus características y tener el hijo o hija que quieren.

Puede que para los más recatados esto parezca choqueante pero, al parecer, antes el modo habitual de relacionarse sexualmente no era la cita romántica, sino lo que hoy llamaríamos, simple y llanamente, una orgía. 

Mujeres en su etapa fértil se sienten atraídas y excitadas por la música compleja

Por: pijamasurf - 05/01/2014

Un estudio realizado en Inglaterra encontró que las mujeres en su etapa más fértil son proclives a elegir compositores de melodías complejas como compañeros sexuales, esto por la posibildad de heredar dichas capacidades cognitivas a sus hijos.
[caption id="attachment_75882" align="aligncenter" width="553"]Mahler auf der Couch Fotograma de Mahler auf der Couch (Felix O. Adlon y Percy Adlon, 2010)[/caption]

Por mucho tiempo se ha especulado sobre los orígenes y las funciones evolutivas de la música. Si, por un lado, culturalmente su valor y su importancia son indiscutibles, por otro lado todavía es enigmático su propósito biológico. Al menos hasta ahora, luego de que un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Sussex mostrara que la música compleja atrae y aun excita a mujeres fértiles.

El estudio, dirigido por Benjamin Charlton, consistió en preguntar a 1,500 mujeres de un promedio de edad de 28 años, que no estuvieran amamantando ni embarazadas o utilizando métodos anticonceptivos hormonales, si preferían una composición compleja o una simple y, en una segunda pregunta, si elegirían al compositor para una relación corta o una más extensa y comprometida.

De acuerdo con los resultados, el compositor de melodías complejas resulto elegido compañero sexual por un corto tiempo sólo cuando las mujeres se encontraban en su momento de mayor fertilidad, cuando la probabilidad de concebir era alta (curiosamente, esta elección no se repetía con artistas visuales de ningún tipo).

Según los investigadores, esta podría ser la primera evidencia del propósito evolutivo de la música, pues muestra que es también un factor para considerar deseable a un compañero o compañera sexual, una hipótesis ya aventurada por Darwin, quien la incluyó entre los rituales de cortejo. 

Charlton sugiere que al inclinarse por compositores de música compleja, las mujeres podrían estar eligiendo al compañero sexual de habilidades cognitivas avanzadas que muy probablemente se heredarían a la progenie.