*

X

Taxista devuelve 300 mil dólares que un pasajero olvidó en el asiento trasero

Por: pijamasurf - 12/26/2013

Gerardo Gamboa, en un épico gesto, decidió reportar el cuantioso olvido de un pasajero que recién había ganado el dinero en un casino de Las Vegas.

Screen Shot 2013-12-26 at 12.20.16 AM

En un ejemplar y poco usual acto de honradez, Gerardo Gamboa, conductor de un taxi en Las Vegas, Nevada, regresó una importante suma de dinero al pasajero que, increíblemente, la olvidó. Aparentemente, tras una larga noche sumergido en un casino de esta ciudad, el descuidado personaje tomó un taxi para ir a su hotel.

Poco después de dejar a su pasajero, y recibir una propina de cinco dólares, Gamboa se dirigió a otro servicio. Al llegar al Hotel Bellagio, personal del hotel halló una bolsa, presuntamente con chocolates que entregó al conductor, quien unos metros adelante notó que la bolsa contenía 300 mil dólares. Ante su sorpresa, llamó a su central para reportar el olvido. Tras localizar al pasajero, se le devolvió su dinero.

El afortunado despistado prometió recompensar a Gamboa, mientras que la central de taxis donde labora el conductor lo premió con mil dólares y una cena. Pero independientemente de los beneficios que su honradez le vaya a generar, lo cierto es que este señor pasó una prueba de fuego que muchos, lamentablemente, reprobaríamos.  

 

Facebook en 2014: la red social favorita de tus padres

Por: pijamasurf - 12/26/2013

Probablemente no podríamos entender nuestra sociedad actual sin Facebook, pero debemos recordar que no siempre existió esta red social y que su impacto en nuestra vida probablemente no permanezca siempre igual.

07242013_Mom_Facebook_article

Hubo un tiempo (a principios de la década) en que estar conectado a Facebook era no sólo una forma de socializar, sino también de permanecer informado, de divertirte, de organizar eventos y álbumes fotográficos, y nada parecía capaz de quitarle a la red social de Mark Zuckerberg la corona de Internet. Pero ese tiempo parece haber terminado.

La Unión Europea financió un estudio etnográfico en ocho países, a lo largo de 15 meses, donde se trabajó con chicos de entre 16 y 18 años; la tendencia en este rango etario es que Facebook ha dejado de ser relevante para socializar, y poco a poco los más jóvenes migran a otras cuatro redes sociales: Twitter, Snapchat, WhatsApp e Instagram. ¿La razón? Sus padres han comenzado a colonizar Facebook.

No hace mucho los padres veían con suspicacia el que los hijos compartieran detalles de sus vidas privadas y familiares en Internet: pero la tendencia se ha revertido, y ahora son los padres quienes no quieren que sus hijos dejen Facebook, pues la red social se ha convertido en una forma de mantener una suerte de “unión familiar” a distancia, especialmente cuando los hijos crecen y se van a estudiar a otras ciudades. 

Facebook sigue siendo relevante en términos de funcionalidad e integración de servicios: las “mejoras” que se le hacen periódicamente ahora permiten elegir el grado de privacidad diferenciado para los contenidos que compartes, seguir actualizaciones públicas de usuarios sin enviar solicitud de amistad, crear grupos secretos, etc. Pero integración no es necesariamente lo que los más jóvenes desean.

facebook mom

WhatsApp, por ejemplo, está a punto de superar a Facebook como el servicio de mensajería instantánea por excelencia, además de permitir compartir imágenes; Snapchat permite compartir imágenes que desaparecen luego de unos segundos de haber sido enviadas, y Twitter permite a la vez administrar contactos cercanos y mantenerte al día con personas o medios que te interesan, sin que deban aceptar necesariamente una solicitud de amistad. Instagram, formalmente, no contaría como una opción para desvincularse de Facebook, pues es propiedad suya desde hace tiempo. El estudio sugiere que las dinámicas de las redes sociales para el 2014 podrían depender de factores diferentes a la funcionalidad.

La privacidad será otro factor a tener en cuenta el próximo año. Luego de confirmarse que Facebook permitía que la NSA consultara la información de los usuarios, la compañía se ha vuelto sinónimo de colaboracionismo con el gobierno, en detrimento de la privacidad y el derecho a la propia información. Sin embargo, los usuarios más jóvenes no parecen estar migrando de Facebook rumbo a otras redes sociales a causa de que su privacidad esté en entredicho: lo hacen simplemente porque Factbook ya no es cool.

En cierto sentido, Facebook dejó de ser cool en el momento en que dejó de ser un emblema de novedad, innovación y diversión, es decir, justo en el momento en que tus padres te mandaron solicitudes de amistad. Nadie quiere que sus padres reciban actualizaciones de todos esos pequeños momentos licenciosos que tuvimos durante el fin de semana. Por otra parte, Facebook añade graves complicaciones para mantener una relación de pareja: un algoritmo incluso puede predecir cuándo una relación está condenada al fracaso, tomando en cuenta factores como la distancia entre los grupos mutuos de amigos de la pareja dentro de la red social.

Para los antropólogos, cada red social se define mejor en función de las otras redes sociales disponibles (a esto le llaman polimedia). Aunque Facebook parezca funcionar igual en el 2014 que en el pasado, la competencia que enfrenta es, por primera vez en muchos años, relevante. Ahora nuestros amigos están en WhatsApp o Twitter, y nuestros padres y conocidos lejanos de la escuela (con los que no queremos tener nada que ver), en Facebook.

Sin embargo, la importancia de Facebook no puede depreciarse tan fácilmente: muchos sitios prefieren que sus visitantes hagan login via Facebook, y los usuarios definitivamente prefieren acceder a servicios como GoodReads o StumbleUpon con su login automatizado de Facebook. El login universal está dividido entre Facebook y Google como llave maestra para acceder rápidamente a muchos servicios en línea, y bien o mal es algo a lo que nos hemos acostumbrado rápidamente. Así pues, la importancia de Facebook podría desplazarse de ser una red social para la amistad y el ocio hacia un servicio de centralización “burocrática”: una especie de pasaporte virtual.