*

X

Mujeres en su etapa fértil se sienten atraídas y excitadas por la música compleja

Por: pijamasurf - 04/27/2014

Un estudio realizado en Inglaterra encontró que las mujeres en su etapa más fértil son proclives a elegir compositores de melodías complejas como compañeros sexuales, esto por la posibildad de heredar dichas capacidades cognitivas a sus hijos.
Mahler auf der Couch Fotograma de Mahler auf der Couch (Felix O. Adlon y Percy Adlon, 2010)

Por mucho tiempo se ha especulado sobre los orígenes y las funciones evolutivas de la música. Si, por un lado, culturalmente su valor y su importancia son indiscutibles, por otro lado todavía es enigmático su propósito biológico. Al menos hasta ahora, luego de que un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Sussex mostrara que la música compleja atrae y aun excita a mujeres fértiles.

El estudio, dirigido por Benjamin Charlton, consistió en preguntar a 1,500 mujeres de un promedio de edad de 28 años, que no estuvieran amamantando ni embarazadas o utilizando métodos anticonceptivos hormonales, si preferían una composición compleja o una simple y, en una segunda pregunta, si elegirían al compositor para una relación corta o una más extensa y comprometida.

De acuerdo con los resultados, el compositor de melodías complejas resulto elegido compañero sexual por un corto tiempo sólo cuando las mujeres se encontraban en su momento de mayor fertilidad, cuando la probabilidad de concebir era alta (curiosamente, esta elección no se repetía con artistas visuales de ningún tipo).

Según los investigadores, esta podría ser la primera evidencia del propósito evolutivo de la música, pues muestra que es también un factor para considerar deseable a un compañero o compañera sexual, una hipótesis ya aventurada por Darwin, quien la incluyó entre los rituales de cortejo. 

Charlton sugiere que al inclinarse por compositores de música compleja, las mujeres podrían estar eligiendo al compañero sexual de habilidades cognitivas avanzadas que muy probablemente se heredarían a la progenie. 

Te podría interesar:

¿Te dolería más la infidelidad emocional o sexual de tu pareja? Hombres y mujeres responden radicalmente distinto

Por: pijamasurf - 04/27/2014

Investigadores de la Universidad de Kansas examinan la infidelidad y encuentran algunas diferencias ente la reacción que tienen un hombre o una mujer cuando su pareja rompe el compromiso tácito que se establece en las relaciones monógamas.

infiLa sociedad en que vivimos nos ha habituado a considerar la infidelidad un asunto serio, grave en casi todos los casos. Las relaciones de pareja, construidas esencialmente bajo el sistema de la monogamia, difícilmente sobreviven a que alguno de los dos miembros sea infiel al otro, es decir, falte al compromiso tácito que se establece entre ambos al involucrarse con otra persona.

Hasta aquí esa breve caracterización, porque comienzan los matices. De entrada, si nos preguntamos qué tipo de vínculo puede surgir entre dos personas para que sea considerado “importante” y no pueda pasarse por alto. La convención nos dice que existen al menos dos tipos de infidelidad: la sexual y la sentimental. O el intercambio es corporal o emocional, en ambos casos, con una persona distinta a quien, dicho weberianamente, ostenta el “monopolio legítimo” de esos dos aspectos de la existencia. La pareja es quien supuestamente nos debe satisfacer tanto sexual como emocionalmente, solo que a veces no es así, y el lugar común asegura que entonces sobreviene una infidelidad.

Si esto es así, resulta interesante una investigación reciente de la Universidad Estatal de Kansas, según la cual hombres y mujeres reaccionan de formas muy distintas a la infidelidad sexual y a la emocional, en especial cuando se trata de asumirla desde el dolor.

En este estudio 238 hombres y 239 mujeres respondieron a varios cuestionarios en los que desde distintas perspectivas se buscaba trazar cierto perfil de la infidelidad. Así, por ejemplo, una de las preguntas que los voluntarios tenían que responder era, hipotéticamente, qué les angustiaría más, si imaginar que su pareja disfrutaba un apasionado encuentro sexual con otra persona o si, en otra situación, su pareja establecía un lazo emocional profundo con otra persona.

El análisis de las respuestas mostró que para un hombre resulta más dolorosa la posibilidad de que su pareja le sea infiel sexualmente, mientras que para las mujeres el pesar viene por el lado emocional.

Esto, por supuesto, dista mucho de ser una regla que se cumple siempre, pero quizá dé pie a ciertas especulaciones sobre el comportamiento amoroso humano.