*

X

70% de mexicanos desconfía de los demás ¿creemos que somos una sociedad corrupta?

Por: Ana Paula de la Torre - 04/07/2014

Según un estudio que hizo el IFE sobre ciudadanía, la mayoría de los mexicanos desconfía de los demás: esto significa que creemos que tenemos un gobierno corrupto, pero quizá también que somos una sociedad corrupta.

p

La corrupción culturalmente es concebida como una forma de deshonor, una violación a la ética. Se dice que alguien se ha corrompido cuando eligió seguir un interés que afecta su honor. El honor es quizá el valor ético más alto, tiene que ver con hacer las cosas bien para con uno mismo y con los otros. México está caracterizado por ser un lugar de gente amable, pero quizá sólo superficialmente. Ser amable es sólo una forma de cordialidad, pero no representa necesariamente entereza u honestidad. Una misma persona puede ayudar a dar con una dirección, y en la siguiente esquina robar a alguien. O al menos así parece que pensamos, según una encuesta reciente.

México pertenece a  los países con más altos niveles  de corrupción. Sus habitantes solemos decir que tenemos un gobierno corrupto y que no creemos en las instituciones, pero quizá poco advertimos que generalmente no confiamos en ningún otro mexicano. 

El IFE presenta el primer informe sobre calidad ciudadana en México, por cierto un renglón en el que tenemos un atraso importante. En Chile, por ejemplo, hay 106 mil ONGs, y es un país con 17.5 millones de habitantes, mientras que en México, con 112 millones de personas, existen apenas  alrededor de 40 mil (es decir, somos renuentes a organizarnos con fines sociales). 

Entre las respuestas publicadas hay algunas esperadas, como la falta de confianza al gobierno: sólo 18% cree en los diputados, 49% cree que los políticos no se preocupan por la población, 54% opina que de nada sirve ir al Ministerio Público para resolver un delito y 37% dice que en México se respetan poco las leyes.

Lo que llama la atención, y es por cierto trascendente, es que 70% de los mexicanos desconfía de la mayoría de las personas, lo que indica que no sólo creemos que el gobierno es corrupto, sino que también nosotros como sociedad, lo somos. Considero que ello es gravísimo, pues genera que evitemos resolver problemas colectivos. Vemos quizá únicamente por nosotros y por nuestras familias porque los otros nos generan duda.

Es evidente que en México tenemos poca rendición de cuentas y por lo tanto un gobierno corrupto, pero también que la sociedad, quizá como lo decía  una niña indígena en un reciente video viralizado en las redes sociales, vivimos una crisis ética que sumerge al país en una sistemática falta de exigencia de los unos a los otros (incluso hacia el gobierno). La desconfianza genera un círculo vicioso de estancamiento social. Creemos que el gobierno es corrupto, que la sociedad también lo es, y haciendo una honesta introspección  ¿confiaremos, cada uno, en nuestra propia ética? 

Twitter de la autora: @anapauladelatd

 Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

Te podría interesar:

¿Nuestras vidas pasadas determinan la forma física en que nacemos?

Por: pijamasurf - 04/07/2014

El yogui Sadhguru responde a esta pregunta con un discurso extraño e interesante.

das-haengebauchschwein-2583ff6b-68b4-4827-b00b-7f378233c64e

El famoso yogui hindú Sadhguru, fundador de Isha Foundation y autor de más de cien títulos, responde a una pregunta acerca de si nuestra vida pasada puede afectar nuestro cuerpo y su forma en la vida presente. Más allá de si le creemos o no, o que esto incluso importe (ya que, aunque exista la reencarnación, la única vida que tangiblemente tenemos es esta), el gurú responde con algunos puntos interesantes, para tener en cuenta en la inmediatez de lo que deseamos. Nuestros deseos y envidias pueden, dice el gurú, volverse realidad. Y quizá si piensas mucho en comida puedes regresar como un cerdo muy bien alimentado. Su respuesta se acerca al proverbio que reza que tengamos cuidado con lo deseamos; solo que aquí el proverbio tiene tal alcance que se transfiere de una vida a la siguiente.  El consejo, muy aparte de si convivamos o no con su filosofía, puede aplicarse de manera interesante a nuestras vidas.

Pregunta: “Cuando uno reencarna, ¿normalmente regresa del mismo género?”

Respuesta: “No necesariamente”, apunta Sadhguru. “Todo esto puede ser determinado por tus tendencias. […] Ni los géneros ni las especies tienen que ser las mismas”.

Dependiendo de tus deseos, dependiendo de tus tendencias, la naturaleza te da un cuerpo apropiado. Digamos que continuamente añoras comer y resulta que mueres en ese momento. La siguiente vez puedes regresar como el cerdo mascota de alguien, muy bien alimentado. La gente cree que es un castigo regresar como un cerdo. La naturaleza no está pensando en términos de castigo y recompensa. Dependiendo de tus tendencias, para satisfacer esas tendencias, te dará el cuerpo que te asista.

Si no quieres renacer en un puerco sobrealimentado o algo por el estilo, Sadhguru, aconseja lo siguiente:

El género o forma que tomes está determinado por el tipo de deseo que crees. Así que mantener el enfoque en tu meta y crear un deseo que vaya más allá de todas estas limitaciones es la mejor manera de asegurar que la naturaleza no sepa qué hacer contigo. Cuando no sabe qué hacer contigo, es bueno para ti porque puedes trabajar tus problemas muy bien y sin esfuerzo. Cuando la naturaleza sabe qué hacer contigo, te ponen en esta habitación o en esa otra –habitación femenina, habitación masculina, habitación de cerdo, habitación de cucaracha, o alguna otra habitación— el cuerpo es una habitación.

Así que si mantienes ese deseo que no es para una cosa en específico y simplemente miras al vacío y te dejas absorber, la naturaleza no sabe qué hacer contigo. No puede hacer una decisión por ti.