*

X

El show mediático del gobierno de Felipe Calderón y la muerte de Nazario Moreno, “El Chayo”

Política

Por: pijamasurf - 03/10/2014

Ante una evidente construcción mediática de la muerte de “El Chayo” por parte del gobierno de Felipe Calderón, los ciudadanos no somos más que víctimas de la manipulación, el abuso y el engaño del poder político

chayo_nazario_la_familiaCon una mentirosa pero exquisita parafernalia y elocuencia discursiva, en diciembre de 2010, el entonces vocero de Seguridad Nacional durante el gobierno de Felipe Calderón, Alejandro Poiré Romero, confirmó que había caído abatido por las fuerzas federales uno de los principales líderes de la organización criminal “La Familia Michoacana”, Nazario Moreno, "El Chayo", después de un enfrentamiento de horas con las autoridades y en donde también habían caído otros delincuentes y algunos civiles víctimas del enfrentamiento. 

Sin embargo, el pasado 9 de marzo, la Agencia de Investigación Criminal de la Procuraduría General de la República (PGR), aseguró haber acabado, ahora sí, con la vida de “El Chayo”. Ante la natural sorpresa de medios, como de los ciudadanos, la PGR mostró las pruebas de la muerte del narcotraficante: huellas dactilares en comparación con registros anteriores de la Cartilla del Servicio Militar y la credencial del IFE.

Ante una evidente construcción mediática de la muerte de “El Chayo”, otra más en la cuenta del gobierno de Felipe Calderón, los ciudadanos no somos más que víctimas de la manipulación, el abuso y el engaño del poder político.  Ahora las preguntas obligadas son: ¿Acaso fue esto un fabricación total por parte del gobierno de Felipe Calderón y su “guerra” contra el narcotráfico que dejó miles de muertes a lo largo del territorio nacional? ¿Quiénes son los responsables del engaño y de qué manera deben rendir cuentas? ¿A quiénes entonces mataron las fuerzas federales en esa ocasión? y ¿a muerte de “delincuentes” y “civiles” fue acaso resultado de una verdadera acción en contra de le delincuencia organizada? ¿Dónde están los cuerpos y dónde están los responsables de ésta acción a la que refiere el señor Poiré? 

¿A cuántos países puedes entrar sólo con tu pasaporte?¿Cuáles países son los más discriminados?

Política

Por: pijamasurf - 03/10/2014

Para las leyes de inmigración, no todas las personas son iguales; muchas cargan lastres políticos de países considerados indeseables

Picture 485

 

Ver imagen interactiva más grande

El planeta Tierra, con todos sus países y su diversidad, es un constante estímulo para aquel a quien le gusta viajar y conocer otras culturas. Sin embargo, no es fácil para todos acceder a esta riqueza promisoria de la otredad y de lo exótico. Algunas personas tienen que hacer largos tramites, esperar y pagar para ingresar a otros países, y cuando lo logran (muchos son rechazados sólo por haber nacido en un país poco congraciado con otro) son cuestionados, cateados y vigilados.

El poder del pasaporte y el número de acceso libre que tiene cada una de las nacionalidades es un emblema de la situación geopolítica del mundo. Vemos que países escandinavos, junto con países colonizadores como Reino Unido y Estados Unidos, tienen la mayor cantidad de accesos, seguidos por los países del oeste de Europa. Una clara imagen de que Occidente ha conquiestado sociopolíticamente el mundo y ejerce su pleitesía.

Vemos el efecto del narcotráfico y la inmigración masiva en México (117 países y en Colombia, 63); los efectos de la guerra contra el terror de la cual han sido víctima las relaciones de países árabes como Pakistán, Afganistán e Irak, que están en los últimos lugares de la lista. El otro factor considerable parece ser la pobreza: países centroamericanos y africanos son marginados por su falta de recursos --y acaso, por no ser muy atractivos para los países occidentales en ese movimiento hacia el Norte que caracteriza a la inmigración.

Lo que resulta deplorable es que personas que no tienen nada que ver con la política de un país (el suyo o el que promueve la imagen de que ciertos países son peligrosos e indeseables) tengan que cargar con este estigma y no puedan rondar por el mundo libremente. Esto se acentúa cuando pensamos en las leyes laborales: un escandinavo o un británico no tendrá los mismos problemas para encontrar un trabajo en otro país que un guatemalteco o un nigeriano.

Curiosamente, en 1955, Orson Welles anticipaba el estado de vigilancia policial global. Para el genial director, todo empezó con el requerimiento de pasaportes. Hoy tenemos PRISM y la máquina de vigilancia global electrónica.

“El burócrata o el policía es como un chantajista: nunca le puedes pagar lo suficiente; si le llenas una forma, tendrás que llenarle 10… y preguntan ¿por qué causarles problemas? pero, ¿por qué deberían ellos de causarnos problemas?”, había dicho Welles con enorme lucidez. No sólo es represivo y contra la libertad; es una molestia poco elegante.