*

X

6 tendencias tecnológicas que marcarán este 2014

Por: Pedro Luizao - 01/16/2014

Controlar objetos con la mente, reclamar el derecho a la información que generamos como usuarios, y poder imprimir objetos funcionales desde nuestro hogar, son algunas de las potenciales tendencias de este año.

inline-connected-cities

Hoy, la información se desdobla y multiplica con frenesí. Hoy, la máxima budista de la impermanencia manifiesta una naturaleza mántrica, casi omnipresente, y las fronteras entre la tecnología y las psique son cada vez más vagas. Hoy, cuando el "hoy" es más "mañana" que nunca –ya que la aceleración del cambio es tal que cuando procesas un presente, este es ya pasado–, el ancestral juego de especular con el futuro, de predecir o, en su versión contemporánea, de "detectar tendencias" se vuelve particularmente interesante, o al menos divertido. 

De acuerdo a lo anterior, Frog, una firma dedicada a investigar y monitorear la innovación, presentó su listado de "tendencias tecnológicas que definirán el 2014", el cual fue elaborado por su equipo de analistas y publicado en Fast Co Design –por cierto uno de los blogs más estimulantes de la actualidad internetera–. A continuación una selección de seis de estas tendencias, con el afán de invitarte a malabarear, conscientemente, con estás posibilidades, y sobretodo a estar atento a lo que sucede en el mundo de la tecnología, que hoy, más qué nunca, determina una buena porción de nuestra realidad social.

1.  Anonimato digital

Tras finalmente habernos dado cuenta de la enorme cantidad de data que se libera a partir de nuestra actividad digital, y de cómo diversas entidades se aprovechan de ella para saciar sus respectivas agendas, la persecución del anonimato, así como la oferta de servicios y herramientas que intentarán proveerlo, se masificará.

2. Desconexión

Una vez comprobadas las mieles de la conectividad y la alterexistencia digital, comenzamos a confirmar, también, sus venenos. Estrés, falta de privacidad, compulsividad, entre otros ingredientes, detonarán una conciencia sobre la necesidad de, al menos de vez en cuando, cerrar la puerta y mantenernos más allá del alcance de las redes, los correos electrónicos y las noticias. 

3. Pre-Telekinesis

Las tecnologías orientadas a permitirnos, por ejemplo, mover objetos o realizar otro tipo de acciones con el simple hecho de pensarlas, podría florecer durare este año. De acuerdo con Kenji Huang, del equipo de Frog, múltiples compañías invertirán en ellas, estableciendo conductos para materializar las señales eléctricas de nuestro cerebro. 

4. Realidad Aumentada

Luego de años de habernos topado por primera vez con este término, parece que por fin la Realidad Aumentada impregnará nuestra vida cotidiana, gracias a dispositivos que representan la primera generación de esta tecnología, en su fase civil, empezando por los Google Glass, e incluso podríamos tener una cita con la segunda generación, la cual ya incluye prótesis biónicas o herramientas aún más extravagantes. 

5. Una nueva era de la manufactura y la producción "artesanal"

Aparentemente las ya famosas, pero aún misteriosas, impresoras 3D, comenzarán a brotar en hogares y oficinas, lo cual por obvias razones redefinirá los procesos de producción de objetos y tendrá un incierto impacto en el mercado y en nuestra noción de copyright. 

6. Reclamo de la propiedad de data

En sintonía con la primer tendencia enlistada, durante el 2014 nosotros, los usuarios, reclamaremos la propiedad de nuestra información –ante el descontento de compañías como Google y Facebook, que hasta ahora se benefician de modelos para monetizar cómodamente nuestra data. De acuerdo con Annie Hsu, este año empezaremos a reaccionar ante la advertencia de Douglas Rushkoff: "si tú no estás pagando por ese servicio, entonces tú no eres el cliente, sino el producto".

Vale la pena recordar que estas posibles tendencias resultan de ejercicios de análisis de información, que si bien son llevados a cabo por especialistas en la materia, no dejan de ser especulaciones. Pero más allá del romanticismo geek que podamos secretar en torno a la detección de tecnotendencias, en un plano práctico y realista, por lo menos son pistas sobre los servicios y dispositivos que merecerán especial atención de nuestra parte, con el simple fin de entender cómo funcionan, y qué consecuencias estarán generando en nuestros respectivos entornos, tanto psicológicos y conductuales, como sociales y culturales.  

 

  

Te podría interesar:
En la búsqueda de derrotar al cáncer, según especialistas y también de una porción de sentido común, parece que redefinir el término y el contexto semántico podría funcionar como un refuerzo significativo.

Screen Shot 2014-01-19 at 7.57.36 PM

El poder del lenguaje, en muchos casos determinante, ha sido resaltado en múltiples contextos. Desde la psicología (en la escuela lacaniana) y la magia, hasta en el acto religioso de orar, la retórica política para persuadir o manipular –recordemos al célebre Demóstenes, el marketing, o en prácticas 'extremas', como la programación neurolinguística. De hecho, es bastante probable que una buena parte de la naturaleza de nuestra realidad sea, sí, semántica.

Hoy es difícil encontrar una persona que no haya sido afectada de manera directa con, por ejemplo la muerte de un familiar o ser querido, a causa del cáncer. La destructiva voracidad de esta enfermedad, su naturaleza hipercompleja, y la enorme cantidad de potenciales manifestaciones han hecho de este mal uno de los peores enemigos de la salud humana en las últimas décadas. A grandes rasgos involucra el desarrollo, no regulado, de células, y hasta ahora se han detectado más de doscientos tipos distintos de esta enfermedad. En 2012, de acuerdo con cifras del índice GLOBOCAN (emitido por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer o IARC), se registraron 14.1 millones de nuevos casos y 8.2 millones de muertes relacionadas.   

Los frentes de batalla para combatir este mal, que bien podríamos considerar como el enemigo público número uno de la salud contemporánea, involucran desde sofisticados avances médicos a través de la ciencia y la tecnología, en buena medida encabezados por la medicina alópata, hasta innumerables terapias alternativas y medidas preventivas –estas últimas sobretodo asociadas a prácticas alimenticias y otros hábitos cotidianos.

Recientemente ha surgido una nueva trinchera que aboga por un recurso complementario, pero significativo, para refinar esta lucha: replantear la palabra "cáncer". Lo anterior se debe no sólo a que este término genérico engloba males con grados de peligro completamente disímiles, sino que, entendiblemente, es un término que culturalmente asociamos con un gran sufrimiento y con una eventual muerte. "El cáncer no es un diagnóstico. Es una etiqueta –y una poco precisa–, tomando en cuenta el amplio rango de condiciones que engloba", advierte Adrian Marston, ex director de la Asociación de Cirujanos de Gran Bretaña e Irlanda, y quien a su vez fue diagnosticado con cáncer en un par de ocasiones. Además, refiere que el miedo que define a esta enfermedad dentro del imaginario colectivo, detona por sí solo un gigantesco mercado, lo cual es esencialmente miserable. 

En su artículo Why it's time to ditch the word "cancer", publicado en New Statesman (12/12/2013), Marston retoma una iniciativa de miembros del US National Cancer Institute:

El término cáncer invoca el espectro de un proceso inexorablemente letal; sin embargo, los cánceres son heterogéneos y pueden seguir múltiples trayectorias, de entre las cuales no todas derivan en metástasis y muerte, e incluyen enfermedades indolentes que no provocan daño alguno al paciente a lo largo de su vida [...]. La palabra cáncer debería utilizarse para describir exclusivamente lesiones con una posibilidad razonable de convertirse en letales en caso de no tratarse. 

En el caso de las anormalidades que actualmente se incluyen en la etiqueta cáncer, pero que no representan amenaza alguna para la vida del paciente, Marston propone que se utilice el término dDNA (damaged DNA), mientras que la American Medical Association propuso el término IDLEs (indolent lesions of epithelial origin o lesiones indolentes de origen epitelial). Otis W. Brawley, oficial médico en jefe de la American Cancer Society, afirma que "necesitamos una definición de cáncer que corresponda al siglo XXI y no una acuñada en el siglo XIX, que es la que hemos estado utilizando". 

Por su parte, la Dra. Laura J. Esserman, profesora de cirugía y radiología en la Universidad de California, denuncia un sobrediagnóstico de casos de cáncer, y enfatiza también en los efectos psicoculturales de esta palabra:

Cambiar el lenguaje que utilizamos para diagnosticar varias lesiones es esencial para dar confianza a los pacientes en que no tendrán que recurrir a tratamientos agresivos. El problema para el público es que escuchan la palabra cáncer y creen que morirán a menos de ser exitosamente tratados. Deberíamos de reservarnos este término, "cáncer", sólo para esas cosas que tienen altas probabilidades de convertirse en un problema. 

El poder de la mente humana es tal que, además de que difícilmente podríamos desasociar lo que le sucede a nuestra salud física de lo que ocurre en nuestra cabeza, existen indicios de que en el momento en que un paciente es diagnosticado con cáncer, la simple idea repercute negativamente en su cuerpo. 

Creo que sólo resta aclarar que no se trata de simplemente abocarnos a lucha por reformar el contexto semántico del cáncer. Obviamente se tiene que seguir empujando desde la trinchera científica y, sobretodo, en la investigación de las causas que originan esta maligna entidad y las prácticas preventivas que pueden derrotarla aún antes de que tenga la opción de existir. Lamentablemente, parece que en el camino existen colosales agendas económicas, asociadas a las siempre nefastas farmacéuticas, pero también a procesos de producción industrial de alimentos y otros bienes cotidianos, por ejemplo, los productos de baño, tal vez incluso de vestido y otros, además de prácticas acendradas en el estilo de vida que defina nuestra actualidad, y que derivan en fenómenos como el estrés y la ansiedad.

El reto es evidentemente difícil, pero supongo que su existencia está en sintonía con nuestra capacidad para vencerlo. Es decir, al menos desde una perspectiva metaoptimista, si fuera invencible no podría existir. Y trabajar la solución incluyendo la arena semántica parece hoy una buena oportunidad de reforzar la misión. 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis