*

X

El Reino de Bután ha adorado al falo por siglos

Por: pijamasurf - 03/10/2014

El Reino de Bután tiene una especial veneración por los falos. Los pintan el la entrada de sus casas como protección y les atribuyen el especial poder de la fecundidad.

Trongsa to Thimphu,Bhutan. Also along the road Phallus painted on Buildings an interesting tradition and architecture.

El pequeño reino de Bután es el líder mundial indiscutible en cuanto a felicidad per cápita se refiere. Anidado en lo alto de los himalayas y con una población de menos de un millón de personas, Bután es lo opuesto a la obsesión occidental por adquirir y medir la riqueza en términos de posesiones. A ellos no les importa hacer crecer un número, ellos realmente se preocupan porque haya más felicidad. La pregunta es por qué han logrado ser tan felices por tanto tiempo, ¿será por su espiritualidad budista y su rechazo al materialismo occidental?, ¿tiene que ver con su aislamiento del resto del mundo?, ¿o será por su poder fálico?

falo butanLa gente de Bután tiene una especial relación con el falo, el cual se encuentra en cada aspecto de su vida. Por siglos, los budistas de este reino de los himalayas ha tenido una especial devoción por el miembro masculino erecto y eyaculante. Pintado en las paredes de sus casas, colgando de sus aleros, en sus vehículos y sus techos, las imágenes de falos son una parte esencial en sus ceremonias tradicionales. Los butaneses creen que su imagen ayuda a la fertilidad, ofrece protección del mal y disipa los chismes maliciosos.

Su devoción por el falo cuenta con una larga tradición. Se atribuye al maestro budista del siglo XV Drukpa Kunley, conocido popularmente como el “Divino Loco”. Un estudio de 2011 titulado “El dominante falo de Bután” hecho por el historiador francés Francoise Pommaret y el erudito butanés Tashi Tobgay, dice que la creencia en la habilidad del falo para proteger contra los malos espíritus y transformarlos en deidades protectoras puede ser rastreada hasta Drukpa Kunley, quien sometió a los demonios con su “rayo mágico de sabiduría”. Kunley es conocido por sus métodos poco ortodoxos de enseñar budismo a través de canciones, chistes subidos de tono y su escandalosa sexualidad. El monasterio de Chimi Lhakhang guarda aún el falo de madera que Kunley trajo del Tibet, el cual es utilizado para bendecir a la gente que visita el monasterio en busca de ayuda para poder engendrar niños. 

bhutan-penis-man

Aunque es común que los jóvenes rechacen el pasado, los jóvenes butaneses han aceptado y adoptado la figura del falo. Kinley Tshering, secretario general de la Asociación de Periodistas de Bután, dijo que en vez de rehuir las por lo demás riesgosas imágenes fálicas, una joven generación está adoptando este símbolo de maneras completamente nuevas. “Están redefiniendo la idea de los falos, no sólo como imagen o símbolo ritual, sino como una idea en sí misma”.  Los jovenes butaneses son realmente creativos en cuanto a falos se refiere, los dibujan sonrientes, enojados y a veces son francamente obscenos. 

El arquetipo del falo ha sido un símbolo presente en un sin número de culturas alrededor del mundo, desde Babilonia, Egipto, Grecia y Roma, en el mundo occidental, hasta los pueblos mesoamericanos. Aunque el dibujo de miembros erectos es un hecho patente en nuestra cultura, normalmente estamos acostumbrados a considerarlo como algo fuera de los márgenes de la cultura, como un insulto, algo más cercano a la idea de marcar un territorio, de mostrar poder, que a una idea de fertilidad y protección. Los símbolos no desaparecen, aunque intentemos erradicarlos siguen manifestándose sin el control y el conocimiento que dan las formas rituales, sólo basta hojear el cuaderno de cualquier estudiante de secundaria para encontrar imágenes de penes dibujados sin mucha conciencia de por qué. En Bután expresan libre y sin prejuicios símbolos que en occidente, por motivos "morales" e ideológicos, hemos dejado que sean ahuyentados y se vean obligados a recluirse en las regiones más oscuras de nuestra psique.

 [Disinfomation]

Te podría interesar:
Un laborioso ejercicio concluye en un listado que agrupa las 10 mejores obras en la historia de la literatura.

p01nlpyn

La histórica relación del hombre con la literatura es por sí sola. El simple ejercicio de imaginar las innumerables formas en que los libros, sobre todo las grandes obras, han repercutido en el curso de la historia humana es desbordante. Cualquier lector tendría que reconocer la injerencia de sus lecturas dentro de su camino individual, y aún inconscientemente seguro que diversos autores, personajes, escenas y paisajes han impreso una huella significativa en su actual identidad. 

Cada quien tiene su propio jardín literario, compuesto por aquellos libros que nos narraron historias perfectas para complementar etapas personales, enriqueciéndolas a través de la confrontación, el consuelo, la sublimación, o algún otro instrumento de esos que sólo la literatura maneja con elegante destreza. Pero entonces, ¿cómo definir cuáles han sido los mejores libros de la historia?, ¿a qué criterios echar mano en esta tarea condenada a una cierta subjetividad?, ¿quién es lo suficientemente 'alguien' para determinar por nosotros esta selección?

Evidentemente esta tarea es en esencia inviable –o al menos insuficiente– en su intento de alcanzar una imposible precisión. Pero también resulta un tanto divertido, incluso intrigante, confrontar un listado hecho por quien sea que no seamos nosotros mismos. Tal vez a estas reflexiones se enfrentó J. Peder Zane, editor del libro The Top Ten: Writers Pick Their Favorite Books (2007) y quien, asumo, intrigado por encontrar algo parecido a una respuesta válida, se dio a la tarea de solicitar a 125 destacados autores que le compartieran su selección de las diez mejores obras en la historia de la literatura. 

56-183714-leo-tolstoy-portrait

Entre los participantes de este laborioso experimento se incluyó a autores como Norman Mailer, Stephen King, Jonathan Franzen, Peter Carey  o Claire Messud. Una vez compiladas todas las listas individuales, Peder Zane determinó, mediante un sencillo sistema de asignación de puntos (10 puntos por cada primer lugar que la obra obtuvo en las 125 listas, 9 puntos por cada segundo lugar...), cuáles fueron los libros mejor ubicados. Y a partir de esto definió las top 10 obras literarias. 

Parece casi imposible que alguien concuerde totalmente con esta lista. pero tampoco podemos desestimar el ejercicio realizado por Peder Zane, el cual en el peor de sus casos nos sugiere algo así como un grupo de obras fundamentales o imperdibles. A continuación los resultados:

10. Middlemarch, George Eliot

9. Cuentos, Antón Chéjov

8. En busca del tiempo perdido, Marcel Proust

7. El gran Gatsby, F. Scott Fitzgerald

6. Hamlet, William Shakespeare

5. Las aventuras de Huckleberry Finn, Mark Twain

4. Lolita, Vladimir Nabokov

3. Guerra y paz, León Tolstói

2. Madame Bovary, Gustave Flaubert

1. Anna Karenina, León Tolstói

 

Comentario

Si no estás lo suficientemente a disgusto con esta lista, y aún estás leyendo esto, sería bueno recalcar un par de aspectos de ésta. Obviamente llama la atención que Tolstói ocupe los lugares primero y tercero, lo cual, supongo, lo convertiría en el mejor escritor de la historia –o al menos en un serio candidato. De hecho es notable que cuatro de los seis lugares los ocupen obras rusas, colocando a la Federación Rusa cómo el país que ha aportado la mayor cantidad de 'mejores obras'. El resto de los lugares corresponden a dos estadounidenses, dos ingleses y dos franceses. Por cierto, sólo una mujer figura en la selección, la londinense Mary Anne Evans (que utilizaba el pseudónimo George Eliot).

En lo personal me cuesta trabajo concebir una lista en este contexto que no incluya el Ulises de Joyce; La montaña mágica, de Thomas Mann; El Conde de Montecristo, de Dumas; Crimen y Castigo, de Dostoievsky, entre otras. pero también me encanta la perfecta discrepancia que se genera alrededor de estos experimentos, me habla bien de la literatura, incluso me consuela. 

En todo caso, y para un momentáneo alivio, que me temo no sólo durará hasta que hayas concluido estas otras selecciones, también puedes consultar las 100 mejores novelas, según el diario The Guardian, o el equivalente compilado por la editorial Random House.   

Twitter del autor: @ParadoxeParadis