*

X

Cosmovitral: un jardín botánico forrado de 500 mil fragmentos de vidrio

Por: PijamaSurf Mexico - 02/01/2014

Lo que antiguamente fue un mercado local es hoy una creación del artista Leopoldo Flores. Este recinto, situado en Toluca, México, alberga 500 variedades botánicas internacionales en una oda a la belleza con magnos vitrales de más de tres mil metros cuadrados.

1Más de 500 mil fragmentos de distintos colores arropan su techo y paredes. Esta hermosa estructura fue comisionada en 1910 al ingeniero Manuel Arratia para albergar un mercado municipal al estilo Art Noveau en Toluca, Estado de México, bajo el marco de las celebraciones por el centenario de la Independencia.

La construcción, caracterizada por sus grandes ventanales, inspiró al artista Leopoldo Flores, que diseñó un modelo de vitrales para engalanar el lugar y convertirlo en un jardín botánico. Su idea tuvo eco y hoy el recinto alberga más de quinientas plantas que se engalanan con  la luz proveniente de los magníficos y coloridos 'filtros'. La obra se llama "Cosmovitral" y evoca a la relación del humano con el cosmos; temas como la vida y la muerte, el mal y el bien, la materialización y la destrucción, entre otras inquietudes filosóficas humanas, se dibujan a lo largo del espacio.

Al menos 2, 300 metros cuadrados de vitrales hacen de este sitio uno de los más grandes del mundo en su tipo. Para su creación trabajaron 60 artistas durante tres años, de 1978 a 1980. La obra consiste en 70 módulos, cubiertos con más de 500 mil fragmentos de vidrio y 28 distintas tonalidades, lo cual dota al sitio un aspecto onírico y surrealista, además de un refinado toque de psicodelia.

El vitral principal se encuentra en el techo: es una especie de franja vertical que  recorre el lugar como un gran pasillo aéreo. Otra banda insertada en la mitad de las paredes en forma vertical, se dibuja con una vista luminosa y brillante para cada perspectiva visual. Para lograr esta mega obra se usaron 75 toneladas de estructura metálica y 45 toneladas de vidrio soplado. El Cosmovitral es un lugar evidentemente espectacular, que por lastima no ha sido lo suficientemente publicitado en México, razón por la cual aún espera la primeriza visita de millones de personas que difícilmente olvidaran el recinto..

2

5                   

4

 

 

 

Los deportes profesionales de la mano de los medios masivos de comunicación sirven como distractores de las cosas verdaderamente importantes y ofuscan la capacidad de la gente de pensar por sí misma, explica Chomsky.

food-superbowl

Hoy es el Super Bowl, el evento deportivo del año en Estados Unidos, con decenas de millones de aficionados siguiendo la transmisión por la televisión en un moderno ritual. El politólogo y lingüista Noam Chomsky, uno de los analistas de medios más lúcidos que tiene Estados Unidos en cuanto al discernimiento de la agenda política que se oculta en su forma y contenido, habló sobre el Super Bowl y la influencia de los deportes de audiencia masiva en la sociedad en el documental Manufacturing Consent.

Es distracción pura. Este es el verdadero mass-media dirigido al ciudadano promedio. El propósito de estos medios es sólo ofuscar la mente de las personas.

Esto es sobresimplificar, pero para el 80% o cuántos sean, la idea central es distraerlos. Hacer que vean la NFL. Y que se preocupen de la noticia de "Madre da a luz hijo de seis cabezas" o de lo que sea que compras en el supermercado y cosas por el estilo. O sus horóscopos. O que se involucren en el fundamentalismo.

La clave en la manufactura del consentimiento es: "llevar su atención lejos de las cosas que verdaderamente importan y reducir su capacidad de pensar". No sólo la NFL, los deportes en general y la misma industria del infotainment:

Los deportes son otro ejemplo crucial de este sistema de adoctrinamiento, en mi perspectiva. Por una parte porque permiten que las personas se concentren en algo que no tiene importancia. Eso hace que no se preocupen de las cosas que realmente importan en sus vidas y de las cuales podrían hacer algo al respecto. 

Chomsky narra cómo desde que estudiaba en la preparatoria se dio cuenta de lo absurdo que era apasionarse por un equipo deportivo, cuando él no estaba jugando, ni ninguno de los que jugaban eran sus amigos, ¿por qué echar porras o vitorear? 

No tiene sentido. Pero el punto es que sí hace sentido: es la forma en la que se construyen actitudes irracionales de sumisión ante la autoridad, y una cohesión grupal detrás de elementos de liderazgo —de hecho es entrenamiento en jingoísmo irracional. Esto es también una de las características de los deportes competitivos. Creo que si analizas de cerca estas cosas, típicamente sí tienen funciones y por eso es que se dedica energía a apoyarlos y crear una base para ellos y los patrocinadores que están dispuestos a pagar mucho dinero y así sucesivamente. 

Chomsky sugiere aquí que los deportes crean una narrativa de fanatismo que alimenta o sienta las bases para un nacionalismo exaltado que luego hace que la opinión pública permita invasiones militares y demás acciones beligerantes (en cierto sentido el domingo de Super Bowl es el día de la nación actual, en el que se reafirman los valores patrióticos).  Habría que agregar que esta afiliación a equipos de deportes profesionales es también una forma de preparar a los individuos para formar relaciones emocionales con ciertas marcas, corporaciones que operan como supraentidades que se han apoderado de una personalidad. Así como el fanático de un equipo como los Broncos de Denver o el Manchester United cree que tiene una relación interpersonal con su equipo, esto se extrapola a otras marcas (o al menos esto es lo que la publicidad busca), como Apple o Armani y, para demostrar su afecto, para hacer pública su relación y beneficiarse ante los demás de esta elección afectiva, el sujeto debe de comprar productos de esta marca y ofrecer su lealtad. Los deportes profesionales y su estrecha relación con la televisión son una piedra angular de la sociedad de consumo.

Twitter del autor: @alepholo