*

X

Música para extraterrestres: el Voyager Golden Record

Arte

Por: pijamasurf - 03/09/2014

La sonda espacial Voyager 1, que en 2013 entró al espacio interestelar, lleva consigo un disco que sintetiza la cultura humana, según un consejo guíado por Carl Sagan.

golden-recordEl "DJ" Carl Sagan compiló en aquellos tiempos ansiosos de enviar un mensaje al cosmos un disco que buscaba resumir el sonido de la Tierra y nuestro máximo acervo cultural. Este disco, junto con más de 100 imágenes representativas del planeta, fue incluido dentro de la sonda espacial Voyager, que se lanzó en 1977 y que actualmente ha rebasado el sistema solar.

La grabación incluye saludos y mensajes de paz a los gobiernos extraterretres en una fantasía espacial de las Naciones Unidas. En cuanto a la música, Sagan eligió ritmos representativos de diferentes culturas, música culta como Bach, Mozart y Beethoven y un poco de rock y  jazz.

Las posibilidades de que una civilización extraterrestre encuentre la sonda y escuche el disco es remota, si las hay. Después de un tiempo, este tipo de naves espaciales dejan de emitir cualquier tipo radiación electromagnética, por lo que sería casi un encuentro casual en la infinidad del cosmos, quizás un poco más probable cuando pase cerca de una estrella, en 40 mil años. Para Sagan, el valor de lanzar esta "botella dentro del océano cósmico" es sobre todo simbólico y habla de la esperanza y buena voluntad humana.

En esta página se puede descargar y streamear el Disco de Oro del Voyager I.

El tracklist, según cuenta la historia, ordenado por el siempre fascinado Carl Sagan, es el siguiente:

 

102 Saludos del Secretario General de la ONU
103 Saludos en 55 idiomas
104 Saludos de ballenas
105 The Sounds Of Earth
106 J. S. Bach -- Brandenburg Concerto No. 2 In F, First Movement
107 Java, court gamelan -- Kinds Of Flowers
108 Senegal, percusión -- Tchenhoukoumen
109 Zaire -- Pygmy Girls' Initiation Song
110 Australian Aborigine songs -- Morning Star And Devil Bird
111 Mexico -- El Cascabel (performed by Lorenzo Barcelata)
112 Chuck Berry -- Johnny B. Goode
113 Papua New Guinea -- Men's House Song
114 Japan, shakuhachi -- Cranes In Their Nest (performed by Coro Yamaguchi)
115 J. S. Bach -- Gavotte En Rondeaux, from the Partitia No. 3 In E Minor For Violin
116 Mozart -- The Magic Flute_ Queen Of The Night Aria, No. 14
201 Georgia, chorus -- Tchakrulo
202 Peru -- Panpipes And Drum Song
203 Louis Armstrong & His Hot Seven -- Melancholy Blues
204 Azerbaijan Bagpipes -- Ugam
205 Stravinsky -- Rite Of Spring, Sacrificial Dance
206 J. S. Bach -- The Well-Tempered Clavier, Book 2, Prelude And Fugue In C, No. 1
207 Beethoven -- Symphony No. 5 In C Minor, First Movement
208 Bulgaria -- Izlel Je Delyo Hagdutin (sung by Valya Balkanska)
209 United States -- Navajo Night Chant
210 Holborne -- Fairie Round, from Paueans, Gaillards, Almains, And Other Short Aeirs
211 Solomon Islands -- Melanesian Panpipes
212 Peru -- Wedding Song
213 China, Ch'in -- Flowing Streams (performed by Kuan P'ing-hu)
214 India, Raga -- Jaat Kahan Ho (sung by Surshri Kesar Bai Kerkar)
215 Blind Willie Johnson -- Dark Was The Night
216 Beethoven -- String Quartet No. 13 In B Flat, Opus 130, Cavatina 

Si el estilo de grandes artistas plásticos se tradujera en arquitectura, ¿cómo serían esos edificios?

Arte

Por: pijamasurf - 03/09/2014

En un ejercicio de imaginación de resultados sorprendentes, el ilustrador Federico Babina decidió cruzar artes plásticas y arquitectura para dibujar edificios inspirados en las obras más emblemáticas de artistas como Picasso, Dalí o Andy Warhol.

Como postura artística, el crossover puede resultar notablemente provechoso. Al cruzar una frontera y habitar otro territorio, pero sin la intención de abandonar totalmente la identidad primera, puede ocurrir una síntesis interesante, estimulante, hallazgos inesperados de una fusión imprevisible.

Ese es un poco el caso de Federico Babina, ilustrador avecindado en Barcelona que en su serie Archist intentó con notables resultados la combinación de arquitectura y artes plásticas. ¿De qué manera? Imaginando cómo sería un edificio si estuviera construido a partir del estilo dominante de conocidas pinturas e instalaciones.

La geometría desaforada de Dalí, el puntillismo pop de Lichtenstein, el diálogos de los objetos de Duchamp o las polémicas disecciones de Damien Hirst, entre varios otros, dan la pauta para estas fantásticas edificaciones que por momentos parecen propias de ciudades imposibles en que la dialéctica artística sería parte del paisaje cotidiano.