*

X
Sobre la relación de ironía y afecto entre Errol Morris y Werner Herzog (quien se tuvo que comer sus palabras comiéndose un zapato) y las dificultades de mantenerse alejado de la publicidad.

Picture 350

 

Entre las rarezas de Errol Morris está su cuenta de Twitter. Tiene más de 44 mil seguidores, pero él no sigue a nadie. Lleva casi tres mil twits. Ignoro si haya otro ejemplo como él, que usa la plataforma sólo para comunicar, sin presencia alguna en su línea de tiempo. Cuando escribía este texto, su twit más reciente era: "Mis rezos a Mammon han sido contestados. (Dirigiré un comercial para el Super Bowl)."

Su amistad con Werner Herzog es una de las leyendas más finas de nuestro tiempo. Se conocieron cuando Herzog era ya un cineasta reconocido, Morris aún daba pasos inciertos hacia la escritura de un libro y tenía pendiente una investigación sobre Ed Gein, el asesino serial en el que está basada la trama de Psycho. Morris sostenía que, debido a la fijación que tenía por su madre, Gein había desenterrado su cuerpo, y por ende la tumba estaba vacía. Herzog le ofreció su ayuda para ir al cementerio y comprobarlo, sin ningún permiso. Herzog llegó, pero Morris no. Poco después Herzog dijo que el día que Morris terminara una película se comería su zapato, lo cual sucedió en 1978 con Gates of Heaven. Herzog cumplió su promesa, y Les Blank, el documentalista que también filmó Burden of Dreams, hizo el cortometraje correspondiente: Werner Herzog Eats His Shoe.

Hay un resumen que incluye estas palabras de Herzog:

Prender la televisión es simplemente ridículo y perturbador. Nos mata. Los talk shows van a matar nuestro lenguaje. Entonces tenemos que declarar guerra santa a lo que vemos todos los días en la televisión. Comerciales. Creo que debería haber una guerra real en contra de los comerciales, guerra real en contra de los talk shows.

Morris ha dirigido alrededor de mil comerciales para televisión. No deja de ser irónico que Herzog haya defendido el cine de Morris usando palabras como "guerra en contra de", para que años más tarde Morris dedique buena parte de su tiempo a eso. Es posible argumentar que Morris no tiene por qué hacerle caso a un excéntrico. Él ni siquiera sale en el cortometraje de Les Blank, no estuvo presente cuando Herzog se comió su zapato en su honor, y nunca dijo que formaría parte de esa supuesta guerra. Las palabras de Herzog no deberían de atarlo a nada, sin embargo hay una cuestión ética en esta coyuntura y esta contradicción.

Por otra parte, la filmografía de Morris es genial, una colección exquisita de personajes raros o incomprendidos que a través de su cámara le hablan a la posteridad. Además, desde 2007 escribe para el New York Times, y su libro Believing Is Seeing deja en claro la profundidad de su manera de observar el mundo y las imágenes que produce.

Morris podría decir en su defensa, si esto fuera un juicio, que está librando la guerra anunciada por Herzog pero desde adentro. ¿Sus comerciales son mejores que los demás? ¿Existe tal cosa como un 'buen' comercial en términos éticos? Gran parte de los directores de cine del mundo hacen comerciales publicitarios, pero no todos. David Lynch los hace, Jean-Luc Godard no. Mantenerse alejado del mundo de la publicidad es cada vez más difícil en un mundo que reclama ganancias inmediatas y muchas ventas. Morris también hizo una serie para la televisión: First Person, similar a su películas. En este caso, se podría decir que esa serie mejoró el contenido de la televisión, que de alguna forma profundizó la programación del canal en el que salió. El caso de los comerciales es más complejo. No creo que ningún comercial mejore nada, sino todo lo contrario (una opinión que comparto con Bill Hicks).

Morris está orgulloso de su carrera como director de comerciales. Sería interesante escuchar a Herzog más de treinta años después de haberse comido su zapato. ¿Qué opinión tendría sobre el hecho de que Morris está ansioso por dirigir un comercial para el Super Bowl?

Este es un fragmento de Conquista de lo inútil, el diario que Herzog escribió durante los años que le tomó hacer Fitzcarraldo:

San Francisco fue desagradable, me sentí por completo fuera de lugar, sobre todo en Broadway House. Errol Morris sufrió aún más, porque su hostilidad subliminal contra las promesas vacías de Coppola sale a la luz con mayor frecuencia. Además estaba intranquilo, hasta el extremo del pánico total, por su historia sobre el pequeño lugar en Florida [...]. Como siempre, Errol tiene mucho material, pero no consigue ordenar su historia.

Después de Vernon, Florida, el largometraje del que habla Herzog, Morris pasó siete años sin filmar. No consiguió apoyo financiero para sus proyectos cinematográficos, y se vio forzado a trabajar como detective privado. Seguramente Morris prefiere dirigir un comercial de Best Buy que ahogarse de nuevo en un oficio que no es de su agrado. Su postura es que a fin de cuentas todas son imágenes, sin embargo hay imágenes al servicio del dinero y hay imágenes al servicio de la humanidad. Casi siempre son imágenes opuestas.

Twitter del autor: @jpriveroll

 

Te podría interesar:

9 gestos manuales que te harán pasar por un sesudo intelectual (GIFs)

Arte

Por: pijamasurf - 01/09/2014

El "músculo académico" al parecer no es el cerebro, sino las manos. Este glosario virtual muestra nueve gestos manuales que todo intelectual debe manejar a la perfección para darse a entender frente a una audiencia.

postcards

Lo más probable es que hayas visto esto varias veces en tu vida. Quizá en una clase o en una conferencia en la universidad, o tal vez hasta tú mismo lo hagas sin darte cuenta, porque es esencialmente un reflejo. Los gestos manuales son usados y abusados por un sinnúmero de personas, especialmente académicos, que intentan reforzar un argumento con metáforas físicas. Alguien ya está intentando clasificar los gestos más comunes y hacer una teoría al respecto.

En el proceso de obtener su Maestría en Artes por la Universidad Goldsmiths en Londres, Alice May Williams y Jasmine Johnson observaron “la galería completa” de estos gestos. Y en un esfuerzo para sacarlos del mundo rarificado de la academia y llevarlos a la vida de personas comunes, el dúo creó un sitio web instructivo: El glosario de gestos para la discusión crítica.

Su manual virtual incluye nueve gestos en total. Hay algunos sencillos y algunos más elaborados, reservados para los “líderes académicos” y los “intelectuales empedernidos”. La galería de gestos, que tiene tintes de espejo social y tintes de (obvia) sátira académica, muy probablemente hará que muevas las manos en coreografía con los GIFs, y te des cuenta que sabes perfecto cómo hacer cada uno.

 

tumblr_mnlyvtJZAU1stuqhto1_250

El giro académico. “He leído demasiado Marx y no puedo sacar mis palabras”

Circula la mano hacia las manecillas del reloj en pequeños pero rápidos movimientos hacia la audiencia.

Acelera y repite hasta que se desenvuelva la idea.

.

 

tumblr_mnlyu6Y3461stuqhto1_250

 

La palmada de torso. “Sé que ya lo dije pero lo voy a decir otra vez”

Golpea la mano dominante contra la mano no dominante.

Cuando el oponente crítico parece no responder, usa como un gesto reiterativo.

.

 

tumblr_mnlytccQ7A1stuqhto1_250

El punto. Extiende el dedo índice de una manera controlada pero empática.

Usa para dirigir la mirada de todos hacia un individuo o un objeto en particular.

.

 

tumblr_mnlymxKs971stuqhto1_r1_250 

La barrida de estante. Comienza con las dos manos a la altura del hombro derecho. Barre a lo largo del estante de arriba de un librero imaginario. Cuando esté a nivel del hombro izquierdo, haz una clara rotación de muñecas y barre a lo largo del estante de abajo.

Usa cuando expliques jerarquías.

.

 

tumblr_mnlyld5s8A1stuqhto1_250

Recogiendo pequeñas ideas. Extiende la mano hacia un montón de arena imaginaria, pellizca una pequeña cantidad, recógela con los dedos cerrados y regresa a la posición original. Repite hasta tres veces. Extra opcional: presenta a otros la idea en la palma de tu mano.

Usa sólo cuando estés sentado frente a una audiencia.

.

 

tumblr_mnlyjr5G0I1stuqhto1_250

 

Flexionando el músculo académico. “Estoy poniendo a prueba mi investigación en frente de una audiencia”

Rebota de un lado a otro en trampolines de mano imaginarios. Repite hasta que el músculo académico esté exhausto.

Usa cuando saques una idea de su contexto original y la pongas en otro lugar.

.

 

tumblr_mnlygndeeP1stuqhto1_250

La dialéctica. “Esta es una dialéctica y voy a explicarla”

Agarra un objeto imaginario de seis centímetros entre tu pulgar y tu índice. Rota tu muñeca noventa grados y acelera hasta la posición final. Rota suavemente de regreso al principio. Repite hasta tres veces dependiendo de la convicción.

Usa cuando estés expresando un cambio de una cosa a otra. Altamente infeccioso.

.

 

tumblr_mnlyfejP7c1stuqhto1_250

El camarero italiano. “Fui de vacaciones al Mediterráneo y soy un poco más suelto con mis gestos”

Apunta la mano hacia tu boca, mece la muñeca de adelante hacia atrás. Incorpora más brazo mientras te convences más de tu propio punto. Para enganchar a una audiencia más grande, extiende ambos brazos hacia afuera de tu cuerpo.

Usa cuando estés haciendo una observación cultural.

.

 

tumblr_mnlyecye6B1stuqhto1_250

La pequeña dialéctica. “Estoy haciendo una sutil distinción”

Siga las instrucciones para “La dialéctica” pero con el pulgar y el índice a un centímetro de distancia. Lleva la mano hacia tus ojos para una inspección más cercana.

Usa cuando estés deshilando un detalle específico, o cuando te dé pena usar el gesto de “La dialéctica”.

.