*

X

¿Tus relaciones amorosas son un espejo de la relación con tus padres?

Sociedad

Por: pijamasurf - 02/12/2014

De acuerdo con este estudio, la relación que tengas con tus padres durante la adolescencia define la manera en que te relacionarás íntimamente en el futuro.

nystories

El siguiente estudio se podría englobar en el ABC de Freud que todos tenemos bastante presente. La relación que llevemos con nuestros padres dictará la manera en que nos comportaremos con el mundo el resto de nuestras vidas. Lo destacable de esta investigación es, quizás, que nos recuerda poner atención en esto para romper la cadena de hábitos inconscientes cuando aún estemos a tiempo (y lo más probable es que siempre estemos a tiempo).

El estudio investigó específicamente el impacto que la relación con nuestros padres en la adolescencia puede tener sobre nuestras relaciones amorosas más de 15 años después. Los investigadores sacaron sus conclusiones a partir de datos del National Longitudinal Study of Adolescent Health. Siguieron a 3,000 norteamericanos desde secundaria y preparatoria hasta que estuvieron en sus treintas tempranos.

“Cuando piensas en la cantidad de vida que sucede entre la adolescencia y los tempranos treintas, hay muchas transiciones por las que pasas”, apuntó Matt Johnson, el autor principal del estudio. “Así que pensar que los comportamientos con tus padres cuando eres adolescente tendrá algún tipo de impacto medible y significativo en el comportamiento que tendrás con una pareja íntima años después es bastante sorprendente”.

Para aislar la influencia parental, los investigadores hicieron ajustes para depresión pre-existente y problemas de autoestima que los participantes tuvieron cuando eran menores. Y aunque es verdad que el estudio fue muy general y no pudo tomar todo en consideración, los resultados demostraron que aquellos tuvieron una relación conflictiva y tambaleante con sus padres arrastraron ese comportamiento a sus relaciones adultas. Con los mismos hábitos y la misma falta de tolerancia. Y lo mismo viceversa. Si tuvieron una buena relación, sus relaciones íntimas en la adultez fueron más satisfactorias.

Johnson subraya que aquellos que se llevaron mal con sus padres en la adolescencia no deben desesperar. “Mientras la relación adolescente-padre juega un papel importante en relaciones románticas futuras, muchos otros factores contribuyen también a las relaciones sanas. Idealmente, el estudio podría prevenir algunos problemas que pudieran ocurrir en este tipo de casos. “Podrías darte cuenta que algunas actitudes de tus años de preparatoria podrían estar entorpeciendo tu vida amorosa como adulto”.

Te podría interesar:

El pináculo de la ciencia y el desarrollo tecnológico: Kate Upton modelando bikinis en una cámara de gravedad cero

Sociedad

Por: pijamasurf - 02/12/2014

Hay ocasiones en que la ciencia y el desarrollo tecnólogico parecen menos impresionantes, útiles e incluso valiosos de lo que quizá podrían considerarse, por ejemplo, ahora que un notable dispositivo que simula las condiciones de gravedad cero fue puesto al servicio de una sesión de modelaje de Kate Upton para la revista Sports Illustrated.

Hace unos meses, en septiembre del año pasado, el escritor estadounidense Jonathan Franzen publicó en The Guardian un ensayo en torno a Karl Kraus, probablemente el satirista más despiadado del siglo XX. Ahora, por razones de derechos de autor, el artículo ya no se encuentra disponible en el sitio del diario inglés, pero sí en Alternet, donde puede encontrarse íntegro. Entre otros aspectos de la descomunal obra del austriaco, Franzen recupera las críticas que Kraus hizo al desarrollo tecnológico que atestiguó en su época, la desproporción entre los logros conseguidos en este ámbito y, por otro lado, el descuido que acusaba el “progreso espiritual y moral” en comparación con éste. Escribía Kraus en 1912:

La cultura no puede recuperar el aliento y, al final, una humanidad moribunda yace al lado de sus obras, cuya invención costó tanto a nuestro intelecto que no fuimos capaces de ponerlas a funcionar. Somos lo suficientemente complejos para construir máquinas pero demasiado primitivos para hacer que nos sirvan.

Glosando este fragmento, Franzen elogia la claridad de Kraus para, a inicios del siglo XX, vislumbrar esta contradicción. “Avances científicos que parecerían milagrosos no hace mucho” —dice Franzen— “han resultados en videos de alta resolución tomados con un smartphone de tipos echando Mentos en botellas de un litro de Pepsi al tiempo que gritan ‘¡Whoa!’”.

Ahora, como si la realidad misma se empeñara en dar la razón tanto a Kraus como al autor de Libertad, se han dado a conocer imágenes de Kate Upton modelando bikinis para la revista Sports Illustrated en una cámara de gravedad cero de Cabo Cañaveral, aparentemente con el fin de demostrar los pormenores de las condiciones que se pueden vivir en el espacio y "hacer la ciencia divertida". Una sesión de fotos que envía un confuso mensaje, conjugando la fácil sensualidad publicitaria con los puntos visibles de mayor altura del desarrollo científico, en otras palabras, una extraña mezcla de bikinis y astronáutica.

Así, una de las mujeres más solicitadas para estos ritos de cosificación del cuerpo femenino (y quizá también del masculino, que sólo asiste a la observación mecánica y la reacción planificada), llegó hasta uno de los puntos más emblemáticos de la llamada “carrera espacial”, únicamente para que, como sucedió a inicios de 2013 con la sesión fotográfica de la modelo en la Antártida, miles de hombres puedan excitarse con su imagen, flotando en la inconsciencia erótica --mientras los peldaños de nuestra civilización se estremecen. Esperemos que esta entrada no amargue —sólo cuestione— su diversión.