*

X
La premisa fundamental del sociólogo alemán Max Weber que concede en gran medida al Estado el “monopolio del uso legítimo de la violencia” no tiene lugar en Michoacán.

Captura-de-pantalla-2014-01-13-a-las-18.35.56Durante la lucha por la Independencia de México, el 22 de octubre de 1814 José María Morelos y Pavón firmó en Apatzingán, actualmente en el estado de Michoacán, la primera constitución mexicana. En la Constitución de Apatzingán, el constituyente preveía la instauración de un régimen republicano, en donde la soberanía residiera en el pueblo y su ejercicio de representación se integraría de legisladores elegidos por los ciudadanos. 

Hoy, 200 años después, la región de Tierra Caliente en el estado de Michoacán vive tiempos distintos frente a los que, en un momento histórico, fue el intento de la instauración de una soberanía. En el Michoacán de hoy vemos la evidente ausencia del poder del Estado, el crecimiento del crimen organizado y el desarrollo de los llamados grupos de autodefensa que llevan meses tomando poco a poco el ejercicio de la autoridad en sus manos, condiciones que han generado un contexto de ingobernabilidad en la región. 

936490La premisa fundamental del sociólogo alemán Max Weber que concede en gran medida al Estado el “monopolio del uso legítimo de la violencia” no tiene lugar en Michoacán. Desde la Ciudad de México es difícil hacerse una idea de lo que ocurre en el estado pero, de acuerdo con diferentes medios, los grupos de autodefensa integran a miles de “ciudadanos” que han tomado la ley en sus manos. Es cosa de todos los días leer noticias sobre la quema de camiones en carreteras michoacanas, ver fotos de barricadas, de grupos armados hasta los dientes con AK-47 y granadas en camionetas SUV último modelo y de policías municipales mal uniformados sometidos por miembros de estos grupos. 

Las autodefensa se han ido formando en diferentes regiones del país ante la falta de condiciones mínimas de seguridad pública, la corrupción policíaca y el avance de los grupos del narcotráfico. Desde el año 2006, bajo la presidencia de Felipe Calderón, Michoacán ha sido un foco rojo y la incapacidad del Estado en la zona es patente, a pesar de la presencia de miles de soldados, así como de miembros de la Policía Federal. 

En el caso específico de Michoacán, los denominados “grupos de autodefensa” parece ser que se encuentran bajo el liderazgo del doctor José Mireles y de Hipólito Mora, quienes, se dice, son protegidos por miembros de la Policía Federal. La “policía comunitaria” de Tepalcatepec cuenta con un perfil en Facebook con más de 24 mil likes y ahí postean los eventos más relevantes de su lucha. De acuerdo con información de medios nacionales, el avance de los grupos permitió que éstos tomaran el poder en diferentes comunidades a lo largo del 2013 para enfrentar el control de la región por parte del grupo del crimen organizado conocido como “Los Caballeros Templarios”, a las órdenes de Servando Gómez Martínez (alias “La Tuta"). En estos días los grupos de autodefensa han tomado la Nueva Italia, están "cerrando la pinza" para “tomar” Apatzingán, la cuna de una Constitución y hoy considerado el centro de operaciones de los “Caballeros Templarios”. 

La situación en Michoacán es a todas luces preocupante. El gobernador Fausto Vallejo muestra la impericia , aparece viejo y desgasta el discurso de maneras sorprendentes, parece ser que la palabras no tienen mucho significado para él, pero no cae en la cuenta del desgaste que significa para la autoridad que pretende ser eso, autoridad. Parece ser que lo mejor que puede hacer Fausto Vallejo es mover su despacho a Apatzingán y pedirle al Secretario de Gobernación que salga al quite. El gobierno federal tendrá que dar la cara a una situación muy compleja, ya que enfrentar de manera violenta a miles de grupos de autodefensa generaría una situación peor aún, sin embargo, debe exigir el desarme de estos grupos, al tanto que debe de enfrentar al crimen organizado de manera contundente. El Estado debe de fortalecer su presencia en la región pero enfrentar a los “Caballeros Templarios” no será fácil dada la aceptación social que tienen en algunas partes del estado.

Las grandes interrogantes son: 1) si los grupos de autodefensa son efectivamente organizaciones a favor de los ciudadanos y no un grupo que disputa a los “Caballeros Templarios” el control del tráfico y producción de droga en la región, 2) si es legítimo que en condiciones de falta de autoridad grupos ciudadanos tomen el ejercicio de la ley en sus manos, definan la justicia y los procesos de acuerdo con sus propios criterios (yo digo que no, pues la consecuencia lógica sería regresar al Viejo Oeste) y 3) si el Estado tiene  la capacidad de recuperar la presencia en ciertas regiones del país y desmovilizar a los grupos armados (o experimentaremos en carne propia la Colombia de los años '90).  

Twitter del autor: @juanmortega

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

Te podría interesar:

El Inversor: La página en blanco

Por: Pablo Doberti - 01/14/2014

Inventar es difícil porque no está en nuestra naturaleza. Cuando inventamos, estamos contranatura. Por eso es difícil y por eso es tanto esfuerzo. Naturalmente, propendemos a la repetición, no a la transformación. Nos constituye la alienación. Nos encandilan los clichés y los estereotipos

pbDe las varias angustias que conozco, la del vacío creativo es de las peores. Helada, se mete en el cuerpo y te postra. 

¿Quién nos manda a someternos al riesgo de la página en blanco? 

La vocación –diría–, que es compulsión realmente. Ese es su verdadero nombre. Uno mismo se manda. 

Las ideas no emergen, el aparato narrativo no arranca, no hay antecedente que valga y que nos salve. Estamos postrados y en general, solos. Quietos y helados.

Son esos momentos en que no dan ganas de ser uno. 

Qué hace ahí el escritor es problema teórico de envergadura. La página en blanco es una instancia teórica estructurante del debate de las poéticas. 

¿Qué hago, pues? 

Apelo a la pega. Uno notas inconclusas de hoy; las acopio, y a ver. Hago alarde de mi fracaso, en suma. 

Ponía –por un lado– que de las mil cosas difíciles que hay bajo el sol, la más difícil de todas debe ser inventar. 

¿Por qué? 

No me gusta la respuesta de que todo o casi todo está inventado porque inventar no era más fácil cuando había muchas cosas que no estaban inventadas. Siempre fue difícil inventar. Y siempre lo será. 

Hipótesis uno: inventar es difícil porque no está en nuestra naturaleza. Cuando inventamos, estamos contranatura. Por eso es difícil y por eso es tanto esfuerzo. Naturalmente, propendemos a la repetición, no a la transformación. Nos constituye la alienación. Nos encandilan los clichés y los estereotipos… 

Hipótesis dos: siendo como somos la especie destinada a la invención, sin embargo inventamos sólo esporádicamente y sólo unos pocos. No lo vemos, y es como si los leones, destinados a ser los mayores y más eficaces predadores, en su mayoría no cazaran, prefirieran la carroñería… 

Ponía también que hay chanzas que producen angustia existencial. O al revés.

Recuerdo una, liminar. El cuento de Borges “Pierre Menard, autor del Quijote”. Borges juega y yo hago de su juego mi angustia. Volver a escribir El Quijote es la empresa de Menard. No plagiarlo, que sería fácil e inmoral, sino reescribirlo. No recrearlo, que tal vez, sino reescribirlo tal cual. Ser Cervantes, pues, escribiendo El Quijote

La empresa es a todas luces desmesurada y absurda. Pero suena máxima y existencial. Borges convence tanto de que es absurda como de que es máxima, y no nos saca del dilema… 

Y podría haber puesto –por último– que de las experiencias emocionales más intensas, me interesan las que nos depara el relojear la intensa vivencia emotiva de otro. Siento que la adrenalina intrínseca al espiar no falla y está íntimamente ligada a la literatura. El que mira al que goza o al que sufre, es el lector. El que goza cuando mira al que goza o el que sufre cuando mira al que sufre, es el lector. El que goza cuando espía al que goza… 

Sin embargo, nada llena hoy el blanco de mi página. Aun repleta ahora de letras, la página sigue allí, blanca. Pero me hago de valor y doy send, aunque sepa que queda realmente mal enviar archivos vacíos al periódico.

Twitter del autor: @dobertipablo

Sitio del autor: pablodoberti.com

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.