*

X

Controversial estudio sugiere que el calentamiento global provocará más crímenes sexuales

Por: pijamasurf - 03/06/2014

Una correlación estadística entre temperatura ambiental y crimen, especialmente violaciones y asesinatos, podría alertarnos sobre un alza en la criminalidad durante el próximo siglo.
hot www.cbsnews.com

El calentamiento global no sólo derretirá los casquetes polares y provocará éxodos masivos: según un controversial estudio que correlaciona estadísticamente crímenes y temperatura ambiental, el calentamiento global también facilitará un aumento en la tasa de crímenes como asesinatos, violaciones, asaltos, robos y robos a propiedad.

Esta relación fue propuesta por Matthew Ranson, un economista que trabaja para una firma de consultoría en políticas públicas. Según sus estimaciones, el aumento en la temperatura del planeta "provocará" —entre 2010 y 2099— "22 mil homicidios, 180 mil casos de violación, 1.2 millones de asaltos agravados, 2.3 millones de asaltos simples, 260 mil robos... y 580 mil casos de robo de vehículos", tan sólo en Estados Unidos.

Sin embargo, estos números sólo representan un aumento pequeño en la tasa actual de criminalidad (2.2% de aumento en homicidios y 3.1% en el caso de violaciones, por ejemplo). Así que, ¿cuál es el sentido de un estudio con una correlación tan extraña? Para John Roman del Urban Institute, es tan simple como que "en la medida que el clima cambia, la gente sale más, interactúa más y hay más crimen."

globalwarm Relación entre temperatura y crimen. (Matthew Ranson/Journal of Environmental Economics and Management).

Aunque la respuesta parece simplona, la policía de hecho actúa desde hace mucho bajo el supuesto (casi de sentido común) de que en el hemisferio norte, los meses cálidos de verano son también cuando se cometen más crímenes. La razón es que es más difícil cometer un robo cuando está nevando (el frío como obstáculo al crimen), y si hace calor, la gente deja abiertas sus ventanas y los ladrones pueden escabullirse por ahí.

Pero no todos los expertos en políticas públicas están de acuerdo con esta hipótesis. Andrew Holland del American Security Project afirma que el estudio está "hecho expresamente para ganar titulares".

"Al igual que toda guerra tiene numerosas razones para explotar", dice Holland, "cualquier crimen tiene muchos factores involucrados. No puedes convencerme de que una violación es causada solamente por la temperatura." Aunque diseccionar los factores que dan como resultado un crimen "es un ejercicio matemático interesante", Holland no cree que sea "útil o provechoso".

Lo cierto es que el clima está cambiando y la explosión demográfica en las ciudades se exacerba: el mundo del siglo XXI es caluroso, sobrepoblado y potencialmente peligroso, pero tal vez no más que en el pasado.

Lo opuesto al paraíso: visita Oimiakón, el lugar más frío del planeta (FOTOS)

Por: pijamasurf - 03/06/2014

Bajo un pálido sol de primavera, un puñado de personas cubiertas en piel de reno cavan durante horas en el hielo para lograr colocar en el hueco poco profundo un ataúd. Hace -52°C, temperatura suficiente para congelar un cuerpo desnudo en apenas un minuto. Esto podría estar ocurriendo ahora: mientras el mundo mira con pasmo o entusiasmo la aparición de un nuevo teléfono celular o la final de una copa de futbol, los habitantes del círculo polar de la región de Oimiakón, en la zona este de Siberia, trabajan durante horas, a veces días, para enterrar a sus muertos.

¿Por qué sus poco más de 500 residentes no deciden vivir en otro lugar? ¿Cuál es el atractivo de vivir en el lugar más frío de la Tierra, con temperaturas récord de -96°C, donde las actividades se reducen a comer carne de ciervo o caballo y los días fluctúan entre tres horas de luz en invierno y 21 horas en verano?

Nadie lo sabe, siempre han vivido ahí. En 63°15′N 143°9′E / 63.250, 143.150.

El cultivo de cualquier planta comestible es imposible. Los autos dejan de funcionar al poco tiempo, los aparatos electrónicos se congelan, las baterías se agotan por el puro esfuerzo de mantenerse encendidas.

Para Stalin, el dictador ruso, éste era un lugar demasiado crudo incluso para pensar en abrir una prisión.

Oimiakón está conectado con el mundo sólo por los turistas que atraviesan el círculo polar para sentir las temperaturas congelantes debajo de gruesos abrigos de invierno, siempre insuficientes. Van de cacería a los bosques de hielo perenne, pescan en el hielo, visitan alguna de las fuentes termales que son como una paradoja dentro de un infierno de hielo, o lo opuesto al paraíso. Si el infierno en lugar de flamas tuviera hielo, probablemente se vería como Oimiakón, el lugar que un puñado de familias siguen llamando hogar.