*

X

¿A dónde van las cosas a morir? Cementerios de aviones, barcos y más (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 05/31/2014

¿A dónde van las cosas que son tan grandes que no caben en la basura? ¿Cómo deshacerse de un barco o un avión? Aquí la respuesta

La obsolescencia es para los objetos como la muerte para las personas: el momento en el que deben salir del escenario y ser reemplazados por otros nuevos. El siglo XX vio una escalada masiva de nuestra capacidad para producir objetos, limitada, sin embargo, por nuestra capacidad para deshacernos de los que ya no nos son útiles. Bess Lovejoy se dedicó a observar algunos de los lugares en donde, como en los cementerios, los aviones, tanques y barcos que ya no sirven o han quedado obsoletos pasan minuciosamente a la eternidad.

El Grupo 309 de Regeneración y Mantenimiento Aeroespacial

Tucson, Arizona

cemen

(Imagen via Google Earth)

2,600 acres de la Base de la Fuerza Aérea Davis-Montham en el desierto de Tucson están reservados para servir como última morada de más de 4 mil aeronaves y 7 mil motores, algunos tan viejos como la Segunda Guerra Mundial. El sitio es llamado "The Boneyard", algo así como "el Deshuesadero". El lugar ha sido sede, también, de filmaciones de películas, incluyendo Man of Steel, de 2013, la última iteración de Superman en la pantalla grande.

Cementerio de barcos de la Bahía de Nouadhibou

Nouadhibou, Mauritania

article-image
 (Foto de jbdodane)

300 cruceros, barcos de carga y lanchas de pesca se oxidan pacientemente en las costas de Nouadhibou, en Mauritania, uno de los países más grandes y pobres de África. Esta situación social ha hecho que las autoridades se hagan la vista gorda para que el floreciente negocio de desvalijar navíos vuelva este sitio un lugar perfecto para que las industrias navales vengan a abandonar sus desechos. Existen barcos abandonados de ambas guerras mundiales y, poco a poco, los naufragios han ido creando un arrecife de coral artificial donde, paradójicamente, la vida marina florece. Lee aquí más sobre cementerios de barcos.

Cementerio de tanques soviéticos

Kabul, Afganistán

 article-image
(Foto de Andy Kelly-Price)

La Unión Soviética invadió Afganistán entre las décadas de los '70 y '80, y aunque la operación militar fue un fracaso histórico (el cual, según algunos, precipitó la caída de la URSS), Kabul sigue siendo una zona activa de guerra. Paisajes como este son comúnes en lugares de Croacia, la India, Pakistán o Kuwait, donde los tanques averiados, saboteados o a medio destruir quedan como ruinas de todas las batallas pasadas.

Estudios Cinecittà

Roma, Italia

 article-image
(Foto de Luca Di Ciaccio)

Los estudios Cinecittà fueron fundados por Benito Mussolini, el dictador italiano, en 1937, con el fin de promover el cine ideologizante de su programa fascista. Luego, durante los '50 y '60, se convirtieron en un lugar clásico de la historia del cine italiano, pero desde entonces (y también, a causa de las nuevas técnicas de filmación), los grandes decorados, las ciudades del oeste, los terraplenes romanos y los edificios de apartamentos han caído en el abandono. Películas como La Dolce Vita y el Satyricon de Fellini fueron filmadas aquí, además de que es terreno sagrado para Hollywood, pues aquí se filmó Ben Hur. Roberto Bolaño, el escritor chileno, dedica algunos poemas a los estudios Cinecittà en su libro Tres.

Te podría interesar:

Un colorido árbol crece más de 40 frutas diferentes a la vez

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 05/31/2014

El escultor-agricultor Sam Van Aken creó un árbol de 40 frutas que es también una reliquia de información genética, vía un proceso de injerto

arbolcolores

 

Este espléndido árbol experimental cuidado por un artista crece más de 40 variedades de frutas, como duraznos, ciruelas, nectarinas, cerezas y almendras, entre otras.  El árbol era parte de una huerto de unos 150 años que iba desaparecer en el estado de Nueva York, pero fue salvado por el escultor Sam Van Aken, que aprovechó la información genética de este huerto en el que había frutas raras y viejas en peligro de extinción.

Van Aken fusionó la escultura con la agricultura a través de un proceso de injerto para crecer diferentes variedades de frutas en el mismo árbol. Este proceso de propagación artificial involucra injertar porciones del tejido de otra planta a una ya asentada para que crezcan como un solo organismo. El secreto está en el cuidado con el que se hace este proceso de ramificación, que debe sanar en el invierno para que la nueva planta pueda incorporarse y crecer. Van Aken parece haber logrado un increíble balance con los tiempos en este árbol que, por el momento, se encuentra sano.

El árbol rota de floración; en primavera muestra un refulgente colorido con flores rosas, moradas, blancas y rojas que se convierten en frutas en el verano.

¿Se trata de algo sublime como el Árbol de la Vida, o más estilo Frankenstein?