*

X

Smoke-a-Bowl: ¿Es de buena suerte legalizar la marihuana? Equipos de Colorado y Washington se disputan Super Bowl

Por: Alejandro Martinez Gallardo - 01/28/2014

Recientemente estrenados como estados donde se puede consumir cannabis, Colorado y Washington tendrán la fortuna de celebrar con sus equipos la final del máximo evento deportivo de Estados Unidos... y fumar marihuana libremente mientras presencian el Super Bowl.

smokeABowl_pipes_tee__73420.1390590894.1280.12802

Los deportes profesionales están llenos de supersticiones que buscan, a través de excéntricas místicas, girar la balanza en favor de ciertos competidores. Michael Jordan, por ejemplo, usó toda su carrera los shorts de la Universidad de North Carolina debajo de los shorts de los Toros de Chicago, creando de paso una moda de usar shorts más holgados en la NBA (y desfiando la gravedad para elevarse en el aire con doble pantalón corto y la lengua de fuera). Otros interesantes fenómenos, aunque no una superstición per se, sugieren que los eclipses lunares ayudan a los equipos de Boston o, en otro rubro, que tener a la modelo que aparece en la portada de Sports Illustraed Swimsuit Edition detona bonanza económica en su país natal. 

Los fanáticos que se creen parte del espíritu colectivo de un equipo y capaces de influir en los resultados con sus conductas también suelen adoptar diversas supersticiones. Una superstición que podría volverse popular podría ser buscar que se legalice la marihuana en el estado donde reside un equipo profesional, al menos guiándose por lo que acaba de suceder en Colorado y Washington. Los Seahawks de Seattle (Washington) y los Broncos de Denver (Colorado) se enfrentarán el próximo domingo en un inédito Superbowl que conjuga también a los dos primeros estados que han legalizado el cannabis en Estados Unidos.

Algunas personas llaman a este evento el Marijuana Bowl, el Bud Bowl o el Smoke-a-Bowl, para ensalzar que este evento también se alimenta de parafernalia y de diferentes sucesos complementarios, más allá del juego, como es el espectáculo de mediotiempo y los millonarios anuncios que se estrenan en la transmisión en una fiesta de la industria de la publicidad y el consumo (enormes cantidades de cervezas y hot dogs se consumen en el súper domingo). Hasta el momento, el Superbowl es el primer evento importante en el deporte estadounidense después de que entrara en vigor la ley en Colorado y Washington, lo cual es especialmente significativo. ¿Habrá influido el momentum cannábico en la psique colectiva de la ciudad y de los jugadores como un efecto mariposa? Aunque evidentemente esto parece solamente ser una coincidencia, no deja de ser ominosa y divertida. Y como dicen algunos activistas toda la inercia que pueda generarse a favor de la legalización de la marihuana es positiva. 

Los puristas del juego se quejan de que una cortina de humo de marihuana está distrayendo la atención del juego con todo tipo de bromas.  El famoso stoner Tommy Chong declaró: "Me quedaré en casa y veré el Super Bowl fumando mi propio Super Bowl". Algunas personas piden que Snoop Dog o Willy Nelson canten el himno nacional. Los fanáticos de Seattle llaman a su equipo los THC-Hawks. Numerosos sitios han publicado recetas de comida con cannabis para acompañar la transmisión del Super Bowl. No son pocos los stoners que sueñan con usar el trofeo como un tazón gigante para fumar marihuana.

En Denver incluso se ha colocado publicidad en el Sports Authority Stadium en Mile High (el nombre es altamente adecuado) con el propósito de que la NFL permita que los jugadores fumen marihuana, bajo el argumento de que el alcohol es mucho más peligroso y la prohibición hace que algunos jugadores recurran a la bebida.

Por otro lado, en la red conspiracional, algunas personas sugieren que existe una conspiración de parte del gobierno de Estados Unidos para hacer que se legalice la marihuana, con el fin de mantener al pueblo embotado y en un estado de fácil acatamiento de medidas enajenantes. Los partidarios de esta idea seguramente vincularán el Super Bowl con la legalización de la marihuana en un plan maestro por hipnotizar al pueblo con futbol americano, televisión y cannabis.

Twitter del autor: @alepholo 

Te podría interesar:

Fantasmagóricas fábricas abandonadas: imágenes del primer libro de fotografía de David Lynch

Por: pijamasurf - 01/28/2014

David Lynch refleja su fascinación por los espacios marginales y los paisajes industriales en un nuevo libro de fotografía.
[caption id="attachment_69945" align="aligncenter" width="608"]-fábricas-2000--humo y cables Humo y cables[/caption]

David Lynch acaba de presentar en Londres su nuevo libro de fotografía: 80 imágenes en blanco y negro tomadas entre 1980 y el año 2000 en Berlín, Polonia, Nueva York, Nueva Jersey, Los Angeles e Inglaterra. Estos sitios fueron sets de películas como El Hombre Elefante y Cabeza Borradora (donde captura esta estética desoladora e industrial en blanco y negro) o, más recientemente, Inland Empire.

Lynch tiene una formación previa como pintor y ha experimentado numerosas disciplinas artísticas, como la música y el diseño. Su fascinación por los intersticios de la cultura y de la realidad, los márgenes sombríos en los que lo inexplicable puede suceder o donde aguarda una epifanía poética es parte de su obra cinematográfica y resuena con su visión fotográfica obsesionada por las fábricas y los lugares abandonados. 

"Me encanta la industria. Pipas. Amo el humo y los fluidos. Amo las cosas hechas por el hombre. Me gusta ver a las personas trabajando duro, y me gusta ver los desechos y la miasma", escribe Lynch en el libro.  

Esta misma obsesión estética es captada en un raro comercial filmado por Lynch en contra de una epidemia de ratas en Nueva York, que puede verse aquí, como complemento a estas fotografías. Uno puede imaginar a Lynch, fanático de la meditación trascendental, en caminatas por los suburbios y arrabales haciendo una meditación estética, una especie de sueño ambulante, recogiendo material para sus futuras películas en un teatro de memoria.

 

[caption id="attachment_69946" align="aligncenter" width="675"]fabricas-lynch La fascinación por las entidades que genera la sociedad industrial: grandes gigantes geométricos que alimentan nuestras ciudades de energía.[/caption]

 

[caption id="attachment_69947" align="aligncenter" width="675"]fábricas-los angeles 1980 Una brecha en una fábrica abandonada de Los Angeles (1980). Lynch acecha estos espacios marginales en los que puede ocurrir lo secreto, desde el crimen o la aparición esotérica.[/caption]

 

[caption id="attachment_69948" align="aligncenter" width="750"]fábricas-lynch-mundos extraños La fascinación por los mundos extraños, por los cristales rotos, la neblina, el abandono: reflejos materiales de estados psíquicos. La mirada parece ubicarnos en un sanatorio.[/caption]

 

[caption id="attachment_69949" align="aligncenter" width="675"]fábricas-lynch-new-jersey Fábrica de Nueva Jersey, la poesía de lo inhóspito.[/caption] [caption id="attachment_69950" align="aligncenter" width="675"]fábricas-lynch Humo y cables entre gigantes redondos de la incesante producción que es parte del mundo desde la época industrial.[/caption]

 

[Fast Co Design]