*

X

Sueños Recurrentes: sobre la serie "Black Mirror"

Por: Psicanzuelo - 04/23/2014

¿Qué pasaría si la tecnología cubriera la necesidad empática en nuestras relaciones? ¿De qué manera una inteligencia artificial se podría apoderar de la voluntad humana colectiva? ¿Futuro muy cercano o actual presente?

7ec4001_blackmirror

Black Mirror es una serie británica creada por Charlie Brooker, para channel 4 y conformada por capítulos unitarios, esto es, que no son consecutivos: uno pude ver la cantidad de capítulos que quiera, en el orden que guste sin que esto afecte la comprensión de los mismos. Recuerda en cierto sentido a la enigmática serie de La Dimensión Desconocida, creada por Ron Serling, pero sobre todo en su versión de los años ochenta. Nada más que a diferencia de ella, la ironía de Black Mirror tiene un propósito de crítica punzante contra la tecnología.

Así, en esta compilación dramática de ciencia ficción, por lo general los personajes estarán atrapados en infiernos de paredes metálicas de chip o silicona, programados o programando tramas macabras.

Comencemos hablando de algunas líneas argumentales, y así intentemos generar el interés del lector. En una sociedad futurista donde uno está atrapado en un cuarto de televisores con entretenimiento constante (eso sí, en pantallas planas gigantes) casi sin descanso, a reserva de perder algunas de las fichas ganadas con duro empeño durante el día. Porque no existe más camino que generar puntos en el trabajo diario, el cual consta de pedalear en un juego de video infinito. Partículas digitales coloridas en un mundo gris.  A lo único que se puede aspirar en forma de excelencia, consiste en ser aceptado en un juego de búsqueda de talento, mucho más grotesco que American Idol, si esto fuera posible.

black_mirror_waldo_2492447b

En otro lugar del mismo universo, los consumidores, pobladores de este nuevo orden pueden grabar lo que miran. Así, existe la posibilidad de darle play back, en caso de ser necesario un cúmulo de videograbaciones, biblioteca de imágenes excitantes para poder llegar al clímax, cuando se sostienen relaciones sexuales con sus parejas. Al igual, se puede aclarar algún argumento, como cuando los árbitros de un partido tienen que recurrir a la repetición instantánea.

En este mundo también existe una solución ante la pérdida de un ser querido, si es que este pasa a mejor vida antes que uno. Un robot idéntico a él; que mucho recuerda ese reciente éxito del cine comercial, Her (Spike Jonze, 2013); pero con sus debidas connotaciones necrófilas.

Identidades animadas son creadas, avatares cómicos, animados y mediatizados, como la única solución social aparente para competir con un candidato político.   

Black Mirror no presenta solución ante ninguna problemática, sino que cuestiona nuestro sistema desde el poder que la tecnología rápidamente desarrolla. No estamos lejos de presentar condenas de prisión, castigos sociales virtuales que pudieran ser controlados por medio de redes sociales. Como el autor Charlie Brooker comenta sobre este episodio:

Me pregunté qué pasaría si en lugar de una cinta de zombies, tienes una historia en la cual 90% de la población simplemente se convierte en voyeurs sin emociones. Se dedican a graban con su celular lo que sea que sucede frente a ellos, especialmente si fuera horrible. ¿Qué le pasaría al 10% restante? Algunos enloquecerían y empezarían a hacer terribles cosas para divertir a la AUDIENCIA.

Black Mirror 2

La serie es una experiencia en gran parte lúdica, sobre todo en los primeros actos de cada capítulo. Pero también está llena de espacios de horror que surgen de la grotesca concientización del espectador, una anagnórisis inmediata. Uno reconoce fácilmente el camino que estamos tomando, y sus prontas consecuencias. En algunos casos, como les decía, son cosas que están sucediendo y simplemente se dramatizan como si de una fábula digital se tratara, con lo que varios sucesos actuales quedan mucho más claros para una audiencia común.

¿Donde podría haber una solución? Donde no la hay, en la tendencia que tiene la serie para caricaturizar el complejo carácter humano. Las situaciones son completamente reales, o por lo menos posibles en todos sus casos. Pero el hombre fuera de la racionalización de máquina biológica, arma filosófica, tiene un carácter social que lo diferencia de cualquier sistema operativo. La palabra tecnología etimológicamente proviene del griego tekhné que significa "técnica" en un sentido de oficio, hacerlo con la técnica adecuada. El sufijo -logía es el estudio de cualquier cosa. Una manera científica de resolver a través de la técnica problemas de necesidades humanas. El problema es que esas necesidades han pasado a ser invenciones para capitalizar a empresas, no hay un bien común, sólo ganancia. Esas necesidades no son las necesidades humanas, sino los caprichos de la parte de la humanidad que se encuentra en un estado de exceso económico, no sabe qué hacer con esa utilidad. Pero bajo las reglas de mercado libre, ese dinero no puede estar ahí detenido, se debe convertir pronto en mayor ganancia, aparentando un progreso. La velocidad ya no es humana, la mente del hombre no pude alcanzar la velocidad de su creación, la máquina. Entonces, por desequilibrio, desigualdad y crueldad, tiene que venir un balance nuevo. Somos carne, polvo, pero también partículas mismas que pueden ser lámina, aluminio.

Pareciera que el hombre tiene el destino de desaparecer, si no es capaz de utilizar esa tecnología por un bien común y si la compasión no puede ocupar algún lugar cercano al hedonismo. Si pudiésemos encontrar el placer en el dar, que en mucho tiene que ver con la creación artística, sería la misma pulsión del libido que por el momento no tiene una máquina.  

Puedes ver la serie completa aquí    

Twitter del autor @psicanzuelo

Te podría interesar:

Telepatía onírica: ¿Podemos descubrir detalles de la vida de un desconocido mientras soñamos?

Por: pijamasurf - 04/23/2014

Un estudio reciente revela extrañas peculiaridades en el soñar que podrían indicar una cierta comunicación telepática mientras nos encontramos dormidos.
[caption id="attachment_75796" align="aligncenter" width="630"]Sin Título, por Tetsuya Ishida Sin Título, por Tetsuya Ishida[/caption]

Carlyle Smith, un destacado científico cognitivo de la Universidad de Trent, ha estado dirigiendo una serie de intrigantes experimentos que arrojan nuevas preguntas sobre la naturaleza de los sueños. Su rigor científico parece innegable, cada prueba se ha llevado a cabo cuidadosamente, pero no existe aún una teoría que logre explicar sus resultados.

En uno de sus experimentos, se pidió a 66 estudiantes que soñaran acerca de los problemas de la vida de una persona a la que no conocían. Para esto, simplemente se mostró a los participantes una fotografía, sin especificar el nombre o algún detalle de la vida de esa persona. Paralelamente, se pidió a un grupo de control de 56 estudiantes que siguieran el mismo procedimiento, pero respecto a un rostro ficticio generado por computadora.

La foto pertenecía a una mujer de mediana edad con esclerosis múltiple que estaba encargada del cuidado de su madre, la cual sufría cáncer de pulmón. Además, la mujer había perdido recientemente a su marido en un accidente industrial, y ella misma había estado involucrada en un serio accidente automovilístico algunos años antes.

La idea era descubrir si los sujetos soñarían con la mujer después de ver la foto y si en los sueños se revelarían algunos rasgos de sus problemas, como en una suerte de comunicación telepática, a pesar de no haberla conocido nunca. Los resultados fueron asombrosos. Se registró un aumento significativo de referencias a accidentes automovilísticos, dolores en los brazos y muertes de la pareja en los sueños de los sujetos. El contraste con respecto a sus sueños anteriores al ver la fotografía (se les pidió soñar con los problemas de una mujer, pero no tenían un referente visual), y en relación con los resultados del grupo de control, no dejan lugar a dudas. Antes ni siquiera soñaron significativamente con enfermedades cercanas al cáncer o con algún accidente. Incluso hubo casos en que los sujetos soñaron explícitamente que la mujer tenía dolores iguales a los de la esclerosis.

Smith no sabe cómo explicar este fenómeno, pero sabe que es algo más que una coincidencia estadística. Sugiere que puede existir algún tipo de telepatía lograda a través de los sueños. No es el primer estudio que habla al respecto, distintas pruebas, sobre todo con gemelos, señalan que pueden existir patrones similares de actividad mental entre individuos aislados físicamente pero entre los que se establece algún tipo de vínculo.

Por ahora sólo podemos imaginar las implicaciones de estudios como éste, pero quizá pronto exista una forma de explicar estos fenómenos que nos ayude a tener una mejor comprensión del elusivo reino de Hipnos.