*

X

Impresionantes tomas aéreas de cientos de cocodrilos atacando a manada de hipopótamos (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/20/2014

La naturaleza es implacable y como prueba de ello está esta serie en la que una manada de hipopótamos se convierte en el festín de cientos de cocodrilos que asaltaron su paso en un río de Zambia.

A veces, cuando romantizamos la naturaleza, olvidamos que la violencia es una de sus dinámicas fundamentales. El ataque, la cacería, la emboscada y aprovecharse de la debilidad de algunos son estrategias fundamentales de supervivencia, situaciones comunes en el reino animal, cosas que pasan.

Esta serie fotográfica consigna uno de esos ejemplos en que la naturaleza demuestra su rostro sangriento, voraz. En las aguas del río Luangwa, al sur del Parque Nacional de Luangwa, en Zambia, una manada de hipopótamos se volvió la presa de cientos de cocodrilos que aguardaban su paso. ¿Presa? Mejor dicho, el festín, pues aquello fue una matanza totalmente favorable para los predadores.

Las imágenes fueron tomadas por Marc Mol, quien se encontraba a bordo de un helicóptero piloteado por John Coppinger y parece ser que datan del 2011, pero su autor las hizo públicas recientemente al ponerlas en línea.

También en Pijama Surf: Depredación VS Supervivencia: animales en el momento justo en que capturan a su presa (FOTOS)

Te podría interesar:

¿Cómo podemos comunicarnos con extraterrestres si no podemos conversar con las ballenas?

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/20/2014

El único artista en residencia en el Instituto SETI, Charles Lindsay, llama a explorar la comunicación entre hombres y ballenas (dueñas de un lenguaje) con una instalación sonora.

 

charles-Lindsay-for-web

Charles Lindsay es el primer artista en residencia en el Intstito SETI (el organismo encargado de buscar vida extraterrestre inteligente en el cosmos). Con una formación multidisciplinaria Lindsay explora las fronteras líquidas entre el arte y la ciencia y en su nuevo proyecto Code Humpback (Código Ballena Jorobada) busca reflejar el asombro fundamental ante la comunicación interespecies. De alguna manera esa otredad inteligente que buscamos afuera, en el cielo, está adentro, en el mar.

Imagina un lenguaje vivo no-primate, de escala globa, submarino-- uno que no podemos hablar. Esto es fantásticamente llamativo para mi. ¿Qué más estamos perdiéndonos? ¿Cómo podemos comunicarnos con extraterrestres sino podemos conversar con seres que no sólo comparten nuestro planeta, sino también nuestra herencia genética y bioquímica? ¿Que otra inesperada información nos rodea? Estas son las preguntas que motivan mi trabajo.

La visión de Lindsay nos hace reflexionar un poco como la frase del poeta Paul Eluard: "existe otros mundos, pero están dentro de este". Históricamente existe una tendencia a explorar hacia afuera y hacia arriba, y no hacia abajo y hacia adentro. El llamado de las estrellas es innegable y cuenta con todo el brillo del misterio, pero no menos interesante y posiblemente revelador es el llamado del océano, del núcleo de la tierra y de la misma alma humana.

En SETI, Lindsay se encuentra bajo la tutela de Laurance Doyle, un científico que aplicando la teoría matemática de la información logró determinar que las canciones de las ballenas jorobadas tiene una sintaxis y por lo tanto califican como un lenguaje: todo un sistema de comunicación con los matices y riquezas de lenguaje, resonando en la infrabóveda del mar. 

En su instalacóin a estrenarse en el laboratorio de código morse RCA en Bolina, Lindsay imagina esta comunicación intraespecies. Para su pieza  transmitió  y recibió dos mensajes codificados: "¿Qué están diciendo las ballenas?" y "Todo lo que necesitamos es amor". Los mensajes se vuelven musicales bajo el código morse y estarán ambientadas en conductos de ventilación de barcos y una naves espacial de la NASA, "para crear una estética aeroespacial uniendo lo funcional con lo orgánico", con la idea de sugerir, casi a manera de autoprofecía, la comunicación entre los humanos y las ballenas. La obra es a fin de cuentas sólo un balbuceo en el intento de entablar una comunicación interespecie, pero en su intención abre un importante canal.

Charles_Lindsay1