*

X
Star Axis, la obra del escultor Charles Ross que ha tomado 40 años en su construcción, es una meditación sobre nuestra relación con el espacio celeste en la tradición de las antiguas pirámides
CAPANDPYRAMID-634x397

Foto: http://aeon.co/magazine/nature-and-cosmos/star-axis-is-a-profound-meditation-on-the-sky/

En la tradición de culturas ancestrales que tenían una relación más íntima con el movimiento aparente de las estrellas, el escultor Charles Ross ha construido por 40 años Star Axis en el desierto de Nuevo Mexico una escultura que es también un observatorio astronómico. La obra aún inconclusa es una profunda meditación sobre nuestra relación con el cielo, inspirada en una serie de visiones, que busca “llevar la geometría de las estrella a una forma física”. Todo el complejo de Star Axis está compuesto por la Pirámide del Sol (la cual está alineada con el movimiento del sol para crear un campo de sombras siguiendo la precesón) el Túnel de la Estrella (el cual permite observar la órbita circumpolar de Polaris), la Cámara de Horas (donde se puede observar detenidamente una hora de la rotación de la Tiera) y la Cámara Equatorial (una especie de patio para experimentar la intersección  del eje o axis ecuatorial y el eje celestial y observar a las estrellas que viajan a través de este eje).

Lo anterior está basado en las mismas descripciones que hace Ross de su obra y en algunas reseñas que han realizado algunas de las pocas personas que han visitado esta obra en progreso que se conserva con relativa secrecía. (Algo similar, aunque a menor escala, fue realizado por James Turrell comisionado por Robero Hernández para su casa en Yucatán, en ese caso con un campo ganzfeld). El mejor relato que tenemos de la experiencia de vivir Star Axis, es del periodista Ross Andersen, uno de los editores de la excelente publicación Aeon Magazine. Anderesen pudo pasar varios días lejos de las luces urbanas junto a Ross en Star Axis. Cuando Ross empezó a construir este proyecto, James Turrell aún no iniciaba la construcción de su observatorio Roden Crater, en Arizona. Las obras de Ross como la de Turrell, ambas instrumentos de percepción en su sentido más amplio, recogen la tradición de los antiguos egipcios y de los mayas, que construyeron monumentales templos y observatorios aún envueltos de un aura misteriosa. Quizás la obra de estos artistas ilumina la función de la antiguas pirámides, las cuales parecen haber servido como un nodo de interconexión entre la tierra y las estrellas (literalmente como axis mundis). Según Ross, Star Axis ofrece una experiencia íntima de cómo “el ambiente de la Tierra se extiende al espacio y las estrellas”. La Gran Pirámide, tumba del Rey Tutankamon, más que un lugar para su descanso, parece “un trampolín para la eternidad”, dice Andersen después de haber vivido su experiencia en Star Axis.

LOOKINGUPTUNNEL-634x397

Foto: http://aeon.co/magazine/nature-and-cosmos/star-axis-is-a-profound-meditation-on-the-sky/

La meditación celeste de Ross plasmada en Star Axis se centra en Polaris, la estrella del norte y se inspira en gran manera en las pirámides egipcias. Se decía que cuando el faraón moría hacía cuerpo de luz y ascendía al cielo en una órbita eterna: por esto se convertía en Polaris, la estrella pivote que parece estar fija en el eje norte. Polaris en realidad no yace inmóvil, alineada con el polo celeste, pero para el ojo desnudo lleva siglos aparentemente estática, sirviendo de brújula para la navegación nocturna. Aunque ha sido usada para simbolizar la eternidad, Polaris no siempre se mantendrá como la estrella del norte, esto debido al movimiento del eje de la tierra, conocido como precesión (de 26 mil años). En realidad cuando la Gran Pirámide fue construida, la estrella del norte era Thuban, de la constelación Draco. En mil años, la doble estrella Gamma Cephei reemplazará a Polaris en la cima de la bóveda celeste.

Hour-Chamber-revised-634x397

http://aeon.co/magazine/nature-and-cosmos/star-axis-is-a-profound-meditation-on-the-sky/

La idea de Ross es revivir la historia de las estrellas, este “gran año” de 26 mil años en el que Tierra completa su movimiento de precesión y regresa a la misma posición. Las escaleras de Star Axis “te llevan en un viaje perceptual a través de los cielos del gran año. Cada uno de los 163 escalones brinda una visión de Polaris que corresponde a un punto específico del ciclo de precesión. Al ascender se observa la estrella enmarcada por un círculo de cielo cada vez más grande”. Después se observa Polaris “brillando al final del túnel, como un diamante solitario en el vacío”, una visión que evoca al Bardo Thodol, el Libro Tibetano de la Muerte y la visión de la Luz Clara que libera de los ciclos de la vida y la muerte.

La inspiración de Ross para construir su proyecto de vida tiene ecos metafísicos.  Star Axis es un “lugar para recordar”  nuestro “sentido de haber estado en las estrellas”, un espacio gnóstico. Ross decidió embarcarse en el proyecto después de ver unos esquemas de las alineaciones celestiales de la Gran Pirámide. Al estar dibujando se dio cuenta de que se podía experimentar el ciclo de la precesión pero había que construirlo. Durante el proceso tuvo sueños recurrentes y una voz que le decía “deben de entrar a la tierra para llegar a las estrellas”. Según relata Andersen, el arquitecto, nuevo Imhotep, le dijo que cree que Star Axis ya existe en otra dimensión, su trabajo es sólo encontrarlo y llenar los detalles. 

TOPIMAGE-crop

Caminos de luz dejados por las estrellas vistos desde Star Axis. [http://aeon.co/magazine/nature-and-cosmos/star-axis-is-a-profound-meditation-on-the-sky/ >

Twitter del autor:@alepholo

[Aeon Magazine]

 

Te podría interesar:

Ondalinda x Careyes: el exclusivo festival en un punto paradisíaco del Pacífico mexicano

Arte

Por: pijamasurf - 02/01/2014

Este evento es una celebración de la vida y el espíritu, una congregación de personas afines que buscan encontrar la inspiración, la belleza y la fuerza espiritual para transformar el mundo

El festival Ondalinda x Careyes, apenas en su tercera edición, es sin duda uno de los más exclusivos y atractivos de México. La revista Vogue lo ha llamado el nuevo (y deluxe) Burning Man, pero mientras que la ciudad itinerante de Black Rock ha crecido hasta el punto de albergar unas 70 mil personas en los últimos años, en esta playa del Pacífico mexicano el aforo es limitado y aunque el festival se está expandiendo, se esperan menos de mil personas.

El festival pretende algo mucho más que poner unos DJs en la playa y pasarla bien un rato. Los 4 días del evento, del 8 al 12 de noviembre, son una celebración de la vida y el espíritu, una congregación de personas afines que buscan encontrar la inspiración, la belleza y la fuerza espiritual para transformar el mundo, según las palabras de sus fundadores, Lulu Luchaire y Filippo Brignone. De acuerdo con Luchaire, que trabajó en Apple y luego se retiró a Todos Santos (Baja California), la idea detrás del festival es reconectarse con la cultura ancestral. El festival pone un especial énfasis en el arte indígena y en los conocimientos chamánicos y medicinales de estas culturas. Cada año, se celebra a cierta etnia (el año pasado fueron los purépechas). El festival cuenta con una galería de arte en la que venden pinturas de artistas indígenas. Y las ganancias son donadas a diferentes comunidades indígenas.

Este año el tema del festival son los alebrijes, en el sentido de ser "animales espirituales personales" y de la conexión que tienen diferentes tradiciones con los animales, en los que encuentran sabiduría, guía y una posibilidad simbólica de transformación.

El line up cuenta con artistas como Oceanvs Orientalis, Nick Barbachano, Viken Arman, Goldcap y KMLN, entre otros.

El boleto al festival llega a costar casi mil 400 dólares, los cuales no incluyen el alojamiento. Así que no es barato, pero no hay duda de que los asistentes serán agasajados con música, paisajes, gastronomía, arte, espectáculos de luz y sonido y demás banquetes multisensoriales. El festival está asociado con Mayan Warrior, el famoso carro alegórico fiestero que todos los años acampa en Burning Man. Cuenta además con temazcales, sesiones de yoga y otras bondades.

Para volar alto a este festival de máximo deleite sensorial, las tarjetas American Express te ofrecen la posibilidad de pagarlo de contado o en parcialidades, además de su servicio 24/7, diseñado para resolver imprevistos en viajes. No vivas esta experiencia sin ellas.