*

X

¿Religión 2.0? Conoce cómo los internautas se conectan con la divinidad en Internet

Por: pijamasurf - 03/21/2014

El Internet es un lugar para la fe. Te lo mostramos con un recuento de algunos sitios para la adoración y el culto virtual.

churchoffools

El Papa ofrece indulgencias por Twitter. El Dalai Lama lleva su mensaje de compasión hasta Silicon Valley. El Internet es ya en sí mismo un sitio de culto donde la fe y las creencias (pero también la ignorancia) pueden ahondarse hasta extremos insospechados. Sin embargo, con el auge de las redes sociales, el culto religioso y los estilos de vida que promueven no dejaron de ser aprovechados por los internautas para construir redes de comunicación con otros fieles.

Uno de los primeros ejemplos del culto online fue Church of Fools en el 2004. Con una interfaz similar a SecondLife, los feligreses podían crear un avatar personalizado y asistir a misas diarias. Los feligreses siguen el sermón y las oraciones respondiendo vía texto, aunque ritos como la comunión –que implica la transustanciación del cuerpo de Cristo en la ostia consagrada– requieren un poco más de imaginación para realizarse correctamente.

Si no tienes mucha imaginación para el asunto de la Comunión, existen bendiciones pregrabadas para que disfrutes del cuerpo y la carne de Cristo desde la comodidad de tu hogar. 

Por desgracia, el costo de mantener vivo un servicio semejante superó la capacidad de la revista cristiana Ship of Fools, de donde nació el proyecto, aunque la iglesia se mudó a Facebook en 2012 como St. Pixels, donde puedes acceder a una sala de chat con el sermón del día y reunirte con otros adeptos.

Como dice Rachel Holbrook, una de las directoras, la religión se trata de un grupo de personas que se reúnen para alabar el objeto de su culto, aunque esta reunión (que remite al religare, al volver a unir) no sea necesariamente en el terreno físico.

livechurch

Pero este ejemplo se queda muy corto comparado con la producción de  Lifechurch.tv. En la vena más corporativa y espectacular del cristianismo, Lifechurch posee 18 iglesias físicas en Estados Unidos, cuyos servicios religiosos son transmitidos 50 veces a la semana por la web.

krishna

Lifechurch también cuenta con una sala de chat y efectos multimedia (?) que te harán sentir como si estuvieras en la iglesia. Si te sientes generoso, puedes picar cuantas veces quieras un botón llamado GIVE (dar), para entregar limosnas a través de tu tarjeta de crédito.

¿Pero qué hay de las demás religiones?

Si lo tuyo es el hinduismo, puedes descargar la app Virtual Hindu Temple; si eres judío y no puedes ir a Jerusalem, este sitio te permite hacer un tour virtual por el Getsemaní, el muro de los lamentos y otros lugares de interés religioso desde tu computadora. Aunque los musulmanes tienen menos opciones que los cristianos o los anglicanos, existen algunos sitios como éste que permiten escuchar sermones pregrabados y recitaciones del Corán.

Una parte importante de toda fe religiosa es que el creyente se conecte con aquello que da sentido a su visión de mundo, por lo que no debe parecernos descabellado que al menos las principales religiones del mundo tengan sedes diplomáticas virtuales en el ciberespacio. Después de todo uno lleva su fe a donde vaya –al igual que su smartphone.

Estos son los 8 mayores enemigos de Internet (aquellos países que amenazan tu libertad digital)

Por: Pedro Luizao - 03/21/2014

Reporteros sin fronteras publicó su informe anual alrededor de la libertad de información, donde incluye los países que más amenazan este derecho fundamental de la sociedad contemporánea.

Screen Shot 2014-03-23 at 9.49.36 PM

Hace tiempo que la idea original de que Internet es una pradera donde podemos correr desnudos con plena libertad, guiando coquetos cometas de data, fue actualizada con una interpretación más madura y realista de la Red. Difícil desairar las delicias que esta herramienta nos ha traído, o negar que ha jugado un papel fundamental en la evolución de la mente colectiva, pero es ingenuo no aceptar que Internet también es entorpecido por modelos de censura o aprovechado, por diversos actores, para, por ejemplo, ejercer labores de espionaje o manipular los patrones de consumo.

Más que derrocar la imagen idílica que alguna vez tuvimos de la Red, se trata de entender que, como cualquier otro instrumento, tiene un potencial doble filo y que en cierta medida depende de nosotros cuál de estas dos caras se fortalezca más. Entre las responsabilidades que nos corresponden (me refiero a los usuarios, a la ciudadanía), una de las más importantes consiste en exigir la privacidad de nuestra actividad digital y rechazar aquellas políticas que intenten coartar nuestra libertad

Recientemente la organización internacional Reporteros sin Fronteras, publicó su reporte anual que determina cuáles son los países en los que se atenta explícitamente contra la libertad en Internet, mediante la censura y la vigilancia. El listado, titulado "Los enemigos de Internet", presentó varias novedades en respuesta a acontecimientos del último año que le valieron a tres países ingresar por primera vez al grupo. 

La censura y vigilancia en Internet tienen un impacto directo en los derechos fundamentales. La libre expresión en-línea facilita un debate libre en asuntos de interés general. También facilita el desarrollo, buen gobierno y la implementación de garantías democráticas. 

Junto con países como Irán, Corea del Norte, y China, famosos por su autoritarismo y cuyas políticas son criticadas enérgicamente en los grandes medios –a mi juicio con clara razón, pero también nutriendo una agenda paralela de rechazo cultural ante estos regímenes–, se incluye a Rusia, también reconocido como un gobierno que no respeta múltiples garantías individuales, y a Siria, que actualmente se encuentra en una situación crítica. Lo interesante es que a este 'sombrío' grupo ahora se unen tres naciones democráticas que promueven los derechos humanos y cuyo discurso busca posicionarse, al menos en dos de los casos, como icono de civilidad: Estados Unidos, Reino Unido e India.

Los métodos de vigilancia masiva empleados por estos países, muchos de los cuales fueron expuestos mediante la filtración de documentos de la NSA vía Edward Snowden, son aún más intolerables, pues son aprovechados por países autoritarios como Irán, China, Turkmenistán, Arabia Saudita y Baréin para justificar sus respectivas violaciones contra la libertad de información. 

Screen Shot 2014-03-23 at 9.56.05 PM

El diario digital Global Post presentó un acercamiento a las razones por las cuáles cada uno de estos ocho países es considerado entre los grandes enemigos de Internet. A continuación un sintético repaso de ese ejercicio:

Estados Unidos

El informe advierte que la NSA (Agencia Nacional de Seguridad) "simboliza los abusos cometidos por las agencias de inteligencia alrededor del mundo". Su programa de vigilancia digital, aprovechando la colaboración de los proveedores de Internet (como AT&T y Verizon) monitorea la Red desde su capa más profunda, su infraestructura.

Reino Unido

Los ingleses se han convertido, según el reporte, en los "campeones mundiales de la vigilancia" gracias a las actividades realizadas en su cuartel de comunicación gubernamental, desde donde se espía una cuarta parte de la comunicación en el mundo.

India

Desde los atentados en Mumbai hace seis años, el gobierno indio implementó un sistema para tener acceso ilimitado, y en tiempo real, a una buena porción de la comunicación electrónica.

China

A pesar de las denuncias internacionales, su "Gran Muralla Electrónica" sigue creciendo, y hay más de setenta proveedores de información encarcelados, entre ellos treinta periodistas, por contenidos u opiniones vertidas vía Internet. 

Corea del Norte

Sólo 10% de su población total (2 de 24 millones) tiene acceso, y altamente restringido, a Internet.

Rusia

Desde 1998 el programa de vigilancia ruso, conocido como SORM, comenzó a monitorear la Red. Mediante un férreo control de la comunicación electrónica, el gobierno intimida a detractores, periodistas, activistas y cualquier otra persona que vaya en contra de su agenda. 

Siria

El caso de este país es extremo. El actual régimen controla explícitamente a los proveedores de Internet e incluso se le acusó de apagar la Red temporalmente en 2012. 

Irán

Bajo el argumento de proteger a la población de los peligros de Internet, el gobierno iraní monitorea de cerca toda actividad digital y frecuentemente castiga, con encarcelamiento, a los usuarios que rebasan los límites de su autoritarismo, o simplemente bloquea múltiples sitios que promueven información que incomoda al gobierno. 

Probablemente te sientas ajeno a estos ocho casos, incluso a pesar de que seguramente parte de tus actividades en la Red también son registradas por los programas de vigilancia de algunos de estos países. Pero si te informas sobre lo que sucede en tu país, tal vez logres detectar políticas o potenciales legislaciones que eventualmente afectarían tu derecho a la libertad de información y privacidad. En este sentido, es importante estar pendientes de lo que ocurre en los marcos legislativos de nuestros respectivos países, y sobre todo entender la presión que grandes poderes alrededor del mundo están promoviendo mediante discretos tratados internacionales que pronto estarían cantando un jaque contra nuestras garantías digitales.