*

X

TNDMX, 24 y 25 de abril: un nuevo panorama de música para la Ciudad de México

Arte

Por: pijamasurf - 03/14/2014

Una nueva plataforma de música llega a la Ciudad de México, TNDMX, con la presentación de Psychemagik, Tiny Victories, Rainbow Arabia, Rubinskee, Lemon Mint y varios otros artistas más.

Picture 407

El 24 y 25 de abril se celebrará TNDMX (pronunciado “tandem ex”), una nueva propuesta que se desdobla en dos jornadas nocturnas con una estimulante oferta musical que tiene la intención de refrescar el panorma sonoro de la Ciudad de México. TNDMX es una mezcla de concierto y fiesta con un soporte tecnológico que busca traer a la ciudad música internacional inédita y propulsar talentos locales –algunos ya consolidados– que despuntan para lograr establecerse en un plano global.

Dream pop, nu-disco, funky-tech-house, indie big beat, dub, space-bass o techno: una fusión de géneros y sonidos contemporáneos con la intención de dirigir el espectro sensorial de la danza y la recreación nocturna. Bandas en vivo, DJs y una propuesta visual sofisticada permiten imaginar que TNDMX será un espacio para ese aspecto evolutivo que tiene la fiesta: una especie de emotiva pista de despegue de las ideas y deseos de las nuevas generaciones.

Picture 405

El line-up de TNDMX estará encabezado por Psychemagik, el dúo británico conformado por Danny McLewin y Tom Coveney, que ha alcanzado gran notoriedad por sus remixes de canciones como "Everywhere" de Fleetwood Mac, y por su trabajo para artistas como Soulwax, 2 Many Djs y Chemical Brothers. Las producciones originales de este dúo de melómanos no se quedan atrás, entre ellas Valley of Paradise y Lunar Escape, las cuales han llegado a los primeros lugares de los charts. Su música modula entre escapes oníricos con una ingravidez psicodélica y momentos más robustos que van directo a la pista de baile.

Picture 408

También se presentará Tiny Victories, una banda que busca “pequeños momentos de redención” o epifanías sonoras, las cuales rescatan con un show en vivo que mezcla orgánicamente samplers, laptop music y una batería. Tiny Victories está formado por Greg Walters y Cason Kelly, radicados en Brooklyn, considerados una de las bandas nacientes de la escena, después de su álbum Those Of Us Still Alive. Su capacidad para traducir emociones complejas a sencillas y sentidas pistas quizás tenga que ver con el hecho de que Greg trabajó seis años como corresponsal de guerra y vio de cerca la tragedia del espíritu humano. Su música es una pequeña alquimia que transforma las derrotas en belleza.

Picture 409

Desde Estados Unidos también llega Rainbow Arabia, una banda formada por Danny y Tiffany Preston, pareja más allá de este exótico arcoíris. Rainbow Arabia mezcla sonidos tropicales afrocaribeños con ritmos psicodélicos, creando una especie de pop oculto con juegos de sintetizadores. Después de su debut con The Basta, Gang Gang Dance los tomó como sus protegidos y recibieron la aclamación del circuito de blogs que todos conocemos (Pitchfork, XLR8R, The Fader, etc). Rainbow Arabia llegará México después de lanzar su segundo álbum F.M. Sushi.

TNDMX redondea su line-up con la presentación de Rubinskee, uno de los productores más celebrados de la escena electrónica en la Ciudad de México. El proyecto de Iván Duarte es reconocido por llevar inexorablemente a los capitalinos al frenesí en el dancefloor.

Lemon Mint, el proyecto de K’you y Rafa Navajas es otro de los actos ya consolidados en la escena local, con un house de bajos profundos que estremece las piernas.

Picture 410

Desde Puebla, llega el refrescante acto de Marla Ramírez y Jeb, un proyecto lúdico que busca crear un estado alterado en la conciencia del escucha a través de sutiles ambientes experimentales.

AAAA es el proyecto de Gabo Barranco, nacido en París, pero criado en Satélite –una mezcla particular que juega con distopías sonoras. AAAA hace de los sonidos análogos y de los viejos aparatos un ensamable de sonidos futuristas de alta factura.

RHøDD es una de las joyas poco conocidas que arroja la escena. Productor y DJ, Rodrigo Ortiz, nacido en Monterrey y con una formación clásica, lleva el sonido en la sangre y es una de las grandes promesas que tiene la electrónica mexicana. Con bajos sensuales y ritmos que subliman lo tribal, RHøDD está a punto de explotar.

Para completar este showcase musical que cubre lo más destacado del país, llega Schez desde Guadalajara, un diletante de la electrónica al que le gusta diseñar espacios sonoros hipnóticos.

 TNDMX es presentado por Nissan Juke en su apuesta por la cultura y la innovación en México. 

El primer episodio de este tandem ocurrirá el jueves 24 de abril en MONO, ubicado en Versalles 64 de la Col. Juárez.

El  segundo episodio se celebrará el viernes 25 de abril en Niza, en Niza 73, también Col. Juárez.

Los mantendremos informados sobre la evolución de este evento, horarios, boletos y demás. También pueden consultar la página de Facebook: TNDMX.ORG

Soundclouds de los artistas:

Psychemagik (UK) - https://soundcloud.com/psychemagik

Tiny Victories (US)  - https://soundcloud.com/tinyvictories

Rainbow Arabia (US) - https://soundcloud.com/rainbowarabia

Lemon Mint (DF)- https://soundcloud.com/lemon-mint

Rubinskee (DF)  - https://soundcloud.com/rubinskee

Marla Project (PUE)  -https://soundcloud.com/marlaproject/

RHøDD (MTY) - https://soundcloud.com/rhodd-mx 

Schez (GDL) - https://soundcloud.com/jorge-schez/

AAAA (DF) - http://gabobarranco.bandcamp.com/

Literatura Musical: los versos de James Joyce destinados a ser cantados

Arte

Por: Jaen Madrid - 03/14/2014

Artistas renombrados como John Cage, Syd Barrett y Lee Ranaldo han convertido la inspiración lírica del poeta en el núcleo de las melodías más hermosas.

chamber music james joyce

Joyce siempre fue un músico aficionado, amante de la ópera y los grandes románticos de épocas anteriores a la suya. Un tenor brillante, al igual que su talentoso padre, quien nunca pudo explotar su afición como cantante y gran músico destacado de Irlanda. Desde muy pequeño, Joyce gozó de una refinada educación musical, la cual germinó una sensibilidad tal, que a la edad de seis años era capaz de escuchar con amor cualquier ópera. Para la adolescencia, su voz alcanzaba un sentimiento entrañable en cada tonalidad de sus cuerdas vocales. Incluso se propuso la meta de participar en el concurso de Feis Ceoil, un festival de talentos admirables de la época en el que también destacó el músico, influencia y amigo de James, John McCormarck.    

La música fue un elemento esencial y profundo en cada una de sus obras. Recordemos el laberinto de Ulysses y los episodios destacados como “Sirens”, un capítulo alucinante, refiriendo en todo momento la armonía musical. Joyce escribe algunas partituras también en su libro Finnegans Wake, como lo es la balada de “Persse O'Reilly” e incluso llegó a aventurarse en la contextura musical de la pieza “Bid Adieu”, del compositor Edmund Pendleton. Su gusto por la música era demasiado específico. Disfrutaba de la poesía isabelina y sus verdades dramáticas, aquella en la que encontraba grandes significados entre sus líneas cortas y sin embargo insondables. Es evidente que su estimulación musical se desarrolló por la esfera del canto y tal vez parte de esto fue lo que influenció su primer obra, Chamber Music, un compilado de 36 poemas sencillos pero claramente definidos por un ritmo y una armonía musical sensible por sí misma.

 

Pero así como la musicalidad en el lenguaje de Joyce fue primordial, la influencia que sus textos evocaron a músicos de todas las épocas fue aún más sorpresiva. Compositores como Georges Antheil y Samuel Barber fueron los primeros en dedicarle canciones ópera, allá por 1932. Posteriormente, los músicos vanguardistas introdujeron pistas de sonidos ambientales a sus obras: John Cage, obsesivo y fiel compositor de Finnegans Wake, y Pierre Boulez, quien alguna vez escribió, como fruto de su intenso amor por Ulysses, un ensayo en el cual demandaba una «nueva poética», una forma diferente de escuchar, afirmando que los músicos de su generación podían lograr lo que Joyce en la literatura. Luciano Berio también tuvo una profunda lealtad joyceana en ese tiempo, y destacó “Thema” como una de sus composiciones experimentales más importantes en la llamada música concreta, un collage de sonidos improvisados jugando con la abrumadora inspiración lírica del poeta.

Pero Joyce no ha quedado solamente como una influencia obsoleta. Canciones como Golden Hair reviven los hermosos versos de Chamber Music en una sutil y nostálgica interpretación de visiones oníricas. Joyce anhelaba que algún día las letras de esta obra fueran emblemas de melodías hermosas, las cuales quedaran vivas en la eternidad de un soneto hermoso y, hace no más de una década, se hizo presente el logro de dicho sueño aletargado: la compilación musical completa y totalmente contemporánea de esta primer obra de 1907. Al productor James Nicholls (Fire Records) se le ocurrió convertir los 36 poemas en obras musicales, las cuales son interpretadas por 36 artistas diferentes, destacando el proyecto de Lee Ranaldo (Sonic Youth): Text Of Light; la hermética banda de los 90: Mercury Rev; Bardo Pond, HTRK, y el minucioso proyecto de Peter Buck (REM): Minus 5, entre otros artistas. Es de admirar que la única regla de estas grabaciones fue dejar las letras intactas, puesto que la mayoría de estos artistas difieren en los géneros musicales fluctuantes y a la vez contradictorios, sin dejar de ser, en conjunto, una armonía deslumbrante.

El oído de un poeta parece ser el mismo que el de un músico. El virtuosismo lingüístico es tan importante como la simetría de una canción y es ésta una de las grandes razones por la cual James Joyce fue y debería ser valorado perpetuamente en el arte de los sonidos. “La belleza de la música, hay que escucharla dos veces”, hay que escucharla hoy, mañana y siempre.

Chamber Music: James Joyce 1-36

Twitter de la autora: @surrealindeath