*

X

Lo que tu posición para dormir dice de tu relación de pareja

Salud

Por: pijamasurf - 04/22/2014

Ya sea que cucharees o duermas de espalda a espalda, todo es un indicador de qué tan funcional es tu relación con tu pareja.

large

De acuerdo a un nuevo estudio, cucharear con tu pareja realmente dice mucho de qué tan bien o mal está tu relación. Investigadores de la Universidad de Hertfordshire encuestaron a mil personas y encontraron que las parejas que mantenían contacto físico mientras dormían tendían a reportar estar felices en su relación.

Un 94% de las parejas que se tocan mientras duermen dijeron que estaban contentos, mientras sólo un 68% de las parejas que no se tocan mientras duermen dijeron estar contentos. Pero no sólo eso, la distancia física mientras duermes se traduce en distancia emocional.

Del 12% de las parejas que dormían con menos de 3 centímetros de separación de su pareja, 86% de ellas dijeron que estaban felices. Y en cambio las parejas que dormían con más de 70 cm de separación, sólo el 66% dijo que era feliz.

“Este es el primer estudio que examina las posiciones de dormir de las parejas, y sólo con preguntarle a la gente acerca de su posición favorita para dormir, los resultados permiten que las personas entiendan una personalidad o una relación”, apuntó el profesor u psicólogo Richard Wiseman.

La posición más popular, con un 42%, fue de espalda a espalda. El 30% dormía mirando a la misma dirección y el 4% mirándose el uno al otro. Interesantemente, entre más extrovertido eres, más tiendes a dormir cerca de tu pareja.

Si estás cansado de dormir de “cucharita”, te compartimos el Kama Sutra de posiciones de dormir para que pruebes otras cosas. Sólo con ver estas fotos quizá te inspires a tocar a tu pareja lo más que puedas mientras duerme. Lo importante es acercarte un poco más.

Te podría interesar:

Escuela suspende las clases de la mañana para que sus alumnos adolescentes puedan dormir mejor

Salud

Por: pijamasurf - 04/22/2014

A sabiendas de que los adolescentes tienen una disposición biológica para ir tarde a la cama y batallar para despertarse temprano, una escuela en Inglaterra decidió cambiar el inicio de sus clases de la mañana a la tarde y permitir así a sus alumnos dormir lo mejor posible.

dormir

Dormir bien es esencial, en casi todos los aspectos. Para nuestra salud es básico, pues el mal sueño está asociado al bienestar del corazón, del sistema inmune y, en especial, de las funciones cognitivas. En la fase del sueño profundo (conocida como REM, por las siglas en inglés para “Movimiento Ocular Rápido”, pues aun dormidos movemos nuestros ojos), las fantasías oníricas son el signo de que nuestro cerebro descansa, se repone, se prepara para iniciar una nueva sesión de las operaciones intensas y complejas que requiere la vida diurna. Por eso dormir bien es tan importante.

Entonces, ¿por qué nuestra sociedad parece apreciarlo tan poco? ¿Por qué nuestra sociedad inventó un dispositivo tan alienante como el reloj despertador? ¿Por qué forzar horarios? ¿Por qué no dar cabida a la diferencia en los patrones de sueño que cada uno de nosotros puede tener y, en cambio, imponer la homogeneización de un solo ritmo de ocupación?

En Surrey, al sureste de Inglaterra, una escuela de nivel medio ha demostrado una esperanzadora comprensión de este asunto al decidir la suspensión de las clases matutinas con el propósito de que sus alumnos adolescentes puedan dormir mejor.

Se trata de la Hampton Court House, en la ciudad de East Molesey, cuyos directivos están convencidos de que los jóvenes tienen “una disposición biológica para ir tarde a la cama y batallar para despertarse temprano”.

Para evitar dicha nociva contradicción, la escuela movió el inicio de la jornada a la 1:30 de la tarde en vez de las 9 de la mañana que se acostumbra en casi todo el mundo. Al liberarlos de diversas situaciones de tensión (las consecuencias de levantarse tarde, el tránsito matutino, la molestia de ir con demora, etc.), se busca incidir positivamente tanto en el rendimiento de los jóvenes como en su salud física y mental.

“Quiero despertar en mi cama, no en mi clase de matemáticas”, declaró al respecto, con elocuente precisión, Gabriel Purcell-Davis, de 15 años.

También en Pijama Surf:

Defiende tu derecho a dormir todo lo que necesitas, tu salud depende de ello

Las personas inteligentes se duermen más tarde