*

X
Cables revelados por el exagente del NSA, Edward Snowden, muestran interés de la inteligencia británica por el uso del tema de los OVNIs, entre otras tácticas de engaño mediático, para manipular la opinión pública
Imagen del Power Point

Imagen del Power Point de la agencia británica.

 

Como ocurrió con WikiLeaks antes, muchas personas se preguntaban si los cables del NSA filtrados por Edward Snowden contenían información clasificada sobre OVNIs o extraterrestres. La respuesta ha llegado, el sitio especializado en divulgar información de estos cables, The Intercept, ha encontrado un documento que hace mención de este tema, aunque de manera un poco inconclusa.

Se trata de una presentación en Power Point de la agencia de inteligencia británica GCHW, titulado: "The Art of Deception: Training for a New Generation of Online Covert Operations" (El arte del engaño: Entrenando para una nueva generación de operaciones encubiertas en línea), en el que se muestran 50 diapositivas de distintos temas todos ligados a la manipulación de la opinión pública y en el que se incluyen un par de diapositivas con imágenes de OVNIs. El documento constituye un manual de decepción y engaño utilizando todo tipo de trucos que van desde el  marketing a la magia (en una de las diapositivas se habla de construir cibermagos). La suposición más lógica dentro de este contexto podría ser el uso de estas imágenes y de la creencia en OVNIs como parte de las llamadas psy-ops (operaciones psicológicas que manipulan o distraen la percepción del público,  cuyo uso ha sido documentado en el caso de agencias como la CIA). 

Glen Greenwald, el periodista que dio a conocer los cables de Snowden en The Guardian, ha escrito también sobre el tema de la manipulación de las agencias de inteligencia y sus principales tácticas: "Lo más importante que revelan estos documentos es que estas agencias están intentando controlar, infiltrar, manipular y tergiversar el discurso en línea y, al hacerlo, están comprometiendo la integridad misma del Internet".

1) Inyectar todo tipo de material al Internet con el fin de destruir la reputación de los enemigos

2) Usar las ciencias sociales y otras técnicas para manipular el discurso y el activismo en línea y generar resultados considerados como deseables. 

3) Para ver qué tan extremistas estos programas son, sólo consideren las tácticas que presumen usar para obtener esos resultados: "operaciones de de falsa bandera" (postear información en Internet y atribuirlo falsamente a alguien más), posts en blogs de falsas víctimas (pretendiendo ser una víctima de individuos cuya reputación quieren destruir), y postear "información negativa" en varios foros.

Como bien rastrea el sitio The Daily Grail, Mark Pilkington, autor de Mirage Men, sobre los espejismos informativos que rodean a los OVNIs, escribe que "es claro que estas agencias de inteligencia consideran que el tema de los OVNIs, las creencias que generan, y la aguerrida comunidad que las rodea, es un campo útil para sus operaciones y actividades". Pilkington agrega que no mucho ha cambiado en 50 años en las llamadas psy-ops, incluso el uso de magos en estas operaciones, como es el caso de la participación de Uri Geller y otros, solamente ahora con una aplicación de desinformación en un terreno digital.

Aunque se trate de una presentación de Power Point hecha con un diseño poco depurado, la información tiene serias implicaciones sobre la penetración de este tipo de tácticas en la agenda de algunos gobiernos y en lo que se ha convertido el Internet: un campo subrepticia y casi ubicuamente minado, en el cual no sólo nuestra información está siendo recopilada, sino que también se está sembrando información falsa para manipular las creencias y afectar la ideología de las personas.

También en Pijama Surf: ¿Son los Ovnis un Proyecto de la CIA?

Twitter del autor: @alepholo

Te podría interesar:
Existen numerosas acusaciones, algunas más serias que las otras, que señalan que Estados Unidos inyectó capital a grupos opositores antes de la revolución en Ucrania.

 kiev

Desde el lado de Rusia se han generado numerosas acusaciones de que Estados Unidos y algunos otros países occidentales habrían fondeado secretamente la insurgencia ucraniana. Recientemente el sitio Russia Today publicó un video en que aparentemente un grupo de rebeldes se queja de no haber recibido el dinero prometido por realizar disturbios. El video no ha sido traducido por lo cual es difícil saber si lo que sostiene Russia Today es cierto, aunque intentando usar Google Translate para la descripción del mismo podemos ver que existe una referencia al dinero y a la"revolución" pero no podemos corroborar más.

Russia Today publica que en el video "se ve a participantes de los enfrentamientos armados en Maidán (Plaza de la Independencia), en el centro de Kiev. Los rebeldes ucranianos afirman que fueron engañados y no les pagaron el dinero prometido por su participación en los disturbios". Al parecer, los rebeldes se enfrascan en una discusión sobre cuánto deben de recibir sin poder llegar a un acuerdo. Algunos de los participantes enfurecidos gritan que los "fondos asignados fueron robados" y reclaman los fondos "de combate".

Evidentemente el video no constituye una prueba categórica de que los rebeldes hayan sido comprados, etc., pero puede dejar sospechas si se suma a otras acusaciones como la del exjefe del servicio de Seguridad de Ucrania Alexánder Yakimenko quien reveló que en los últimos meses se detectaron numerosas transferencias en dinero en dólares que inundaron Kiev. "Desde el comienzo de las protestas nosotros, como los servicios de inteligencia, notamos un aumento de la correspondencia que comenzó a llegar a varias embajadas de Ucrania, a las embajadas occidentales. Después en la Plaza de la Independencia apareció moneda extranjera, concretamente dólares", aseguró el exfuncionario.

Hace un mes también el asesor del gobierno de Putin responsable de las relaciones con Ucrania, Sergei Glazyev había acusado a Estados Undios de armar a los rebeldes y había advertido al gobierno de Kiev que Rusia estaría por intervenir (en lo que acabaría con la anexión de Crimea a la Federación Rusa) si no lograba mantener el orden. Glazyev dijo que los rebeldes estarían recibiendo hasta 20 millones de dólares a la semana desde Estados Unidos.

Las anteriores acusaciones podrían ser ciertas o falsas, lo que queda claro es que existen numerosos intereses creados y estamos en medio también de una lucha mediática entre Rusia y Estados Unidos. Por una parte, Rusia acusa a Estados Unidos de injerencia en asuntos que no le competen, específicamente de financiar a la oposición, y por otra parte Estados Unidos acusa a Rusia de involucrarse en los asuntos que deberían de haber sido solamente concernientes al pueblo ucraniano, a la vez que los medios estadounidenses ridiculizan al gobierno de Putin presentándolo como autoritario y por momentos hasta delirante o fuera de la realidad. Esto crea un cerco de disonancia y hace un poco difícil saber cuál es la realidad de los hechos —lo más probable que ambas afirmaciones sean verdad y el pueblo ucraniano, además de sus verdaderas preocupaciones políticas, esté siendo arrastrado en medio de un juego de geopolítica con agendas ocultas.

El sitio Pando, en quizás la más seria de las revelaciones, ha publicado material que "confirma que el gobierno estadounidense —bajo la forma de la US Agency for International Development (USAID)— jugó un rol importante en fondear a los grupos opositorios antes de la revolución". Pando presenta documentos evidenciales y señala que si bien no se puede decir que el golpe de estado fue orquestado por Estados Unidos, resulta claro que "fondos estadounidenses sirvieron como multiplicadores de muchos de los grupos involucrados en  la caída de Yanukovych".

Pando también confirmó evidencia de que el multimillonario  irano-estadounidense Pierre Omidyar fue uno de los coinversionistas del gobierno estadounidense. Omidyar es el funador de eBay y actualmente encabeza el proyecto de periodismo First Look Media, que incluye a Gleen Greenwald, el experiodista de The Guardian encargado de presentar los documentos de Snowden. Omidyar habría aportado $200 mil dólares al "Center UA", que también fue fonadeado por el USAID y $335 mil dólares a "New Citizen" un proyecto opositor al gobierno de Yanukovych, algo que fue hecho público en su momento con la intención de "transformar la política pública" en Ucrania. Estas revelaciones son lo más impactantes luego de que Macy Wheeler, periodista empleada por la misma empresa de Omidyar, escribiera que la revolución de Ucrania parecía ser un "coup" orquestado por las fuerzas de la Pax American.

Lo anterior representa un posible conflicto de interés, según Mark Ames, de Pando, ya que la nueva empresa de medios de Omidyar cuenta con las únicas personas que tienen acceso a los documentos del NSA filtrados por Snowden, a la vez que demuestran trabajar palmo a palmo con el gobierno de Estados Unidos en su política internacional.  Asimismo resulta posiblemente escabroso que el grupo de periodistas independientes más destacados de los últimos años trabaje para Omidyar, al mismo tiempo prometiendo investigar al gobierno de Estados Unidos.

La investigación parece ser bastante sólida y sin embargo ha generado poco ruido y es quizás sintomático del poder que acumulan actualmente las corporaciones. Es difícil decir si la línea editorial de First Look está comprometida, pero, ciertamente, por el momento se proyecta una sombra sobre su trabajo.

Twitter del autor: @alepholo