*

X
El gobierno federal, apoyado por la bancada de su partido y el verde ecologista, junto con el Partido Nueva Alianza y quizá el PAN y el PRD, están listos para bloquear nuestras libertades sin ningún miramiento.

Captura de pantalla 2014-04-21 a la(s) 14.02.39Te has puesto a pensar ¿qué pasaría si estás en un municipio en Morelos o Veracruz (por poner un ejemplo) y de pronto escuchas una balacera? ¿Sabes lo que ocurriría si te lanzas pecho tierra con tu teléfono en mano y cuando intentas ver en redes sociales si hay algún aviso y no hay señal? ¿O qué tal si te avientas el tiro de avisar que los balazos entre las calles –tales o cuales– no paran con su estruendo, te encuentras con que tu Internet está completamente bloqueado?

¿Has pensado en que alguna tarde, así nomás porque a tu gobernador le apetece, tocan a tu puerta un par de policías y extraen toda la información de tu equipo de cómputo sin orden judicial? ¿O lo que es más sencillo, extraen tu información con el apoyo de hackers “oficiales” que pagas tú con tus impuestos?

¿Te imaginas hoy en día que algún periodista intente enviar notas con fotografías y videos del momento clave en el que algún político está cometiendo un acto ilícito, pero se vea imposibilitado porque las autoridades han obligado al concesionario de Internet a bloquearlo en esa zona?

Pues eso está a punto de suceder y no significa que los mexicanos nos mudemos a China. Es sólo que el gobierno federal, apoyado por la bancada de su partido y el verde ecologista, junto con el Partido Nueva Alianza y quizá el PAN y el PRD, están listos para bloquear nuestras libertades sin ningún miramiento.

En China desarrollaron una red de Internet dentro de su plan llamado "Gran Muralla Electrónica" en la que tienen control absoluto de su contenido, además tiene la colaboración del Consejo Supremo del Ciberespacio, Guardianes de la Revolución y un grupo de trabajo que evalúa y da categorías a los contenidos de grupos criminales. 

Podríamos parecernos también un poco a Rusia, en donde el  gobierno ejerce control sobre los contenidos que circulan en la red; han bloqueado sitios por atacar al propio gobierno. Hoy en día, sin que la ley se haya aprobado, nuestro flamante gobierno pidió ya a la embajada estadounidense que le exigiera a la concesionaria que hospedaba la página de 1dmx que la diera de baja. Así se las gasta.

En Siria, Turquía, Turkmenistán y Vietnamlas autoridades locales tienen el control de la mayoría de las infraestructuras que permiten la vigilancia de las redes de Internet. A eso aspira nuestro “nuevo” gobierno. Y ahora que tenemos a Venezuela tan presente, tras la violencia que el gobierno ha ejercido con la oposición, parece que Nicolás Maduro le parece un ejemplo atractivo a nuestro presidente, pues su propuesta de ley lo imita al obligar a los proveedores que filtren la información, con el fin de que no se publiquen ciertos contenidos, además han bloqueado diversos sitios.

No contentos con concentrar aún más el mercado de telecomunicaciones, cierran el resto de las ventanas con las que ventilamos aquella información que se queda bloqueada o se maquilla previamente en los espacios hoy concesionados. 

Si la reforma constitucional nos pareció un evento para celebrar y los dictámenes del Instituto Federal de Telecomunicaciones habían dado señales de que la competencia en condiciones igualitarias y la libertad de expresión estarían por encima de los intereses privados, nos ha quedado claro que Peña Nieto y quienes apoyan esta propuesta le apuestan justamente a lo contrario.

Votar la ley así es levantar una muralla anacrónica y aislante que amenaza las libertades de los ciudadanos. Sus sueños no son libertarios, sus deseos cierran las puertas de los que piensan distinto, sus iniciativas sujetan por la fuerza lo que no saben sostener con la convicción.

 

Twitter de la autora: @maiteazuela

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

Te podría interesar:
El negocio de vender tus datos ha dado pie a uno nuevo: venderte la privacidad que no tienes con servicios gratuitos como Facebook y Google

Privacy illustration

La idea de qué es lo privado ha cambiado radicalmente desde que existe internet. Lo que una vez fue sagrado ahora es un producto con enorme potencial de comercialización. Y lo peor es que la privacidad no nos fue robada, sino que la regalamos sin medir las consecuencias.

Hasta el propio Mark Zuckerberg ha cambiado de sintonía. Hace poco, en una conferencia con sus inversores, resaltó que la privacidad sería la nueva clave para el crecimiento de la compañía. Esto hace mucho sentido si tenemos en cuenta que la adquisición de WhatsApp por parte de Facebook fue para competir directamente con Snapchat, una app para realizar conversaciones privadas.

La industria de la privacidad pagada ya está aquí, y se encuentra en franco crecimiento. Apps como Confide y Wickr ya obtienen buenas ganancias por proveer sistemas de mensajes privados.

Nuestra privacidad es cada vez más vulnerada, o al menos la percepción de este abuso está creciendo. En el libro The Edward Snowden Affair: Exposing the Politics and Media Behind the NSA Scandal, el autor Michael Gurnow habla del éxodo que se empezó a dar a raíz de las revelaciones de Snowden. Mucha gente abandonó Google Chrome e Internet Explorer por navegadores donde se puede navegar de manera más anónima. Incluso, muchas personas abandonaron Facebook, Twitter, LinkedIn, Instagram y Pinterest. Los más preocupados han encriptado sus computadoras.

La Corte Suprema de los Estados Unidos está pensando qué hacer con el concepto del “derecho a ser olvidado”. Tanto la Unión Europea como la Corte argentina han decidido que los usuarios deben tener este derecho, pero ¿es realmente posible borrar de la red todo rastro de una persona?

No hay forma de tener claro que incluso a la compañía a la que le estás pagando realmente evite vender tus datos. Seamos paranoicos; es hora de darse cuenta de las consecuencias de regalar nuestra información tan fácilmente.