*

X

Vestirse de manera extravagante puede hacer que los demás se sometan ante ti

Buena Vida

Por: pijamasurf - 02/20/2014

Comportarse de manera extraña o vestirse con ropa osada, que no encajaría en la norma, podrían traer beneficios insospechado en sociedad.

bowie-glam-rock-6

Aunque muchas personas pensarían que vestirse de manera extravagante, de tal forma que una persona resalte entre un grupo, no es una conducta que asegure el loor social, lo contrario podría ser cierto. Vestimentas coloridas y atrevidas pueden hacer que una persona sea percibida como superior, dueña de su propias reglas, según sugiere un estudio de la Universidad de Harvard.

"Proponemos que, bajo ciertas condiciones, comportamientos no-convencionales pueden beneficiar a a alguien más que simplemente tratar de encajar. En otras palabras, cuando parece deliberado, una persona puede aparentar tener un estatus más alto y un sentido de competencia", escriben los autores del estudio Silvia Bellezza, Francesca Gino y Anat Keinan. Esto mismo en palabras de Wired: "Vístete con calcetines de colores y logra la grandeza".

En el estudio, los investigadores encontraron que las personas percibían un mayor nivel de estatus y de competencia en personas que no se conformaban con la norma que en aquellos que sí lo hacían. Esta no conformidad se exhibía en cosas tan sencillas como un abogado usando calcetines de colores. En otro caso un profesor de una universidad reconocida usó una camiseta y una barba sin rasurar mientras otro profesor de una universidad local usó un traje y un rostro afeitado. Las personas percibieron como de más alto estatus al profesor que apareció casualmente sin rasurar y usando una t-shirt.

Como suele ocurrir, la invetsigación podrá ser usada para el beneficio de marcas que quieren apelar a los compradores que no se conforman con las normas de la moda, capitilizando en la tendencia de "aparentar ser no conformista", de la mano de la tendencia de marcas que buscan enviar mensajes anticapitalismo y anticonsumo para que las personas consuman sus productos, buscando irónicamente empatizar con el sentimiento anticorporativo de algunas personas, muchas de ellas líderes de opinión. De este tipo de estudios surgen, por ejemplo, productos que cuestan muy caro pero que se ven como productos que usaría una persona que no tiene tanto dinero. La clave para las marcas es "entender cómo los consumidores pueden demostrar que están haciendo un acto intencional de no conformidad a través de estas marcas y productos".

La atracción por lo extravagante y diferente, puede observarse también en otro estudio que muestra que las personas prefieren una obra de arte cuando saben que el artista estaba loco o tenía ciertas conductas estrafalarias. Ambos estudios contribuyen a la conclusión de que ser raro no es tan malo como nos querían hacer creer.

Este recipiente para enfriar cerveza bloquea la señal Wi-Fi y te obliga a convivir con los demás

Buena Vida

Por: pijamasurf - 02/20/2014

En un intento por abatir la enajenación tecnológica a la que nos obligan nuestros teléfonos portátiles, la marca de cerveza Polar promociona en Brasil estos recipientes enfriadores que bloquean la señal de dichos dispositivos para favorecer la convivencia entre las personas.

 

Muchos hemos atestiguado y sobre todo protagonizado esta escena: nos encontramos en un restaurante, un bar, en la casa de nuestros padres o de alguno de nuestros amigos, citados por una ocasión especial o por el solo motivo de verse y convivir. O casi. Porque en los últimos tiempos esto sucede poco. De pronto, sin que ninguno de los presentes se haya puesto de acuerdo, todos coinciden y se sorprenden con teléfono en mano, en el scroll infinito de Twitter o la contemplación inútil de Facebook, dando un vistazo que inicialmente se pensó rápido a Instagram luego de subir una foto donde un minuto antes todos parecían contentos de encontrarse.

Para evitar esta penosa situación y, por una vez, convivir de veras, la marca brasileña de cerveza Polar, en colaboración con la agencia Paim Comunicação de Porto Alegre, promueve este recipiente que además de mantener fría la bebida que todos comparten, bloquea la señales GSM, Wi-Fi, GPS, 3G y 4G, por lo que los smartphones se vuelven obsoletos.

¿Será suficiente? ¿Bastará esta prohibición para reavivar nuestra habilidad para interactuar con los otros más allá de las pantallas y los mensajes escritos? ¿Seremos capaces de redescubrir que alguna vez, en otra época del mundo, esa era la principal forma de convivir?