*

X

Un aleccionador video selfie tras consumir LSD en el desierto (todos somos maestros)

Psiconáutica

Por: Pedro Luizao - 04/27/2014

"LSD Trip in Thar Desert" se convirtió, inesperadamente, en una cátedra de espiritualidad multimedia.

Screen Shot 2014-04-26 at 9.02.48 PM

Antes que nada necesitas ser tú mismo. ¿Sabías que buena parte de tu vida se debate entre el miedo y la estética? "Eres tan fuerte como la montaña y el desierto". Todo está unido. La realidad puede deconstruirse semánticamente (por ejemplo con un monólogo en LSD frente a una cámara). El amor es eso que, de manera ineludible y sin aduanas, de pronto irradiamos. Para encontrarte primero tendrás que perderte. En cierta frecuencia del existir, nada puede lastimarte. La ciudades son funcionales, quizá necesarias, pero la majestuosidad generalmente prefiere los entornos naturales. Todo es hermoso, todo está vivo y, tal vez, consciente. Hay que reír. La música es una hermosa compañera...

Estas son algunas de las lecciones que puedes extraer, al vuelo, mientras presencias este memorable video selfie de un joven (su user en YouTube es Eddy Gordo) que va solo al desierto, equipado con unos y, presumo, su teléfono, y consume LSD. El ejercicio de auto-terapia multimedia termina por convertirse en una especie de espontáneo manual de recordatorios fundamentales –lecciones y proyecciones de maestros tan diversos como el frío, los escorpiones, las estrellas, y la voluntad, catalizados por medio de un poco de ácido lisérgico.

Además del video documento, nuestro amigo lo acompañó de unas líneas con las que complementa la descripción de su experiencia. Aquí algunos fragmentos:

Lecciones aprendidas

No logré eliminar el Ego pero si suavizarlo.

Cuando lastimas a un ser vivo, lastimas tu propia alma (y cuando lo amas, amas a tu propia alma).

Pido perdón a todos los seres humanos que he lastimado en el pasado [...] perdono a todo aquel que me haya lastimado, y me perdono a mi mismo por lastimarlos...

Cuando miras con profundidad los ojos de un ser vivo entonces te darás cuenta que solo está pidiendo amor, cariño, así que hay que esparcirlo lo más que podamos, y a pesar de que no es posible hacer a todos felices podemos tratar de minimizar el dolor y aumentar la felicidad. 

Existen buenas probabilidades que la vida de este simpático psiconauta quede positivamente marcada a partir de este suceso –a fin de cuentas recordemos que una de las principales cualidades del LSD, que a la vez conlleva un doble filo, es que facilita la recepción de una impronta, especie de tatuaje en la psique de una persona, que determina una serie de sentimientos y conductas futuras. 

El ejercicio resume una buena porción de ideas y postulados hechos por diversas figuras a lo largo de las últimas décadas, entre ellas algunos de los "mavericks de la mente" que sembraron buena parte de los frutos que hoy cosechamos en la intersección de los medios, la psiconaútica, y el "existencialismo evolutivo" de nuestros días:

Un joven decide, por razones que desconocemos, emprender una aventura inicática, llenado solo al desierto, a consumir una dosis de LSD y, tal vez, reprogramar su mente. Una vez en el desierto, y cuando comienza a sentir los efectos del elixir hoffmaniano, decide auto-grabarse con su teléfono y expresar lo que está experimentando. Posteriormente, de vuelta en casa, opta por subir su documento a YouTube para compartir el didáctico ritual. Por diversas razones el video se "viraliza" y llega a miles de personas (hasta este momento lleva más de 115 mil vistas) en decenas de países alrededor del mundo. Algunas de estas personas, a su vez, lo comparten a sus respectivas redes de "amigos", y otros incluso lo utilizan como un detonante para compartir otras reflexiones... auto-referencialidad, comunidad virtual, patrones meméticos, improntas multimedia, y de-re-construcción de realidades son algunas de las semillas implícitas en esta fascinante cadena –más de uno de estos mavericks, dondequiera que se encuentren, estarán gozando esta cordial síntesis.

Finalmente, para cerrar esta terapia ouruobórica compartida, quizá una de las grandes lecciones de este video, y en si de toda la situación alrededor de él, es que, con cuando tenemos la fortuna de recibir recordatorios indicados (lo cual puede obviamente puede ocurrir con o sin LSD), todos somos, en potencia, grandes maestros.

 

Te podría interesar:
Carlos Castaneda, María Sabina, John Lilly, "Sasha" Shulgin, Burroughs, Kerouac, Cassidy, Ginsberg y otros personajes célebres en la historia moderna de las drogas y los estados alterados aparecen en una serie de ilustraciones psicodélicas

castaneda_by_rosenfeldtown-resize

El artista argentino Nico Rosenfeld ha creado una serie de ilustraciones en las que rinde homenaje a la aristocracia de la psicodelia. Grandes psiconautas, chamanes, tecnochamanes, químicos y artistas captados en su medio, generalmente con su droga o planta preferida en una exhalación de su mundo imaginario y sus arquetipos. La obra de Rosenfeld retrata a esta tribu alternativa de exploradores de los espacios interiores con una clara influencia del arte psicodélico, con colores brillantes y telas fractales, como genios locales en su propio lugar de poder. Quizás más que elogiar su técnica, lo notable es su selección: un trabajo de edición en un portafolio que reúne a algunas de las personas contraculturalmente más brillantes, a la vez que los homenajea polémicamente celebrando a personas que han sintetizado químicos ilegales o que han ofrecido una visión contestataria  y cuestionado la realidad establecida. 

 

Arriba: Carlos Castaneda, con una superluna agigantada por los enteógenos, es sometido a las vejaciones transformadoras del brujo yaquí Don Juan Matus. Vemos a los hongitos y a Mescalito derramarse del traje del brujo, con cuervos --la nave del nagual-- picoteando los botones. Una noche en el desierto para enfrentar el pavor divino. Castaneda es una de las figuras más enigmáticas de la antropología y el new age, con su saga de libros sobre brujería que oscilan entre la literatura fantástica y un profundo corpus de sabiduría milenaria.

 

john-c-lilly

John Lilly en su famoso tanque de aislamiento resolviendo los problemas cósmicos, desprogramando su biocomputadora entrando a samadhi-4. El psiconauta por excelencia, Lilly arriesgó la cordura como nadie convirtiéndose en un conejillo de indias interdimensional al realizar los experimentos más radicales tomando LSD y ketamina en tanques de privación sensorial. Al final Lilly consiguió mapear los estados alterados y contactar inteligencias incorpóreas que son parte de la programación del universo.

syd_barrett_in_the_acid_sea

Syd Barrett en el mar de ácido. El ex vocalista de Pink Floyd que padeció una serie de problemas mentales exacerbados por su uso de LSD y otras drogas, aparece aquí en un dorado mar lisérgico. 

maria_sabina_colores

La famosa curandera mazateca Maria Sabina,  "la mujer-árbol-estrella" que inició a numerosas celebridades en el camino de los hongos mágicos en ceremonias sincréticas que preservaban la tradición indígena con toques católicos. María Sabina parece ser la guardiana de un portal, el cual aparece en una cuenta de un rosario, que es a la vez el sombrero de un hongo y una de las perlas del collar fractal de Indra.

shulgin_by_rosenfeldtown-d7req87 

"Sasha" Shulgin, el recientemente fallecido químico maverick creador de cientos de drogas de diseño, incluyendo el 2C-B y responsable de la reintroducción del MDMA, en el mar de la conciencia alcaloide, pescando nuevas moléculas psicoactivas a la vez que se interna en su propio cerebro, en el Sol.

 

nicholas_sand_by_rosenfeldtown-d680co6

Nicholas Sand en el laborartorio, con una estética que recuerda a Breaking Bad. Sand es uno de los químicos underground más famosos de la historia, responsable de haber producido más de 3 millones de dosis de ácido Orange Sunshine y también de haber sintetizado el DMT y no sólo extraerlo de fuentes naturales.

 

beat-generation

 

 

El ómnibus de la generación beat recorriendo la noche en su farra interminable, exprimiendo siempre literatura de lo más sublime y sórdido de la experiencia humana, tecleando frenéticamente. Su notable experimentación con las más diversas drogas jugando un papel importante en el ensamble, con  el famoso inicio de Aullido, de Ginsberg, en el centro de la máquina.

Más retratos psiconáuticos en el sitio de Rosenfeld.

Twitter del autor: @alepholo