*

X

¿Somos lo que comemos? Así se alimenta la gente alrededor del mundo

Buena Vida

Por: pijamasurf - 03/12/2014

En su nuevo libro "Lo que como: La vuelta al día en 80 dietas", Peter Menzel y Faith D’Aluisio nos muestran los hábitos alimenticios de distintas personas alrededor del mundo, ¿será que somos lo que comemos?

himba

¿Qué diría sobre ti una foto en la que te vieras junto con todo lo que comes durante un día normal? ¿Qué tan diferente sería a la de tu vecino, a las de tus amigos o a la de alguien que vive alejado de la ciudad, en la sierra? Recuerda que somos lo que comemos, somos un hervidero incesante de reacciones químicas que transforman lo que consumimos en nuestro cuerpo.

La idea del nuevo libro de Peter Menzel, Lo que como: La vuelta al día en 80 dietas, es hacer una comparación de lo que nos hace únicos en cuanto a nuestros hábitos alimenticios. Después de viajar alrededor del mundo siguiendo dietas y estilos de vida distintos en cada cultura, Menzel y su esposa Faith D’Aluisio esperan que la gente se detenga un segundo y reflexione sobre el camino por el que está llevando su alimentación y qué es lo que dice eso sobre su vida.

Las fotos recorren toda una gama de posibilidades. Un niño en un campo de refugiados de Chad, un cazador de focas en Groenlandia, una mujer británica que consume más de 12,000 calorías al día o un homeópata Indio cuya dieta Shivambu incluye beber diariamente de su propia orina. 

El libro hace evidente que lo más difícil de ver es lo que tenemos más cerca, sólo cuando alguien hace un comentario sobre los lentes con los que miramos el mundo nos damos cuenta de que los traemos puestos, de que las cosas podrían ser vistas de manera diferente. No hacen falta mayores explicaciones, tan sólo con tener frente a nosotros lo que comemos nos daríamos cuenta de qué es lo que estamos haciendo con nuestros cuerpos, y de que somos campos de batalla en que se libra una guerra entre el estilo de vida que nos venden y lo que realmente queremos.

“Hemos intentado escoger gente muy activa físicamente y también gente que realiza mucho trabajo de escritorio” dice Menzel. El libro no pretende ser una denuncia, sino una herramienta. Sin embargo estas fotos tienen muchas lecturas, arrojan luz sobre lo que la globalización, las corporaciones y la publicidad le están haciendo a nuestras vidas. Entre los entrevistados, ya un trailero tuvo dos ataques al corazón y un trabajador del acero de Chicago decidió, después de ver su foto en una exhibición, dejar de tomar bebidas azucaradas. 

Este nuevo libro sigue el éxito de Hungry Planet, anterior libro de Menzel y D’Aluisio, que reseñamos aquí en Pijama hace un par de años. Este nuevo proyecto es el producto de 4 años de trabajo y miles de kilómetros de recorrido, aquí algunos ejemplos:

chad

Abdel Karim Aboubakar es un refugiado sudanés que vive en el  Campo de refugiados de Breidjing, al este de Chad. El valor calórico de su comida de un día es de 2,300 kcal. Tiene 16 años, mide 1.76 mts y pesa  poco menos de 50 kilos. Escapó de Darfur con su madre y sus hermanos después de que las milicias Janjawiid quemaran su pueblo. Su alimentación aquí es muy parecida a la de su pueblo, sólo que ahora  menos.

 

tenesse

Rick Bumgardener posa aquí con su dieta recomendada para perder peso en su casa de Halls, Tennessee. El valor calórico diario de su comida es de 1,600 kcal. Tiene 54 años, mide 1.75 metros y pesa 212 kilos. Sufre de problemas de espalda, no puede salir de su casa sin usar silla de ruedas y tiene diabetes tipo 2. Necesita perder 100 kg para ser elegible a una cirugía de perdida de peso. Intenta atenerse a su dieta, pero no siempre lo logra. Antes de conducir un camión escolar repartía leche a tiendas y escuelas, muchas veces la intercambiaba por helados. 

 

bangladesh

Ruma Akhter, costurera y una de los 6,000 empleados de la compañía Ananta Apparels en Dhaka, Bangladesh. El valor calórico de su comida es de 1,800 kcals. Tiene 20 años, mide 1.52 metros y pesa 39 kg. En los últimos años, Bangladesh se ha convertido en el cuarto exportador de ropa, por arriba de la India y Estados Unidos. 

 

irak

Curtis Newcomer, un soldado estadounidense, con su comida un día típico en el National Training Center de Fort Irwin en el desierto Mojave en California. El valor calórico de su comida es de 4,000 kcal. Tiene 20 años, mide 1.95 mts y pesa 88 kilos. Durante las 2 semanas anteriores a su regreso a Irak pasó turnos de 12 horas encargándose del radio en la tienda de comunicación. Su dieta consiste en una variedad de comidas instantáneas. Detrás de él, como a un kilómetro, se puede ver Medina Wasl, una villa iraquí de 13 edificios dispuestos para el entrenamiento. 

 

Xu Zhipeng artista y gamer shanghai

Xu Zhipeng es un artista de gráficos computalizados y gamer, aquí en su silla rentada en el Ming Wang Internet Café de Shanghai. El valor calórico de su comida es de unas 1,600 kcals. Tiene 23, mide 1.88 mts y pesa 71 kg. Su tiempo de juego continuo más largo ha sido de 3 días y 3 noches. En China hay más de 300 millones de usuarios de internet, algo así como la población de Estados Unidos.

 mariel booth modelo profesional de nueva york

Mariel Booth, modelo profesional y estudiante de la Universidad de Nueva York. Su dieta diaria es de 2,400 kcal. Tiene 23 años, mide 1.76 mts y pesa 61 kg. Con una figura mucho más saludable que la de una modelo normal, se siente bien, pero lamenta hacer mucho menos dinero.

 zumo

Takeuchi Masato es un luchador profesional de sumo cuyo nombre de batalla es Miyamiyama ("Gracil Montaña"). 

 Aquí la serie completa

Te podría interesar:
Te regalamos algunos consejos para hacer de ti mismo la persona más irritable, angustiada y estresada que hayas conocido jamás.

stress_2688309b

Estos días ser una persona tranquila y en paz es una rareza. Así que si quieres pertenecer a la mayoría, alinearte con el grueso de la población y sentirte parte del mundo "normal", envuleto en estrés y prisa, sigue los siguientes consejos.

 

r-FACEBOOK-HOME-large570

Permanece conectado las 24/7

Si quieres el mejor atajo hacia el estrés, trata de pasar el mayor tiempo posible con tus dispositivos cerca de ti; hay evidencia científica que avala este tipo de estrés. De acuerdo a un estudio de University of Southern California Marshall School of Business, para el 2015 la persona promedio pasará casi 16 horas al día pegado a la media digital. La ya famosa “angustia digital”, aunada a la “soledad de usuario” debería ser suficiente para convencernos de que pasar la vida conectados es una de las fuentes más confiables de estrés.

 

Mantén todo contenido

Nada hace que nuestros sentimientos incómodos y dolorosos se queden más tiempo como evadir lo que te está afligiendo. Al no dejarte a ti mismo reaccionar, estás permitiendo que el estrés se absorba hasta tus huesos. Si suprimes tus ganas de llorar o no abordas el problema que te está estresando, podrías estar lastimando tu salud física y mental.

 

o-COUCH-LAZY-570

Sé un flojo absoluto

Si quieres mantener el estrés en su lugar, sé estacionario. No te muevas de un sillón y, si puedes, revisa Facebook una y otra veces mientras estás echado. Sobra repetir los numerosos estudios que muestran que la falta de ejercicio puede acarrear problemas físicos y psicológicos. Moverte libera químicos positivos en tu cerebro, lo cual mejora tu estado de ánimo y tus funciones cognitivas en general.

 

Sacrifica tu pasión por tu salario

El dinero siempre ayuda, pero también ayuda a que confundamos la felicidad con otra cosa. Si realmente quieres vivir en el esmog del estrés, piensa en el dinero como un fin en sí mismo y no como un medio. Pensar constantemente en que no te va a alcanzar para comprar algo o para pagar alguna cuenta es un ingreso directo de angustia. Intenta pensar que puedes ser muy feliz con pocas cosas y no cambies tus experiencias por la comodidad.

 

Sé perfeccionista

Los perfeccionistas quieren tener todo en el lugar exacto y este impulso puede llevar a un estilo de vida estresante. Quizá estén procrastinando una tarea porque esperan el momento en que todos los elementos estén justo donde ellos quieren que estén, o quizá están más preocupados en proyectar una imagen que en vivir la vida… Lo cierto es que en cualquiera de sus manifestaciones, el perfeccionismo es un drenaje mental. Así que si quieres vivir sin experiencias significativas, dedícate al perfeccionismo banal y estarás del otro lado.

 

Sobreanaliza todo

Si quieres encerrarte en un loop de angustia, cada vez que estés en una situación estresante obsesiónate con ella. Rumiar pensamientos de ansiedad tiende a generar más ansiedad (al parecer, especialmente en las mujeres). Sobreanalizar las cosas es una tendencia muy humana para tratar de entender una situación. El problema es que el sobreanálisis es parálisis. No hacemos nada al respecto y sólo saboteamos nuestro bienestar psicológico. Cuando la mente se satura se convierte en un caos que no nos deja movernos ni hacia adelante ni hacia atrás. Deja de pensar tanto y déjalo ir… o haz algo al respecto.

 

money-shopping-431x300

Compra todo lo que puedas

Consentirte con un poco de compras caprichosas es una de las aclamadas y practicadas formas de no resolver absolutamente nada. De acuerdo con un pequeño estudio llevado a cabo en la Universidad de Michigan, los participantes que catalogaron como materialistas en el estudio tuvieron mucho más tendencia a experimentar síntomas de estrés post-traumático y más probabilidades de hacer compras compulsivas. Los investigadores también encontraron que el materialismo intensifica los efectos del estrés.

 

Aliméntate del estrés de otras personas

¿Tu amigo está estresado? La mejor manera de incrementar tus niveles de estrés es permitirte a ti mismo dejarte llevar por sus problemas. Si estás tratando de ser un buen amigo al incluirte en los problemas del otro, estás tomado parte voluntaria en el estrés de segunda mano. Lo mismo sucede cuando pasas mucho tiempo alrededor de alguien neurótico o muy estresado. Los humanos tendemos a imitar lo que tenemos enfrente, y si convivimos con gente cuyos ritmos cardiacos y respiratorios van muy rápido, tendemos a mimetizarnos. Retírate de personas así lo más que puedas.

 

Créete el dicho: “Dormiré cuando esté muerto”

Si no duermes lo suficiente lograrás ser una persona realmente irritable y voluble. La privación del sueño no nos permite lidiar con nuestros problemas. Se vuelven mucho más grandes que nosotros. Esta es seguramente la causa principal de estrés inmanejable. Así que trata de no dormir para quedarte presa de tus circunstancias.

 

Haz caso omiso de tus finanzas

De acuerdo a una investigación liderada por el economista Sendhil Mullainathan, el estrés financiero incluso puede causar disminución de IQ. Trata de pagar tus impuestos a tiempo, tus deudas de crédito y tus deudas personales lo más rápido que puedas, aunque tengas que sacrificar algunos pesos de uso personal. Dejar las deudas financieras para después es una fuente constante y punzante de estrés prolongado.