*

X

She Makes Noise, mujeres que hacen música y experimentación sonora

Por: Jaen Madrid - 04/15/2014

La mente femenina es un enigma sustancial en la crónica de los sonidos.

Las percepciones sensoriales de género no sólo son diferentes sino únicas. La mente femenina, propiamente, posee una organización cerebral más correlacionada entre los dos hemisferios, por lo que nos es de mayor facilidad detectar las entonaciones no verbales y al mismo tiempo las emocionales, a diferencia del género masculino. Una mujer es un radar receptor de actitudes y carácter. Es capaz de percibir cuando alguien se siente afligido o preocupado, mientras que un hombre necesita la presencia física de los sentimientos, como lo es el llanto, para darse cuenta que algo está yendo mal. Incluso las células cónicas que son las encargadas de detectar los colores en la retina de los ojos están más agudizadas en la vista femenina por su cantidad de cromosomas X. En el aspecto auditivo, el cerebro de una mujer tiene la capacidad de distinguir y categorizar los diferentes sonidos y tonalidades que escuche en un espacio. Esta sutil apreciación de los pequeños detalles, es justamente la que ha desarrollado la figura artística femenina en el mundo de las ideas.

 

Dedicar unas cuantas líneas a este tema siempre puede parecer sexista. No pretendo caer en feminismos obsoletos que acusen de inferioridad al género opuesto, porque es precisamente esa supremacía irracional la que ha desnivelado la apreciación de la creación musical femenina, entre otras artes. La historia nos deja en claro que la comparación y competencia de sexos no existe en la orbe de la creatividad y los sueños. Por ello tomemos en cuenta los experimentos sonoros que surgen de la imaginación del género con más delicadeza (siempre es importante leer y escuchar de forma homogénea):

 

Recién publicamos un texto sobre 7 mujeres visionarias sin las que la música electrónica no sería lo mismo, en el cual recordamos la conquista de las mujeres que protagonizaron algunas transformaciones cruciales de la música electrónica en épocas pasadas. Esta investigación de la primera generación femenil que tuvieron en sus manos la invención del sintetizador e instrumentos de tecnología avanzada como el Theremin (que hasta entonces se consideraban prototipos de ciencia ficción), demuestra por qué es importante considerar el pasado como un objeto valioso de inspiración, en especial en tiempos actuales, donde sin importar el grado avanzado de tecnología que poseemos, aún no hemos sido capaces de equilibrar la presencia de los dos géneros en la música.

IMAGEN 2

Existen muchos blogs dedicados a reunir y propagar los proyectos de arte sonoro creados por mujeres. She Makes Noise es uno de ellos. En él podemos encontrar propuestas actuales que involucran, además de sonidos ambientales y mecánicos, performances psicodélicos y fantásticos que desfiguran el genio de la vieja música concreta. Viajar entre los parajes de un blog musical siempre deslumbrará nuestras expectativas de las tendencias modernas. En alguna parte de este planeta, muy seguro se encuentra una mujer haciendo música en la tranquilidad de una noche que desea ser la inspiración de una canción, y a través de un texto como éste, llegará a los oídos idóneos, diseñados para escucharla y enamorarse de ella. Las pequeñas recomendaciones musicales de sitios como She Makes Noise, Her Noise o Electronic Girls, son las que merecen la pena explorar pues se hacen con la franqueza de difundir un mensaje de exaltación para aquellas talentosas que no temen resonar  en el eco del mundo.

 

Es claro que las intuiciones musicales difieren entre hombres y mujeres. La mente femenina, para este caso, es un enigma sustancial en la crónica de los sonidos. Con este texto pretendo alentar a las mujeres a meditar sobre sus capacidades artísticas, que por naturaleza pueden manejar con facilidad, y las invito a descubrirlas mediante la experimentación sonora, que una vez perfeccionada, podría develar nuevos géneros musicales que, tal vez,  sólo necesitan de la percepción femenina para poder esclarecerse en el río de las armonías. 

Enlaces recomendados: 

She Makes Noise 

Her Noise 

Electronic Girls 

Women And Their Machines

 

Twitter de la autora: @surrealindeath

Te podría interesar:

El telegrama que Alemania envió a México para que invadiera EE.UU.

Por: PijamaSurf Mexico - 04/15/2014

En 1917, el Imperio Alemán intentó aliarse con México para que recuperara su territorio perdido a cambio de invadir Estados Unidos, pero la inteligencia británica frustró el plan.

guerraMéxico siempre ha ocupado una posición geopolítica estratégica por su vecinidad con Estados Unidos. Casi 4,500 kilómetros separan a la nación más poderosa del mundo con este país. Aún así, la política exterior mexicana se ha caracterizado por sus posicionamientos antibélicos. La cercanía entre EE.UU. y México ha sido atractiva para los enemigos de Estados Unidos; esto se confirma con el intento alemán, en la Primera Guerra Mundial, de aliarse con la nación mexicana.

En 1917 Alemania envió el telegrama Zimmermann, dirigido al embajador alemán en México, para convencer al gobierno de formar una alianza. En caso de que Estados Unidos interviniera en la guerra, México invadiría Estados Unidos con el apoyo militar y estratégico de Alemania, la moneda de cambio sería que los mexicanos recuperarían su territorio antes perdido (California, Nuevo México, Texas y Arizona), más de la mitad de su geografía.

El telegrama decía lo siguiente:

Nos proponemos comenzar el primero de febrero la guerra submarina, sin restricción. No obstante, nos esforzaremos para mantener la neutralidad de los Estados Unidos de América.

En caso de no tener éxito, proponemos a México una alianza sobre las siguientes bases: hacer juntos la guerra, declarar juntos la paz; aportaremos abundante ayuda financiera; y el entendimiento por nuestra parte de que México ha de reconquistar el territorio perdido en Nuevo México, Texas y Arizona. Los detalles del acuerdo quedan a su discreción [de Von Eckardt].

Queda usted encargado de informar al presidente [de México] de todo lo antedicho, de la forma más secreta posible, tan pronto como el estallido de la guerra con los Estados Unidos de América sea un hecho seguro. Debe además sugerirle que tome la iniciativa de invitar a Japón a adherirse de forma inmediata a este plan, ofreciéndose al mismo tiempo como mediador entre Japón y nosotros.

Haga notar al Presidente que el uso despiadado de nuestros submarinos ya hace previsible que Inglaterra se vea obligada a pedir la paz en los próximos meses.

La nota fue interceptada por la inteligencia británica antes de que llegara a México, por lo que nunca se concretó una posible alianza con los teutones. Resulta curioso que a pesar de la posición estratégica de México, las presiones internacionales para aliarse con los enemigos de Estados Unidos no hayan sido más rotundas. El famoso telegrama Zimmermann ha quedado sólo como una anécdota sobre el papel que pudo haber tenido México en los grandes conflictos mundiales del siglo pasado.