*

X

7 mujeres visionarias sin las que la música electrónica no sería lo mismo

Por: pijamasurf - 03/11/2014

Estas 7 mujeres y su trabajo han ayudado a definir el paisaje contemporáneo de la música electrónica y quizá nunca habías oído hablar de ellas.

En un esquema patriarcal, los reflectores de la historia siempre están sobre los hombres y sus logros. Se han abierto importantes brechas en la historia social y política para mostrar la verdadera importancia del papel de la mujer, pero hay muchas otras historias, cómo la de la música, en que su papel aún no ha sido del todo reivindicado. La historia de estas 7 mujeres muestra que a pesar de los prejuicios el talento se impone y que hoy estaríamos frente a un paisaje musical muy distinto, seguramente más aburrido, si no fuera por sus invaluables aportes.

He aquí las historias recopiladas por Sarah Statham para Champion Up North:

 

1) DELIA DERBYSHIRE

DELIA DERBYSHIRE

Empezamos por rendir tributo a la “escultora del sonido”, Delia Derbyshire. La mujer detrás del wobbulator un día se acercó a los Decca Recording Studios de Londres, sólo para que le dijeran sin más que no empleaban mujeres. A pesar de que varias compañías la rechazaron, continuó persiguiendo su pasión y en 1960 logró materializar una oportunidad de trabajar como asistente en un estudio de la BBC.

Desmond Briscoe, ejecutivo del estudio, pronto se dio cuenta de que la alta, callada y pelirroja Delia no sólo era entusiasta, sino enormemente creativa y talentosa. Entonces Briscoe la invitó a unirse a su taller experimental Radiophonic en 1962, del que ella formó parte durante 10 años.

Una de sus primeras tareas fue realizar una de los primeros temas electrónicos utilizados alguna vez en televisión: la música de Ron Grainer (que quiso compartir créditos con Delia por sus efectos, pero las políticas de la empresa no se lo permitieron) para la nueva serie de ciencia ficción, Dr. Who. Delia, y su ingeniero, Dick Mills, habían creado cada sonido desde la nada; no tenían referencias anteriores y por lo mismo Delia no tenía idea de qué tan influyente se volvería su trabajo para el Radiophonic Workshop en el futuro.

Aquí puedes ver el minidocumental "La escultora del sonido":

 

2) SUZANNE CIANI

SUZANNE-CIANI

Pianista experta, Suzanne compuso partituras de jingles para anuncios de distintas marcas, como Coca-Cola y General Electric, usando un Buchla Analog Modular Synthesiser (el cual compró con dinero ganado en su trabajo en la fábrica de Buchla). Aunque es mejor apreciada por su música original y sus paisajes sonoros, su especialidad fue la reproducción de efectos de sonido en su sintetizador que, antes de ella, habían causado muchos problemas a los ingenieros que querían grabarlos.

El sonido de una botella de Coca al ser destapada y servida, utilizado en radio y televisión a finales de los '70, es uno de sus trabajos más reconocidos. Pronto sus efectos de sonido se volvieron altamente demandados. Su voz aparece en el juego de pinball “Xenon” y, en 1977, Ciani creó los efectos especiales para el disco de platino de Meco con la versión disco del soundtrack de Star Wars.   

A principios de los '80, Ciani empezó a grabar trabajos New Age que conjuntaban sonidos electrónicos con instrumentos tradicionales, y más tarde fundó su propio sello discográfico llamado Synthetic Wave. 

3) DAPHNE ORAM

DaphneOram

Aunque a Daphne Oram le ofrecieron un lugar en el Royal College of Music, ella prefirió tomar un trabajo como asistente de ingeniería de audio para un estudio de la BBC. Allí empezó a experimentar con cintas magnéticas y a explorar las posibilidades de los sonidos sintéticos. Después de un viaje a los RTF studios en los años cincuenta, Oram inició una campaña para que la BBC tuviera instalaciones de música electrónica para utilizar en sus programas. Esto la llevó a desarrollar el famoso Radiophonic Workshop. Un año más tarde abrió los “Oramics Studios for Electronic Composition” en un edificio que fue alguna vez utilizado para secar avena cerca de Kent.

En febrero de 1962, Daphne ganó una gran subvención para apoyar el desarrollo de su máquina Oramics. Haciendo uso de una nueva técnica —mejor descrita como “sonido dibujado”— este dispositivo permitía al compositor dibujar un alfabeto de símbolos en película de 8 mm y meterlos en la máquina para producir sonidos. Parecido a la manera en que ahora dibujamos beats y manipulamos sonidos con software, éste fue el amanecer de un acercamiento visual a la creación de la música electrónica.

Aquí hay una versión virtual de la máquina expuesta en el Museo de Ciencia de Londres. Puedes ver cómo el usuario cambia el pitch, el reverb, el vibrato y la velocidad con su dedo: 

 

4) ELIANE RADIGUE

ELIANE_RADIGUE

Creados en París, los trabajos más valiosos de Eliane Radigue (producto de un sintetizador ARP, un micrófono y cintas magnéticas en loop) fueron elogiados a través de su carrera por su pureza y su contribución al reino de los trabajos sonoros. Llamados “de una verdadera originalidad”, sus paisajes sonoros comunican movimiento, cualidades espirituales, además de tener el poder de transportarte hasta lo más profundo del corazón de cada sonido.

Después de trabajar en varias universidades y estudios de música electrónica, Radigue viajó al Tibet en 1975 para explorar el budismo. En tanto que este movimiento interrumpió temporalmente su desarrollo creativo, en sus trabajos posteriores se puede escuchar el efecto del tiempo pasado en tal paz y quietud, a través del control y la disciplina utilizadas por los largos y meditativos zumbidos que ha utilizado desde entonces.

Pionera y visionaria musical desde que empezó a producir sus evocadores sonidos electrónicos en los sesenta, Eliane Radigue ha creado un singular, poderoso y único trabajo.

 

5) CLARA ROCKMORE

clara_rockmore

Virtuosa del Theremin y gran innovadora, Clara Rockmore destacó desde niña cuando tomaba lecciones de violín. Viajó a Rusia para asistir al prestigioso Conservatorio Imperial de San Petersburgo con tan sólo 5 años de edad (hasta hoy sigue siendo la estudiante más joven en lograr entrar a esta institución).

En su adultez, sin embargo, Clara tuvo que abandonar su instrumento, pues había desarrollado dificultades crónicas en los huesos debidas a problemas de malnutrición cuando era niña. Contemplativa acerca de su futuro creativo, se inclinó hacia el uso del Theremin, un instrumento nuevo, con un sonido similar al del violín y que describió como “el salvador de su cordura musical”.

Notando las limitantes del diseño original del Theremin, Rockmore ayudó a desarrollar el instrumento para ajustarlo a sus necesidades. Sugirió varias mejoras al inventor del instrumento, Léon Theremin —una antena de volumen más rápida, un rango musical más amplio y controles de tono— las cuales fueron incorporadas en versiones posteriores del instrumento.

Aquí puedes ver y escuchar las habilidades de Clara en su Theremin modificado: 

 

6) PAULINE OLIVEROS

pauline_oliveros

Aunque escribió sus primeras piezas utilizando notación tradicional, Pauline Oliveros rápidamente empezó a explorar con técnicas electrónicas. Influenciada por sus estudios en culturas nativo-americanas y religiones orientales, sus composiciones incluyen prácticas ritualistas y meditativas mientras explora ideas cada vez más profundas y existenciales.

Oliveros fue una figura central en el desarrollo de la electronic art music, y fue miembro fundador del San Francisco Tape Music Center. Ha escrito libros, imaginado nuevas teorías musicales y examinado nuevas formas de enfocarse en la música. La más famosa de todas es su noción de “conciencia sónica”  y “escucha profunda”. Oliveros acuñó el término de “escucha profunda para describir la disciplina de interpretar y grabar en espacios atmosféricos y resonantes como catedrales, cuevas y grutas.

Aquí puedes escuchar uno de sus trabajos titulado "Bye Bye Butterfly":

 

7) LAURIE ANDERSON

laurieanderson

En 1977, Laurie Anderson creó un violín con cinta magnética en el arco (en lugar de la tradicional crin de caballo) y una tape head en el puente. Aunque más tarde se deshizo de la cinta magnética y usó el contacto con el arco para disparar las secuencias de audio, la inventividad de Anderson, al igual que un filtro vocal que da gran profundidad a su voz, es un motivo recurrente en su trabajo.

Junto con sus filtros vocales, Anderson tenía su 'talking stick', un largo controlador MIDI con forma de bastón diseñado para reproducir sonidos. Así lo describe ella:

“[El Talking Stick es] un instrumento inalámbrico que puede accesar y replicar cualquier sonido. Funciona bajo el principio de síntesis granular —la técnica de romper el sonido en pequeños segmentos, llamados granos, y entonces volver a reproducirlos de maneras diferentes. La computadora reorganiza los fragmentos de sonido en líneas continuas o en paquetes aleatorios que son vueltos a reproducir en secuencias traslapadas para crear nuevas texturas”.

La pieza, mitad cantada, mitad hablada, “O Superman (For Massenet)”, que hace uso de su Talking Stick, inesperadamente alcanzó el lugar número 2 en el ranking británico en 1981.

[Champion Up North]

Una mirada al interior de la Sociedad Secreta de Wall Street

Por: pijamasurf - 03/11/2014

Por primera vez en ochenta años, un reportero logra ver qué sucede dentro de una reunión de Kappa Beta Phi, la fraternidad de los hombre más ricos de Wall Street.

5

Kevin Rosse, un periodista financiero, se encontraba escribiendo un libro ("Young Money") sobre las vidas de los jóvenes banqueros que luchan en el fondo de la cadena alimenticia de Wall Street. Sabía qué los hacía funcionar, pero mientras iban escalando los rascacielos de los bancos su destino se volvía más incierto y elusivo. Cada que intentaba entrevistar a algún CEO o chairman de cualquier firma grande de Wall Street, se daba cuenta de que se encontraban perfectamente blindados, envueltos en respuestas de manual y callejones burocráticos sin salida. No había nada que revelara algún rasgo de la verdadera psicología de los ultramillonarios. Así que si pudiera de alguna manera ver a estos personajes desenvolverse en su hábitat natural, quizá sería capaz de entender el mundo al que sus jóvenes sujetos se estaban adentrando.

1

Desde que Roose escucho rumores sobre la existencia de Kappa Beta Phi, quiso saber qué pasaba en sus reuniones. Según los rumores, la gran fraternidad de Wall Street incluía como miembros a exitosos financieros como Michael Bloomberg, ex alcalde de Nueva York (y también miembro de Skulls & Bones), John Whitehead, ex chairman de Goldman Sachs o el billonario Paul Tudor Johns. Se decía además que cada año la cena del grupo incluía parodias, actos musicales travestis y bromas subidas de tono, todo bajo la protección de su mantra: “Lo que pasa en el Regis se queda en el Regis”. Por ocho décadas su lema había funcionado, ningún extraño había logrado presenciar su ritual de primera mano. 

Cuando se enteró de cuándo y dónde se realizaba la cena anual, Roose supo que debía alquilar un esmoquin e intentar infiltrarse. Entrar fue sorprendentemente fácil, caminó sin detenerse, pasó delante del mostrador del hotel, y nadie le preguntó nada. De pronto ya estaba en el cóctel e inmediatamente empezó a ver caras conocidas. Tomó un programa y vio que allí estaba impresa la lista de los asistentes, entre ellos el entonces CEO de Citigroup, Vikram Pandit, el CEO de BlackRock, Larry Fink, Greg Fleming de Morgan Stanley y el vicepresidente de J.P. Morgan Chase, Jimmy Lee.

Roose tenía veinte años menos que cualquiera de los asistentes, así que probablemente pensaban que era algún mesero. No estaba seguro de qué hacer, no quería levantar sospechas y sabía que si hablaba con la gente seguramente lo sacarían en minutos. Entonces decidió instalarse en la mesa más lejana y pretender que revisaba mails en su celular.

2

Era enero de 2012 y Wilbur Ross, un inversor millonario, enfundado en un esmoquin y calzando mocasines de terciopelo morado bordados con las letras de la fraternidad, estaba de pie en el estrado del gran salón del Hotel St. Regis, dando la bienvenida frente a unas 200 personas. Como lider, o “Grand Swipe”,  se estaba preparando para invitar a 21 nuevos miembros (“neófitos”) elegidos por el grupo para formar parte de sus exclusivas filas. Roose escuchaba desde el fondo, mientras disfrutaba de la elegante cena de costillas de cordero y foie gras entre muchos de los inversores más famosos del mundo. Bob Benmosche, CEO de AIG estaba ahí, así como Alan “Ace” Greenberg, antiguo chairman de Ber Stearns, y el super-abogado de Wall Street, Marty Lipton. Y estos eran sólo los antiguos miembros. Entre los “neófitos” estaba el millonario de fondos de cobertura, y gran donador para la campaña de Obama, Marc Lasry y Joe Reece, un cerrador de tratos de altos vuelos para Credit Suisse.

Durante sus comentarios iniciales, Ross habló por varios minutos acerca de la leyenda de los Kappa Beta Phi, de cómo se había iniciado en 1929, al principio de la Gran Depresión, por 4 estudiantes de excelencia de William and Mary; cómo su blasón, representando una “masculina mano derecha enfundada en un traje Savile Row y una camisa Turnbull and Asser” era superior al de sus congéneres de Phi Beta Kappa (Ross llamó a logo Phi Beta Kappa una “confesión tácita de homosexualidad”); y cómo el lema de la fraternidad, “Dum vivamus edimus et biberimus,” era el latín para “Mientras estemos vivos, comeremos y beberemos.”

Después de la presentación, los nuevos miembros, todos vestidos en leotardos, faldas con lentejuelas doradas y pelucas, empezaron su show de variedad. Entre los actos de la noche se encontraban:

• Paul Queally, ejecutivo para Welsh, Carson, Anderson, & Stowe, que contó chistes verdes a Ted Virtue, otro importante ejecutivo para MidOcean Partners.

3

• Bill Mulrow, un alto ejecutivo en Blackstone Group (y que después fue nombrado chairman para la New York State Housing Finance Agency), y Emil Henry, un gerente de fondos de cobertura para Tiger Infrastructure Partners y ex-secretario asistente del Tesoro, actuaron una extraña parodia cómica. Mulrow vestía andrajoso y desaliñado para representar a un liberal radical, y Henry jugaba el papel de un barón acaudalado. Intercambiaron diálogos como si se tratara de un debate entre el 99 y el 1 por ciento. “!Bill, mirate! ¡Eres un patético liberal, necesitas un baño!” gritaba Henry.

• David Moore, Marc Lasry, y Keith Meister cantaron algunos segundos de una adaptación financiera de “YMCA”.

• Warren Stephens, CEO de un banco de inversión, tomó el escenario con sombrero con la bandera confederada y cantó una canción acerca de la crisis financiera con la música de “Dixie.”

Algunos actos siguieron mientras Kappas veteranos seguían atragantándose con costillas de cordero, lanzado bocadillos al escenario y carcajeándose estrepitosamente. Michael Novogratz, un antiguo piloto de helicópteros del ejército cuya firma Fortress Investment Group lo había hecho billonario, se encontraba sentado junto a Roose, bebiendo a grandes tragos y aderezando cada acto con bromas e insultos.

Los neófitos, que habían cambiado los vestidos por trajes de misioneros mormones, irrumpieron con su acto final: una parodia de la balada “I Believe” del “Libro de Mormon”, cuya letra decía “I believe that God has a plan for all of us. I believe my plan involves a seven-figure bonus” ("Creo que Dios tiene un plan para todos nosotros y creo que mi plan incluye un bono de 7 dígitos"). Roose estaba emocionado, y no pudo evitar sacar su teléfono y empezar a tomar video. Gran error.

4

Novogratz había volteado a verlo y le preguntaba amenazante quién demonios era. Se aceleró su pulso. Pensó en salir corriendo o inventar una excusa, pero debido al código de ética del New York Times, para quien trabajaba en ese momento, decidió que su única opción era revelar su identidad. Cuando Novogratz lo escuchó decir que era un reportero, se puso de pié, le dijo que no era bienvenido, lo tomó fuertemente del brazo y lo amenazó con que le diera el teléfono o lo haría pedazos. Sus ojos estaban inyectados de sangre y las venas del cuello se le saltaban. La canción había terminado y varios Kappas se dirigían ya a su mesa, pero antes de que la situación explotara una ex-inversora de bonos para Grand Swipe llamada Alexandra Lebenthal se adelantó y junto con Wilbur Ross guiaron a Roose hacia el lobby. Una vez ahí, Ross y Lebenthal le aseguraron a Roose que lo que acababa de ver no era en realidad un grupo de millonarios haciendo bromas homofóbicas y burlándose de la crisis financiera que provocaron a costa de los contribuyentes. No, solo eran un grupo de amigos que se reunía para divertirse burlándose de sí mismos. Nada más que ver. Pero su preocupación se hizo realmente patente cuando el mismo Ross se ofreció como una fuente para futuras historias a cambio de su cooperación. Su pánico era comprensible. Después de varios minutos intentando contener la situación, Ross y Lebenthal lo escoltaron a la salida del St. Regis, de donde Roose salió caminando sin mayores contratiempos.

Parece increíble que la historia termine así y, sobre todo, que Roose haya logrado salir bien librado. Y es que nadie lo esperaba, los grandes criminales de cuello blanco no buscan llamar demasiado la atención, para eso están los políticos, para acaparar las miradas y dejarlos vivir en la bacanal del dinero sin interrupciones. Si Roose pudo entrar y salir fue simplemente porque no se lo esperaban, porque no supieron cómo reaccionar frente al que los encontró desarmados, travestidos en descampado, lejos de su trinchera en el organigrama.

Es evidente que los rangos mayores del sector financiero están compuestos por hombres que han perdido por completo el sentido de realidad. Recientemente, los caciques financieros de Estados Unidos se han estado sintiendo un poco desairados, están comparando la persecución de los más ricos con la situación de los judíos en la Kristallnacht. Los patéticos titanes de Wallstreet lloran desconsolados porque dicen que ya no quieren ser golpeados. 

[NYMag]